Señor Loop: la sanación en medio de la música

16 de febrero del 2019

La banda se abre paso en la escena de la música latina.

Señor Loop: la sanación en medio de la música

Cortesía Andrés Felipe Vargas

Nunca imaginó que su voz lo llevaría a cruzar fronteras. No lograba dimensionar el plan que la música le tenía preparado, y sin embargo, libremente se entregó a ella en un acto de fe. Conquistar nuevas latitudes con lo que alguna fue un gusto infantil era solo una idea lejana que hoy conquistó.

“Yo era un muchacho cualquiera y de repente quedé tocando la batería, y ahí me fue metiendo en líos”, dijo a Kienyke.com con el desparpajo que lo caracteriza, Rodrigo Colón Sánchez, vocalista de la banda panameña ‘Señor Loop’, que lleva alrededor de 20 años de carrera artística y se abre paso en la escena alternativa latinoamericana.

Lilo, como lo han llamado desde que tiene memoria, creció con la música de manera muy cotidiana. En su hogar el ritmo era un ingrediente esencial pero nadie en su familia se dedicaba a este oficio de manera formal, como pasa generalmente con los grandes músicos: la vena artística.

Panamá, el lugar donde todo comenzó

La carrera de la banda ha sido todo un reto, una aventura, en Panamá los artistas locales suelen grabar y comercializar sus propios sencillos. Un trabajo artesanal que les ha permitido acercarse aún más a su público y es que al final, son sus propios seguidores quienes terminan difundiendo las canciones y compartiendo sus melodías por el mundo.

 “Es muy gratificante para nosotros ver que en lugares donde nadie se supone que debería conocernos, escuchan nuestra música. La vaina se regó, todo esto se salió de control”, Lilo Sánchez

Hablar con Lilo es hacer un viaje relámpago al istmo sin necesidad de vuelos. Su esencia costera, desparpajo y tranquilidad se compara con la calidez, serenidad y vaivén del ambiente panameño. Y es que tanto él como los integrantes del grupo están convencidos que su país natal, fuente de inspiración para sus canciones, hace parte de lo que representan, una marca difícil de borrar que los acompaña a cada paso.

“Señor Loop es mucho de la cultura musical panameña, nosotros crecimos escuchando reggae, salsa, merengue y bastante música colombiana. Sin embargo, mientras más adentro mires, más universal logras ser”, así definió el sonido de la banda el cantante de tez morena y frescura natural reflejada en su modesto afro.

La banda demuestra que través de la música es posible crear puentes y que su lenguaje es universal.

Inicios de un proyecto y la consolidación de una banda

Para 1998 en medio de noches bohemias o “casualidades de la vida nocturna” como mencionó, conocería a quien sería su cómplice y amigo entrañable en la aventura de crear una banda, Iñaki Irriberi, actual guitarrista de los ‘Loop’, quien para esa época  terminaba un disco con otra agrupación.

Juntos, entre la ociosidad y las pocas horas que quedaban después del trabajo, empezaron a formar un sueño que está a punto de cumplir dos décadas. Sin embargo, para el año 2000, un nuevo integrante llegaría para complementarlo todo: el bajista Carlos Ucar. Desde ese instante, la tripleta comenzó a tocar bajo el nombre de ‘Señor Loop’.

Un año después de su unión salió su primer álbum titulado ‘Señor Loop Vol. 1’, un EP con 6 canciones que fue producido de forma independiente. Este trabajo sorprendió al público panameño con la mezcla de diversos ritmos como el rock, funk, hip hop o la salsa, sello particular de su sonido.

Y así el grupo años después, pasó de ser un trío a tener 8 miembros, “el grupo era un combo de salsa”, expresó Lilo en broma. Era la época del ‘Madretambor’, su segundo disco, grabado en una modesta casa de madera. Obtuvo tanta aceptación que fue premiado por votación popular como ‘Mejor disco del año’ en los premios Panamá Rock de 2004.

Entre venires cotidianos y un reciente trabajo discográfico que llevó por nombre ‘MCMLXXXII’, fueron depurándose ellos mismos hasta quedar las cuatro piezas que hoy consolidan este universo sonoro (Carlos Ucar, Iñaki Irriberi, Lilo Sánchez y Carlos ‘Chale’ Icaza).

Luego de una temporada de toques y concierto llegó su más reciente álbum: ‘Vikorg’, el cual los hizo sonar por toda latinoamérica y les dio reconocimiento en lugares a los que nunca imaginaron llegar. ‘Vikorg’ marcó una nueva etapa en su carrera y les dio un aire más sencillo volviendo a la raíz y dándole mayor importancia al espectáculo en vivo.

No obstante, para ese momento Lilo Sánchez debió superar una dura prueba que el destino le tenía preparada.

Mantener el curso mientras haya pulso

En enero de 2014 Lilo fue diagnosticado con cáncer luego de que se encontrara un tumor en su estomago. Era una situación que pasaba muy rápido sin darle aviso, así que tuvo que tomar decisiones. Una de ellas fue abandonar el grupo por un tiempo, se venían meses de quimioterapias, cirugías y radiaciones.

“La quimioterapia tiene mil leyendas, pero solo el que ha pasado esa prueba, sabe qué es lo que es. Para mí la mejor manera de describir cómo me sentía es: como Logan ‘El Wolverine’ cuando le inyectaron la ‘vaina'”, escribió Sánchez en su blog personal, sobre la situación que vivía en ese momento.

Demostró tenacidad, era una prueba que debía afrontar, se trataba de nadar o hundirse, y ahogarse no era una opción. La música salva, cura penas y limpia el alma, era lo que mejor sabía hacer y tal vez allí podría encontrar las respuestas que estaba buscando.

“Al final del 2014 me dije a mi mismo: no sea tan manganzón, póngase serio y haga música; me puse a trabajar en na canción con todos los retazos que escribí durante la quimioterapia, ‘El Wolverine Blues’

Pero salió otra canción, ‘Candanga’ donde exploraba los momentos más difíciles de la enfermedad. “Y ojalá que el tiempo sea mi aliado y que escampe de una vez”, dice parte de la emotiva canción en la que logró expurgar esas inseguridades que lo agobiaban y que combatió con arte.

La historia de Lilo Sánchez como la de Señor Loop está marcada por la lucha, entereza y perseverancia

Los sueños y metas del músico con esta familia que se creó hace 20 años, son sencillos. “Espero que mi hija ya se haga el desayuno sola, que vez en cuando me haga uno a mi. Que todo el mundo esté sano, que todo el mundo esté bien”, propósitos que dejan entrever su  espontaneidad y agradecimiento con la vida.

Respecto a la banda, Chale, Iñaki, Carlos y Lilo, preparan su quinto disco, un nuevo trabajo que verá la luz este año y esperan los lleve a conquistar nuevos rumbos, como hasta ahora lo han hecho con su música.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO