Simon Wiesenthal el ‘cazanazis’

19 de septiembre del 2017

Wiesenthal dedicó su vida a buscar criminales nazi

Simon Wiesenthal el ‘cazanazis’

Foto: @Wikimedia

Mientras que Adolfo Hittler fue el ‘dueño’ de Alemania, hubo una Guerra Mundial y un genocidio que dejó 50 millones de muertos. Cuando se acabó el exterminio, la mayoría de nazis quedaron fuera de escena pero gracias a Simon Wiesenthal no todos se salvaron.

El austriaco Simon Wiesenthal fue un superviviente del campo de concentración de Mauthausen-Gusen. Durante 60 años se dedicó a perseguir a los nazis con obstinación y valor a pesar de las amenazas y los atentados; todo en nombre de la justicia y la memoria.

Cuando se acabó la guerra y el Tercer Reich fue derrotado los alemanes se vieron obligados a enterrar a los muertos. Las últimas víctimas eran prisioneros agotados que fueron ejecutados por los pocos soldados que hacían parte de un ejército demente.

Cuando los aliados llegaron a Alemania lo primero que desapareció fue la cruz esvástica. En 1945 la única preocupación del pueblo alemán era sobrevivir. Decenas de militares y policías estadounidenses, británicos, franceses y soviéticos investigaron a fondo a los germanos.

Foto: Captura de pantalla

Los soldados que se ocultaron fueron los miembros de las SS. La guardia personal de Hitler, los guardianes de los campos de concentración, los asesinos y todos los responsables de masacres. Para localizarlos, tuvieron que revisarlos uno por uno y revisar si tenían el brazo tatuado con su grupo sanguíneo, señal de que pertenecía a las SS.

Wiesenthal fue arquitecto. Cuando inició la Segunda Guerra Mundial su hermanastro y padastro fueron asesinados, fue obligado a cerrar su firma y trabajar para el estado. Cuando Alemania invadió en 1941, él y su familia fueron arrestados en Checoslovaquia.

Foto: @Wikimedia

Simon fue internado en cinco campos de concentración durante más de cuatro años. En su encierro intentó suicidarse. En uno de ellos se cortó las venas de las muñecas pero falló. Wiesenthal se juró a sí mismo que iba a contar todo lo que pasó.

Por eso consiguió los nombres de los soldados alemanes que conoció durante su reclusión y, después de ser liberado, se dedicó exclusivamente a buscarlos y acusarlos públicamente como criminales de guerra nazis.

Cuando recuperó su salud dio sus notas sobre los criminales a los EE.UU. y trabajó recogiendo documentación para los procesos judiciales sobre los nazis. En 1947, 30 voluntarios más fundaron el Centro de Documentación Judía en Linz, Austria, con el fin de recoger información para los procesos futuros.

En total Wiesenthal ayudó a llevar a más de 1.100 criminales de guerra ante la justicia. Lo apodaron como el “cazanazis” o “la conciencia del Holocausto”. Entre sus mejores capturas está la de, Karl Silberbauer, responsable del arresto de Ana Frank.

Foto: @Wikimedia

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO