Se disfrazaba de hombre para conquistar a las amigas

21 de enero del 2012

Se convirtió en tres hombres diferentes y fue novio de dos de sus compañeras.

Se disfrazaba de hombre para conquistar a las amigas

Quería conocer a sus amigas en la intimidad. Como mujer no encontró la forma de enamorarlas, pero descubrió que como hombre podía hacerlo. Gemma Barker, de 19 años y de Staines en Inglaterra, tenía una doble vida. En el colegio era Gemma, pero por fuera representaba a tres muchachos.

Vestía con ropa holgada, se cubría la cabeza con gorros y sombreros y engrosaba la voz ante las mujeres. Haciéndose pasar por Aaron Lampard, Connor McCormack y Luke Jones, enamoró a dos jóvenes estudiantes de un mismo colegio. Como hombre salía con ellas y compartían como novios. Las adolescentes, de 15 y 16 años, se entregaron a los abrazos, los besos y las caricias íntimas. Barker ocultaba sus senos y no se dejaba tocar lo que ocultaba su pantalón, pero ella si podía acariciar la piel de sus novias.

Ante las continúas ausencias de su novio, una de las jóvenes enamoradas sospechó que su pareja le era infiel. Con los días confirmó el engaño y descubrió que se hacía pasar por varias personas para conquistar señoritas. Las dos engañadas acusaron al supuesto hombre por cambiarse la identidad. Fue detenido por las autoridades. Como el caso involucraba asalto sexual, le pidieron a Aaron, Connor o Luke para que se desnudara. La sorpresa fue mayor para las enamoradas al enterarse que se trataba de una mujer.

Gemma Barker enamoró a dos jóvenes estudiantes de un mismo colegio. Como hombre salía con ellas y compartían como novios. 

El caso llegó a los tribunales. Gemma Barker confesó que se hizo pasar por tres hombres diferentes e incluso, para reafirmar la mentira, creo cuentas de usuario de cada uno de sus personajes. Relató cómo había engañado a las adolescentes y como llegó a involucrarse con ellas hasta de el punto de la intimidad. En su defensa alegó sufrir autismo y poca interacción social. Encontró una particular forma de llamar la atención en su escuela, el país y el mundo.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO