Sergio Fajardo: “Santos está en situación precaria y puede empeorar”

Sergio Fajardo: “Santos está en situación precaria y puede empeorar”

27 de febrero del 2017

Por Edgar Artunduaga

El exgobernador y pre-candidato presidencial Sergio Fajardo, muy dado a no comprometerse con calificativos y descalificaciones, es perentorio en esta entrevista. Dice ver al presidente Santos “como dicen las encuestas, es decir en situación precaria y con posibilidades de empeorar”.

Admite que el panorama nacional puede enrarecerse aún más, “no tengo la menor duda”, sostiene. Y le preocupa que el país profundice en las agresiones.

Lea también: Hernán Peláez: Si existiese la reencarnación, me gustaría volver por mis fueros.

Fajardo considera que hay una mezcla muy difícil e inédita que combina la polarización asociada a los recientes acuerdos de paz con las FARC. Y la indignación contra la corrupción. Este es un país distinto al que teníamos hace un año.

-Esa mezcla rompe todos los esquemas que hemos conocido en la sociedad, por lo menos desde que tengo uso de razón política. La taza de la corrupción se llenó en este país. Y no sabemos la reacción ciudadana, cómo se expresará, podría ser de manera devastadora para Colombia. Ojala podamos avanzar en la construcción de nuevas oportunidades distintas.

Lea aquí: Ex fiscal Montealegre: Ni Uribe ni Santos son los dueños de la paz, ni del país.

Lo que se está dando –dice Fajardo- es el fracaso de quienes han venido conduciendo el país, que hoy anuncian la llegada de peligros populismos  para escudarse del daño que han hecho.

-La polarización y la indignación son culpa de ellos. Por lo mismo, no podemos esperar que quienes han venido conduciendo el país, pretendan seguir gobernando con la amenaza de cualquier populismo, en cualquiera de sus versiones.

Las elecciones del 2018

En torno a las elecciones presidenciales de 2018, Fajardo tiene –en resumen- estas consideraciones:

-De su parte no habrá alianzas en el primer semestre, la promovida por Claudia López con Navarro y Robledo. “Tenemos un punto de encuentro que es muy potente, la lucha contra la corrupción y contra el clientelismo que es la entrada a la corrupción. Falta mucho camino por recorrer y muchas cosas por verse.

alt_fajardoc2

-Se dedicará a organizar, visitar y escuchar a lo largo y ancho del país, fortaleciendo su movimiento político “Compromiso ciudadano”.

-No ha hablado con ningún comandante de las FARC pero considera que deben respetarse los acuerdos firmados, para que el país pase a escribir una nueva página.

-Contempla tres posibilidades: la creación de su propio partido, la presentación de su nombre por firmas o, en ultima instancia, la realización de una alianza.

-Sobre Gustavo Petro dice que es un persona polémica pero tiene una presencia importante en la política nacional que no se puede desconocer. Trivializarlo es un error muy grande. Petro es una voz que no se puede ignorar.

-Acerca del ex presidente Uribe: Siempre ha sido un protagonista y está siéndolo con mayor ahínco después de su victoria al derrotar en el plebiscito a quienes queríamos el sí.

Tiene identidad, mucha presencia y no se puede subestimar.   Será un gran protagonista en lo que viene.

Fajardo cree que el panorama es interesante y complejo, pero considera determinante que el país no vuelva a repetir el capítulo de la violencia.

-Sobre las listas de Congreso: El gran desprestigio político requiere personas que puedan llegar al Capitolio y marcar una diferencia con lo que ha venido ocurriendo. Estamos identificando a esas personas.

-Tenemos que romper la polarización del país, hacer las cosas con decencia y respeto sin convertir la política en agresión permanente.

Le puede interesar: En medio del fragor político, Uribe habla del amor por su esposa.

El proceso de paz  

Dice Fajardo:

-Creemos que el acuerdo de paz hay que respetarlo e implementarlo con vigor y seriedad.   Si no se cumple y se tergiversan los acuerdos, se abre la puerta para  volver a la violencia en Colombia.

-Perdimos una oportunidad extraordinaria al no explicar bien los acuerdos de paz, creando desconfianza en el proceso. Colombia se quedó en la confrontaron personal de Uribe y Santos. Yo creo que le corresponde al gobierno nacional liderar ese proceso de  implementación de los acuerdos y darle sentido. Está pendiente, además, la negociación con el ELN.

“He sido pulcro”

Interrogado sobre las acusaciones que se hacen en su contra por supuestos despilfarros y actos de corrupción en su administración como gobernador de Antioquia, Fajardo es tajante:

-Eso es falso¡ Mi sucesor es un precursor de la post verdad, de lo que son la mentira y la trampa en el ejercicio de lo publico. Hemos sido pulcros, cuidadosos con los recursos públicos.  Hemos derrotado la corrupción en todos los espacios donde hemos estado. Lo que él diga (el actual gobernador Luis Pérez Gutiérrez) es falso.

Los obstáculos, los golpes que da la vida  

Sergio Fajardo es doctor en matemáticas, fue profesor universitario, y cuando platica de política o de la vida emplea el lenguaje explicativo del maestro. Habla con alborozo de su pasión por el ciclismo y el fútbol. Quería ser el arquero del Medellín o ser como “Cochise”. Enamorado y fanático de la radio, que escucha con audífonos desde la madrugada.

-Una forma permanente de ser niño o de tener el espíritu del niño son el fútbol y el ciclismo. A mí me encanta el fútbol, yo soy hincha del Medellín, me encanta el fútbol, me encanta ver el fútbol y es una forma permanente de ser un niño. Me emociono mucho cuando saludo a un gran futbolista o a un ciclista.

-Me he caído de la bicicleta varias veces. Recuerdo una vez en Bogotá y otra reciente en Medellín, me rompí la cadera. Lo traigo a colación como expresión de los obstáculos, los golpes.

Me he dado golpes duros en la bicicleta, y sigo montado, montaría todos los días. La vida es de tropiezos y golpes, caídas físicas y reveses de vida.

Me fue muy difícil, por ejemplo, separarme . Terminar la relación con quien fue mi esposa fue doloroso, por los hijos. Pero en términos generales dentro de los atributos que tengo es que yo paso rápido. Yo no me quedo en el rencor, en la nostalgia, relativamente rápido voy pasando.

alt_fajardo5

El amor….

Parto de que se tiene que querer uno mismo, el amor propio,

pero después ¿cómo encontrar una compañera en el mundo, con la complejidad que somos todos en todas las esferas?. ¿Cómo poder compartir y cómo poder estar juntos? ¿Y cómo se alimenta esa compañía?

Vienen los golpes, los obstáculos, errores que cometemos como parte del viaje de la vida, con senderos que se bifurcan, con decisiones que se toman, regresos, vueltas, pero siempre duele, eso siempre duele.

¿Qué hace equivocarse en una primera relación de pareja?

Es una mezcla de cosas, por descuidar o por no entender. Sólo a medida que se va creciendo se va entendiendo ese concepto que yo defino como compañía. O sea, con quién es la persona que comparto desde la intimidad de las caricias, de los sueños, de lo que yo hago cada día, de despertarse, de comer, todo ese tipo de cosas, y cuándo los caminos se separan.

Cuando la esencia de uno, en este caso la mía, se aleja de lo que significa esa compañía, ya se deja de ser pareja, se rompe. Ahí es donde se pierde el amor, donde se pierde una pareja.

Hay que trabajarle, sumarle experiencias, los síntomas aparecen, las dificultades están presentes. Usted puede escuchar los peligros, enfrentarlos o ignorarlos.

Cuando se deja de ser compañía ya se abrió la puerta para todas las fisuras posibles, aparecen otras personas que pueden ser compañía, ya se ve el mundo de otra manera, y eso sí puede pasar y se puede repetir.

Yo creo que ya aprendí bastante, mucho, a veces con dolor, con culpas, con remordimientos, cuando están los hijos que son algo extraordinario para mí en la vida, mi hijo y mi hija (de 28 y 30 años hoy).

¿Hay otros hijos?

No y no quisiera tener más hijos nunca porque estos dos son algo extraordinario. Estuve presente en el parto de los dos. Físicamente estar ahí acompañando y ver que este niño y esta niña nacían, eso es algo imborrable, y para mí significan un nexo muy profundo, una atadura muy profunda con esos hijos, es un polo en esta vida, en esta tierra, en este viaje.

¿Y la segunda esposa tiene hijos?

Lucrecia tiene sus dos hijos. (Se conocieron hace 17 años).

La relación con el poder

Le pregunto a Fajardo si el poder es afrodisíaco, para empatar los dos temas, el amor, las mujeres y la política, con sus privilegios.

Yo tengo con el poder –responde- una actitud muy particular, y tiene que ver con mi origen y con mi vida. Después de todo yo soy un profesor, soy un matemático, soy un científico. Mi esencia en la vida es la de ser un matemático, un científico, un profesor. Ese soy yo.

Y en ese mundo en que yo crecí el poder es muy lejano a lo que significa el poder en el que estoy hoy, en el poder de lo público, en el sentido de la figuración política abierta con toda una sociedad alrededor. Vengo de un mundo donde el poder se construye por el trabajo, por las ideas, por la capacidad de convertir esas ideas en resultados, en establecer relaciones con argumentos, donde tantas cosas que están hoy en el poder no hacen parte de esa vida del profesor, del científico. A este mundo de la política llegué ya grande.

No crecí con aspiraciones políticas, nunca tuve un cargo público antes de ser alcalde de Medellín. Entonces mi valor del poder es muy diferente.

Cuando termino el bachillerato yo decido estudiar matemáticas. Todos mis compañeros querían ser médicos, abogados, economistas, arquitectos, ingenieros, y todos iban a trabajar en la compañía de la familia. Yo decidí estudiar matemáticas, ser un científico, un profesor, y me miraban como si yo fuera un extraterrestre.

Entonces me acerco al mundo del poder de una manera muy diferente, sin apego. Esto es efímero, yo sé lo que es efímero.

Entramos a la política no por accidente, no por prestar un servicio militar. Estoy aquí porque quiero, porque esta es mi vida, y nuestro sueño es llegar a esta sociedad y transformarla, y a partir de la educación hacer una transformación social profunda. Buscamos el poder de manera deliberada para llegar a tomar decisiones, para cambiar esta sociedad.

Mi objetivo en la vida no es ser Presidente de Colombia, puedo ser, y puedo querer serlo, ¿cierto? Pero ese no es mi objetivo en la vida.

Cuando uno rompe con “el fin justifica los medios” y la contrapone con el viaje de la vida, actúa de manera desprevenida. A mi el poder no me preocupa ni me enferma. Yo siento que tengo un poder, en el sentido de un reconocimiento. Siento la inmensidad del poder y lo disfruto, en el sentido de decidir a favor de la gente. Y me da alegría.

Las demás arandelas del poder para mí son secundarias. Yo soy un matemático, sigo siendo una persona tímida, sigo siendo una persona retraída.

alt_fajardoc

La timidez del profesor

Siempre fui callado, yo nunca contaba los chistes, no me destaqué por bailar, por cantar. Pero siempre tenía ese universo apasionado de unas cosas, y sigo siendo en el fondo un matemático.

Ustedes no me han visto en un coctel. Yo no salgo a ningún tipo de relación social particular, como un profesor, como era cuando yo era profesor en la universidad. Una vida muy tranquila, muy concentrada, siempre en función de estar descubriendo.

Nosotros entramos a la política porque no nos gusta lo que está en la política. No vinimos a acomodarnos, vinimos a transformar, y nos atrevimos y nos arriesgamos, y yo me arriesgué como persona en muchos sentidos.

No vinimos a ser complacientes sino a construir, pero desde nuestro espacio alternativo. Eso fue hace 17 años, cuando arrancamos en la primera encuesta 0 por ciento, Fajardo 0 por ciento. Y hemos construido y hemos avanzado, pero fijamos un territorio, fijamos una cancha, y siempre caminando con los principios siempre en el bolsillo.

Me gusta aprender, me gusta tragarme la vida, y para mí tragarme la vida es descubrir, aprender, cuando yo logro poner en una frase y decir lo que acabo de descubrir.

He aprendido a ver con unos ojos más amplios a muchas personas, y a descubrir y a aceptar y a reconocer que hay muchas personas valiosas regadas por muchas partes, y pueden estar en todos los partidos.

Pero he descubierto tantas personas valiosas en tantos lados. Entonces una de las cosas que yo haría si volviera a los 20 años es a mirar, a tener unos ojos más grandes. Tal vez eso es lo que le va dando a uno la vida, para descubrir otras personas, para saber que hay muchas personas valiosas en diferentes partes.

Yo juego limpio, tanto en público como en privado. Esa es la forma.

¿Fajardo presidente?

¿Por qué cree que puede ser Presidente algún día?

Lo más sencillo, porque después de todos estos años nosotros hemos demostrado cómo se construye. El espíritu nuestro es un espíritu para construir, en una sociedad que está acostumbrada a ver la destrucción, la violencia, la ilegalidad, la corrupción de la política. Y el espíritu nuestro, la forma de ser nuestra, lo voy a decir en primera persona, pero que se refleja, nosotros sabemos construir.

¿Un profesor que hace? Un profesor tiene que sacar lo mejor de cada alumno, un político entendido en este sentido sacar lo mejor de las comunidades, y eso es construir.

Para agredir, para insultar, para maltratar, tiempo sobra. Y el espíritu nuestro es que construye, y el que sabe construir genera esperanza, y nosotros somos esperanza. Por eso cuando a mí me dicen, la educación no da votos pues nosotros hemos sacado un montón de votos.

Esa será la razón profunda, donde nos paramos se inicia una esperanza. Uno se puede lucir diciendo cosas, insultando, agrediendo y llama la atención. Construir es distinto. A mí me insultan y tratan de destruir por lo que hacemos con los ciudadanos.

¿Cómo se llega a la ciudadanía?

Caminé horas y horas repartiendo volantes en los buses, en las esquinas, en todos los espacios de Medellín.

Fue una experiencia extraordinaria, a mí me transformó la vida porque nos dio una forma distinta de relacionarse. Primero, nosotros no le pedíamos permiso a nadie para ir a ninguna parte, yo no tenía carro blindado, ni tenía policías ni tenía escoltas, teníamos un grupo de personas básico, cada quien iba buscando sus contactos y personas amigas,  íbamos a la calle a caminar, y aprendimos a hacer política uno por uno. Tengo todas las anécdotas que quiera.

Yo nunca he tenido una plaza llena, jamás. Nunca he dado un discurso para las masas, pero fue persona por persona, esquina por esquina, como íbamos entendiendo, como íbamos aprendiendo, y siempre con ganas.

Nos pusimos la ciudad en la piel, los sentidos, y hay muchos lugares de Medellín que yo no conocía cuando empezamos, pero poder ir a todas partes y saber a qué huele, cómo es la gente, cómo mira, cómo se oye, eso es extraordinario, yo nunca me lo imaginé.

Hablando sobre la muerte

Preguntarle sobre la muerte a una persona de 60 años suena insólito, ¿pero qué filosofía, qué reflexión tiene usted sobre el tema?

Para mí después de la muerte no hay nada. Yo no creo que vayamos a reencarnar, yo creo que queda la memoria, lo que somos nosotros es memoria. Entonces mi papá, mi mamá y mi abuela existen en mi memoria, y los traigo acá, y por supuesto asociados con una condición especial, que está asociada con la bondad, con el cuidado, con la alegría. Yo no me imagino a mi mamá o a mi papá sufriendo, para mí son esa inspiración.

O sea, nosotros terminamos el viaje y dejamos algo en todos esos caminos que transitamos, tocamos algo, y quedarán memorias.

Puedo recordar el momento en que mi mamá se murió, tenía la mano de ella en mi mano, pero no lo miro con dolor, y la encuentro a ella mirando con una sonrisa, y siento como un espíritu que me protege. Otros le dicen ángeles, está en el cielo, está en la memoria y eso es lo que tiene sentido para mí.

¿Qué si le tengo miedo a la muerte?. No, yo no le tengo miedo. Quedan las memorias.

¿Qué piensa de temas como la eutanasia o el suicidio?

Yo creo que uno tiene derecho a decidir en qué momento termina su vida, es un derecho de las personas, es un concepto muy particular, individual. Me acerco desde la compasión, tanto sufrimiento para tomar esa decisión.

Una persona como yo que se traga la vida todos los días, que está contento de vivir, sólo puede sentir compasión por quien elige matarse.

Sobre la eutanasia pienso que acudiría a ella frente a una enfermedad terminal. Pediría que me dejaran morir, o que me dejaran morir dignamente.

————————————————————————————————————-

Alt_gif_nueva_era