Carlos Vives narcotraficante, la torpeza del día

Carlos Vives narcotraficante, la torpeza del día

11 de Abril del 2016

En pocos minutos el cantante colombiano Carlos Vives aparecerá en Master Chef. Será el invitado especial del reality de gastronomía cuyos jurados se caracterizan por su rigurosidad y dureza a la hora de calificar el plato de sus pupilos.

Para muchos, la presencia de Vives es una estrategia desesperada de RCN para levantar el rating del programa que la semana pasada ocupó el último lugar de sintonía. Su rating osciló entre 4.5 y 5.5, mientras que el programa al que se enfrenta (A Otro Nivel) es el líder de la noche. Siempre supera los once puntos.

Lea también: Carlos Vives: “El vallenato exaltado por la UNESCO está en peligro”

Sin embargo, el mismo día que aparecerá Vives en el programa, varios medios revivieron una vieja información (de 1991) que daba cuenta de un informe de drogas elaborado por Estados Unidos. 

Según la información de prensa, la DIA (Agencia de Inteligencia para la Defensa del Pentágono) incluyó a Carlos Vives en una lista de personas vinculadas con el narcotráfico. Es, según esa información: El asociado número 89 de esa lista.

Además: Uribe acusa a periodista Yohir Akerman de pertenecer al ELN

No es la primera vez que se habla del tema, en agosto de 2004 El Universal de Ecuador reseñó la noticia. Según ese medio, de esta forma el Pentagono se refería al artista: “Actor colombiano involucrado en tráfico de narcóticos que ha trabajado con su tío, Ignacio (Vives Echavarría), político y actual (1990-1992) alcalde de Santa Marta, Colombia. Ignacio Vives fue previamente sentenciado por corrupción y es un traficante conocido de la costa norte al servicio del cartel de Medellín”.

La información que se presenta este lunes, salida de contexto, no es más que una torpeza. La más grande del día. A no ser que los gringos hayan decidido ponerle ese alias a alguno de sus investigados.

La acusación queda sin piso si se tiene en cuenta lo que Vives ha dicho cuando se tocan temas de ese tipo. Cuando  estaba en la promoción de su disco  “Corazón Profundo” se habló de algo parecido. ¿Por qué no le compone al narcotráfico?

La motivación de Carlos Vives para hacer música es la vida, el amor, la alegría, las raíces y su tierra, no el tipo de vallenato que se enfoca en el narco y en las anécdotas de los capos, aunque respeta a quienes interpretan ese tipo de crónicas musicales.

“Lo del narcotráfico no fue un tema que a mí me llamara la atención para hacer mis intentos de composición. Estaba más emocionado por la parte romántica de nuestra música y por la proyección. Creo que la música son crónicas. Tal vez lo que a mí no me gustaría como persona es darle ínfulas a ciertas culturas. Uno puede contar historias, más que hacer apología a eso”, explicó el cantante colombiano a El Universal.

“La razón por la que yo hago música es cantar de cosas alegres, cantarle al amor, a la vida, que la gente le tome cariño a la vida y a los ancestros”, indicó Vives, ahora en promoción de su nuevo disco, “Corazón Profundo”, el cual marca su regreso a la industria musical después de ocho años de ausencia. (Así se llamarían los famosos si usaran su segundo nombre).

Personajes del folclor colombiano que conversaron con este medio, rechazan tajantemente la acusación.

“Si de algo es culpable Carlos es de haber llevado el vallenato a todas las fronteras, de internacionalizarlo”, ese es su único delito, coinciden.

No es la primera vez que esta lista, difundida en su momento por National Security Archive (NSA), un grupo de investigación ligado a la Universidad George Washington, que lo obtuvo sobre la base de una ley de libertad de información, genera polémicas.

La semana pasada, el periodista Yohir Akerman y el senador Álvaro Uribe Vélez se enfrentaron por esto.

En su columna publicada en El Espectador, el comunicador reseña que es un “listado de 104 personas que estaban relacionadas, conectadas o trabajaban directamente para los carteles de narcotráfico, en especial el de Medellín”.

E indica que según el documento, “el asociado 82, Álvaro Uribe Vélez, es un político colombiano, senador y dedicado a la colaboración con el Cartel de Medellín en los altos niveles del gobierno. Uribe fue vinculado a negocios que están conectados con actividades de narcotráfico en Estados Unidos. Su padre fue asesinado en Colombia por sus conexiones con narcotraficantes. Uribe ha trabajado para el Cartel de Medellín y es un amigo personal y cercano de Pablo Escobar Gaviria (…)”.

Pese a que la información no era nueva, fue suficiente para crear un nuevo sigma entre Uribe y un periodista.  Lea también: Los periodistas que le sacan la piedra a Uribe