Pilar Abel al fin no es hija de Dalí

Pilar Abel al fin no es hija de Dalí

9 de marzo del 2018

Pilar Abel Martínez aseguraba que era hija del famoso pintor Salvador Dalí. Que su madre lo había conocido cuando era empleada en la casa de unos amigos del pintor en Cadaqués, un pueblo de Cataluña, donde solía pasar largas temporadas. Según la versión que le contó su abuela a los ocho años, su mamá quedó embarazada y se casó con otro señor, el que le dio el apellido y con el que creció como su padre. 

En 2007, la madre que ahora tiene 87 años y Alzhéimer, le confirmó a Pilar Abel la historia. Entonces, Pilar pidió a las autoridades la comprobación por ADN de su supuesto padre y a pesar de que la Fundación Gala-Salvador Dalí se opuso e interpuso diferentes recursos legales no logró evitar la exhumación del pintor. 

Ahora, los restos de Salvador Dalí fueron trasladados de nuevo a Figueras, donde volverán a enterrarlo. El resultado de todo: Pilar Abel Martínez no es hija de Dalí. Aún así, la mujer ha interpuesto una demanda contra la sentencia porque pone en duda la cadena de custodia de los restos del pintor durante su traslado al Instituto Nacional de Toxicología. Habría que esperar esa parte del descenlace.

Aunque no estaban todos los restos: Las tibias, peronés, muestras de pelo, molares y uñas de manos y pies todavía están esperando por temas burocráticos para incluirlos con el resto del cuerpo del pintor. La Fundación Gala-Slavador Dalí volverá a abrir la tumba, que pesa una tonelada y media, para poder volver a enterrarlo. Todavía no se sabe cuándo se hará.

La Fundación Dalí fue muy enérgica contra la resolución judicial emitida por un tribunal de Madrid que ordenó la exhumación, contra la que presentó varios recursos para evitarla pero que al final no tuvo ningún efecto. Alegaban que el solo hecho de que una mujer -Pilar Abel- demandara una exhumación para verificar el ADN supuestamente de su padre no sería suficiente para semejante trámite.

La Fundación Gala-Salvador Dalí proponía que la mujer comparara su ADN con sus familiares vivos, lo que sería más fácil y menos costoso, pero no fue así. El tribunal emitió la orden y finalmente se lleva a cabo la exhumación. 

Lo que más llamó la atención al ser exhumado Dalí fue lo intacto que estaba su famoso bigote y su melena. Por tres horas los especialistas trabajaron la tumba del pintor que estaba enterrado en el Teatro-Museo de Figueras.

“Me quedé absolutamente asombrado, fue como un milagro”, dijo Narcís Bardalet, el forense que embalsamó al artista en 1989 y que asistió a la exhumación.

“Al levantar el pañuelo de seda blanca que cubría su rostro, apareció el bigote marcando las diez y diez, tal como yo siempre he dicho, y la melena intacta. Es decir, podía ver a Salvador Dalí Domènech con su bigote a las diez y diez y su melena”, contó Bardalet.

Lluis Peñuelas Reixach, secretario general de la Fundación Dalí, que administra el museo, criticó la exhumación como “casi un acto de violencia contra la persona difunta”, pero según él se llevó a cabo sin incidentes, “preservando la intimidad de Salvador Dalí” y “el patrimonio del museo. Todo el material será devuelto a la Fundación que reabrirá la tumba en un acto privado para restaurar la integridad del cuerpo de Salvador Dalí”, dijo Peñuelas.

Salvador Dalí volverá a ser enterrado en Figueres, no se sabe cuándo, pero seguramente será pronto, ha dicho la Fundación.