ARA San Juan: la historia del submarino desaparecido

21 de noviembre del 2017

La última señal del ARA San Juan, submarino de la armada argentina, se recibió el 15 de noviembre.

Submarino

El miércoles 15 de noviembre se recibió la última comunicación del ARA San Juan, uno de los tres submarinos de la Armada Argentina. Desde entonces no se sabe nada de la tripulación (44 personas) ni de la nave, que realizaba labores de reconocimiento en las tumultuosas aguas del Atlántico sur.

Hay dos problemas: que se les acabe el oxígeno y que se queden sin provisiones. Se supone que los marinos tendrían aire por algo más de 30 días, siempre y cuando la nave pudiera cumplir con la tarea de subir a la superficie una vez al día. Pero eso no ha pasado desde hace cinco días. La cuestión, entonces, es de tiempo ¿Cuánto tiempo les queda? Es la pregunta que se hacen familiares y rescatistas. En cuanto a las provisiones se sabe que les alcanzarían para algo más de 21 días.

Aun no se tiene claridad sobre qué clase de avería sufrió el San Juan. Portavoces de la armada argentina han dicho que pudo haber sido un daño eléctrico. Por otro lado, algunas versiones de medios locales hablan de un incendio en el banco de baterías. Sin embargo aún no hay certezas de nada. Incluso se especuló que la falla sólo es en las comunicaciones.

“No tenemos indicios en ese sentido” –dijo uno de los portavoces de la Armada–. “Lo que no sabemos es si tiene propulsión ni qué tan grave es la avería. Eso implica que hay dos posiciones estimadas en las que buscar. Si la falla es sólo en la comunicación, tuvo que seguir la ruta directa a Mar del Plata (su destino final, a 400 kilómetros al sudoeste de Buenos Aires) para favorecer el encuentro. Si en cambio no tiene propulsión y está a la deriva, hay que buscar teniendo en cuenta los vientos y las corrientes”.

La búsqueda es lenta y difícil. La extensa zona donde posiblemente se encontraría el ARA San Juan, es complicada por el clima, la profundidad y el oleaje. Hasta el viernes sólo se había rastrillado apenas el 20% del lugar. Por otro lado, apenas el sábado se supo que se habían recibido posibles señales. Unos dijeron que eran comunicaciones de radio, otros que eran los marinos golpeando el casco de la nave para que los oyeran en tierra.

El ministro de defensa argentino Oscar Aguad está despachando desde Mar del Plata. Coordina las labores de búsqueda, no sólo del equipo argentino, sino de las ayudas que le han llegado de Chile, Estados Unidos e Inglaterra. Al respecto, el presidente Macri ha dicho que “utilizará todos los recursos nacionales e internacionales que sean necesarios para hallar el submarino lo antes posible”.

En cuanto a los familiares de los desaparecidos, la Armada explicó en un comunicado que “El Comando de la Fuerza de Submarino, en la Base Naval Mar del Plata y responsable de la ejecución del Plan SARSUB, ha tomado contacto con los familiares de los 44 tripulantes embarcados, a los efectos de mantenerlos informados del desarrollo de las operaciones de localización y los motivos de la pérdida de las comunicaciones”.

La espera de los familiares, de acuerdo a los medios locales, es “desesperante y angustiosa”. Uno de los tantos marinos que van a bordo del ARA San Juan es Eliana Krawczyk, primera submarinista mujer de toda América del Sur. En Argentina le dicen la ‘Reina de los mares’.

Lo último que se supo fue que las señales que se había detectado no provenían del submarino. Sin embargo, y contra el tiempo, contra las posibilidades, contra los malos presagios, las autoridades argentinas, con la ayuda de otros países, están haciendo más de lo humanamente posible para sacar a los 44 marinos del fondo del mar.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO