Sin los trámites, avanzará el comunismo

Sin los trámites, avanzará el comunismo

12 de Enero del 2012

¡Lo que faltaba! Me dirán ustedes que esta frase es un lugar común pero ¿cómo se le ocurre al marxista del Juan Manuel Santos acabar con los trámites? Una práctica histórica que ha sido fiel y balanza de nuestras costumbres, piedra angular de nuestro modo de ser, base de la identidad y de la nacionalidad… y además ¡sustento y labor secular de decentísimos colombianos durante siglos!

¡Un golpe más de ablandamiento por parte del comunismo contra la tradición, la familia y la propiedad!

Si no fuera por los tramitadores que le han puesto sal y pimienta a la vida de los colombianos, el trasegar cotidiano sería profundamente aburrido y la gente que no tiene casi nada que hacer, no podría ocupar su tiempo en estos divertidos menesteres que permiten largos tiempos para el pensamiento, la filosofía y la reflexión.

Cuando la gentecita humilde y llevada no podía o no quería adelantar dichos trámites, pues ahí estábamos prestos para servir los abogados, gestores, tramitadores, funcionarios, agentes… Con nuestra labor unida a los trámites lográbamos… complejizar alegremente que no complicar, la vida de la gente que se pierde en la estulticia y la simpleza cotidiana y a veces para solucionar problemas de fondo en el lúdico laberinto del Estado y en los enredos del sector privado.

¡Protesto! ¡A la calle! Vamos a perder una linda tradición que como tantas otras, será destrozada por el “progreso” liberal.

¿Alguien duda de la belleza plástica de la huella dactilar? Eliminarla como aval de tantas cosas, no solo es acabar con un grafismo inmaculado, sino permitir que la indiada pase de agache y no se la pueda ubicar en sus madrigueras y covachas.

Eliminar las declaraciones extra juicio y los certificados de supervivencia, equivale a de un plumazo acabar con 2.000.000 de empleos. Carajo, ¿no se da cuenta que un país que produce tantos muertos por la selección natural que hacen los simpáticos grupos de autodefensa, debe saber quién está vivo y vota y quién no?

Si el Estado no pide documentos autenticados en Notaría, se afectará en materia grave al sector más importante de apoyo a la clase política y en consecuencia veremos en grave peligro la retroalimentación capital-política y la financiación de partidos y movimientos políticos. Los ocho añitos sagrados de la Seguridad Democrática no hubieran sido posibles sin el aporte del notariado…

¿Cómo así que no se necesita denuncia penal por pérdida de documentos? Entonces, ¿qué vamos a hacer con ese gran porcentaje de abnegados policías que trabajan en eso, más los dueños de las fotocopiadoras y los fabricantes de formatos para el asunto? La indolencia santista frente al gremio patinador es inaceptable. A la gente no hay que creerle, al contrario de lo que decía algún decadente líder cachiporro.

¿Pagos electrónicos para las entidades gubernamentales? No me vengan a decir que Internet y esas vainas son de verdad. Eso no existe. La millonada que va perder el Estado es incalculable. Y los cajeros, los guarda puestos en las colas, y hasta los rateros que reciben su emolumento de ellas ¿a qué se van a dedicar? ¿A robar?

La reducción de la revisión técnico-mecánica para carros particulares nuevos a partir del sexto año de matrícula implica cosas absurdas como acabar con los talleres, fuente de circulación de digamos… material reciclado. Implica una reducción enorme en el salario paralelo de los policías de tránsito que sin ello seguramente se van a corromper. ¡Una debacle!

Agravada por la absurda vigencia de licencias de conducción que aumentará de cinco a diez años, e irá disminuyendo según la edad de los ciudadanos. ¿De qué van a vivir las secretarías de tránsito, los malacates y mensajeros? Todas esas cosas que habíamos lindamente privatizado, nos las van a rapar ¿Está el gobierno tratando de que el Estado haga implosión, para dicha y aprovechamiento de los izquierdistas de toda pelambre? Lo dicho. Santos es de la estirpe de Petro.

¿Controlar a las eficacísimas EPS? Eso es darle en el corazón al sistema que nos sostiene. ¿Cuánto del PIB reposa en el pingüe negocio de la salud? Para qué nos inventamos el glorioso neoliberalismo, ¿si nos lo van a desmontar?

No sólo han acabado con el Das, la más limpia y eficaz dependencia del Estado, allí donde no pocas veces se diseñó la técnica y estrategia del magnicidio contra los izquierdistas para eliminarlos del árbol nacional, sino que deciden acabar con el documento del pasado judicial. Si era en esas colas donde se lograba la gran convivialidad de los colombianos, el encuentro de hermanos y razas, de clases y pensamientos. ¡La democracia misma! ¿Ahora, cómo se van a distinguir a los delincuentes comunes del refinado cuello blanco? Era un honor cargar el pasado judicial en la billetera, así fuera chimbo.

Dijo Santos: “En Colombia confiamos en nuestra gente, en su buena fe, por principio —y por Constitución—, y sólo exigiremos trámites cuando sean estrictamente necesarios”. No me hagan reír que tengo un labio partido. Si es con la mala fe con la que hemos hecho patria y construido fortunas. ¿Acabar el negocio? Necios. Si entre más trámites más crece la economía. Puro anapismo del Santos. El trámite equivale a dos puntos del PIB.

Dizque 70 mil ciudadanos expresaron por Internet, por teléfono o correo cuáles eran los trámites más inútiles, más engorrosos o más susceptibles de generar corrupción, dijo Santos. La gente esa de Internet son todos peligrosamente jóvenes, mechudos, mariguaneros, un poco de cachifos trabados. ¿Qué van a saber del mundo empresarial del trámite? Modernizar el Estado es, ni más ni menos, que acabar con la tradición y abrirle las puertas al socialismo, el ateísmo y el chavismo.

¿Libreta militar electrónica? Entonces los jóvenes van a prestar servicio militar para combatir al comunismo… ¿por Internet? ¿Quiere Santos un ejército virtual? Pendejo, caguanero y cómplice de aquellos…. Si lo lindo era que para definir la situación militar el tiempo era… indefinido.

Y ¿qué tal la agresión contra el transporte, la hotelería y etc.? ¿Cómo así que la gente de provincia no tiene que venir a la fácil y ordenada Bogotá a adelantar personalmente las vainas con el Estado? ¿Acaso en Paipa hay Dian? Otro golpe más a la economía de las altruistas clases medias.

Modernizar a la DIAN es atentar contra las vainas que han funcionado bien. ¿Qué será de muestra cultura sin filas y estoicas colas? Habremos perdido parte importante de nuestro folclor, de nuestras atávicas formas de organización. Estaremos en las fauces de la peligrosa modernidad.

 ¡No a la erradicación del siglo XIX de nuestras vidas! La llamada “era digital” me perdonan el término, es un pajazo, un embeleco. Estamos ad portas de la consagración de la pornografía y de la equidad, la igualdad y demás chabacanerías socialistas…

Van a acabar con las licencias, los formularios, las fotocopias, los sellos, las apostillas… Tosas esas cosas tan amadas, pilares de nuestra cultura y de nuestro progreso, lento, pero seguro. ¡Mejorar el servicio público, es atentar contra el interés privado de tanto público!

Señor Santos: dijo usted que se acabará con la “jartera que para los ciudadanos supone realizar un trámite engorroso”. Permítame decirle que la jartera es usted mismo, canalla, sansimoniano, estatista, bolchevique, materialista, pecador. Coronel Plazas ¡salve usted la patria!