Talento millonario: la película que hizo la fe

17 de junio del 2017

Talento Millonario narra la historia de Isaac, un niño con Sindrome de Down, y con una capacidad extraordinaria para conmover. Edison Vanegas es el director

Talento millonario: la película que hizo la fe

Foto: Amanda Avella

Una película necesita plata. Los actores, las locaciones, los técnicos, las cámaras, la logística: nada de eso es barato. Por eso hacer cine es tan difícil. Sin embargo, no siempre el límite lo pone el dinero. Puede haber ocasiones en las que se necesite algo más: actitud, ganas, amigos, voluntad. Y fe: porque hay películas que también se hacen con fe. Talento millonario es una de ellas.

El director es Edison Vanegas un intendente de la Policía. La idea de hacer Talento Millonario nació de su experiencia como padre de un niño con Síndrome de Down. El pequeño se llama Isaac y tiene 7 años. Es, además, el protagonista de la película. Al intendente y a su familia, Isaac les ha enseñado que la vida se debe vivir intensamente todos los días, que no hay que aplazar un abrazo. “Para ellos la felicidad no está ni en el dinero ni en las cosas materiales. Para ellos el amor es más fuerte”. –dijo el intendente Vanegas.

Fe, dice el diccionario, es la “creencia y esperanza personal en la existencia de un ser superior (un dios o varios dioses) que generalmente implica el seguimiento de un conjunto de principios religiosos, de normas de comportamiento social e individual y una determinada actitud vital, puesto que la persona considera esa creencia como un aspecto importante o esencial de la vida”.

Fue esa fe, que se le siente al hablar, que se percibe en sus gestos, que se lee en sus ojos, la que inspiró al intendente Vanegas. Dice que fue como si Dios le hubiera mostrado cada escena la película. En seis meses el guión estuvo listo. Seguía la parte más difícil: que la historia le llegara al público.

“Para ellos la felicidad no está ni en el dinero ni en las cosas materiales. Para ellos el amor es más fuerte”

Después de haberla escrito, le contó la idea a “personas que sabían de cine y de televisión”. En la medida que la película tomaba forma, se iba haciendo una convocatoria de ‘personas con capacidades diferentes’ para que participaran en la filmación. Respondieron más de 50. Ellas serían el alma de Talento Millonario.

TALENTO MILLONARIO (16)

La película cuenta la historia de un reality musical protagonizado por personas con capacidades diferentes. La trama gira en torno a Isaac y a su familia viviendo esa aventura. Duró rodándose 35 días. La posproducción demoró 2 años más.

¿Un Policía haciendo cine? La idea parece un poco ‘particular’. Edison Vanegas es, digamos, uno de esos ‘policías particulares’. Precisamente desde ahí empezó su aventura en el séptimo arte: desde la Polícia.

“La Policía Nacional tiene un papel fundamental en la sociedad porque es la representación más cercana del Estado. Uno de sus principales roles es la prevención. Desde que entré a la Oficina de comunicaciones estratégicas, en Medellín, me di a la tarea de estudiar producción de televisión y cine. Una de mis filosofías es que lo audiovisual puede mover sentimientos y a través de mover sentimientos uno puede generar cambios de comportamiento en las personas”, dijo.

Lo primero que hizo, ya graduado, fue un documental  llamado ‘Jugando con fuego’, que contaba cómo los jóvenes de las Comunas de Medellín de dejaban permear por la delincuencia y terminaban siendo convertidos en instrumentos del crimen organizado. En el 2011 hizo un mediometraje, ‘Asuntos internos’, cuyo objetivo era enviar un mensaje a los otros policías para que no se dejaran influenciar por la corrupción. En 2012 realizó ‘Héroes anónimos’ cuyo tema era la captura de dos delincuentes que le habían hecho mucho daño a Medellín. Finalmente, en el 2014 dirigió ‘Expediente 59’, una producción que esperaba mostrar a los policías cuáles eran los errores más comunes que se estaban cometiendo en la implementación del Nuevo Sistema Penal Acusatorio.

Todas esas producciones se han realizado desde su trabajo como policía. Dice, sin embargo, que Talento millonario es su ‘opera prima’. En el camino que lo llevó a lograrlo, se encontró con muchos retos. La plata fue el más difícil de todos.

“No fue fácil encontrar los primeros inversionistas; después las donaciones, el posicionamiento de la marca. Dios concibió la historia cuando nos regaló a Isaac y así mismo siempre hemos descansado en Él todas las etapas”.

“Una de mis filosofías es que lo audiovisual puede mover sentimientos y a través de mover sentimientos uno puede generar cambios de comportamiento en las personas”

Talento Millonario también es una película sincera. En su experiencia como padre y como director, descubrió que las personas con capacidades diferentes son, más que nada, sinceras. Genuinos, auténticos: eso también.  “Eso es lo que enriquece la película Talento millonario”.

alt Edison Vanegas

Por momentos, Talento Millonario pudo no haber visto la luz. Volvamos a lo mismo: una película necesita plata. En el rodaje, por ejemplo, nunca tuvieron el dinero garantizado para que se diera el proceso completo. Todos los días era rodando, y no sabían si al día siguiente podrían continuar. El camino era largo y culebrero. Pero se fue avanzando. La fe del intendente se ponía a prueba. “Cuando Dios prepara algo –dijo–, lo pasa a uno por ese fuego, por ese desierto, para mirar cuál va ser nuestro comportamiento. En muchas noches de angustia siempre descansaba en Él. Yo nunca dudé ni un instante de que Talento Millonario iba terminarse de hacer”.

Esa no ha sido una de las pruebas más difíciles que ha encarado el intendente Vanegas. Isaac nació con un soplo en el corazón. Esa clase de enfermedades son muy comunes en las personas que vienen al mundo con Síndrome de Down. Podría pensarse que una situación así, más que afianzar la creencia en un Ser superior, la cuestionaría. Sin embargo, con en este caso fue al revés: la fe del intendente Vanegas si hizo más grande, más fuerte.

“Yo no elegí esto. El estar hoy promocionando una producción cinematográfica con miles de esfuerzos fue una experiencia que sólo pude haberme dado Dios: primero por tener a Isaac en el seno de mi hogar, y luego, por poder compartirlo con muchas personas”, dijo.

Andrés Restrepo, uno de los protagonistas, dijo que la película le había cambiado la percepción que tenía de ellos. “Yo era de las personas que pensaba que eran diferentes, que había que hablarles de manera ‘especial’, y cuando se trabaja con ellos, se da cuenta que el discapacitado es uno. Tienen una capacidad de amar que ya quisiéramos tener los supuestamente ‘normales’. La película fue una enseñanza de vida”.

unnamed

Fabio Restrepo, recordado por sus papeles en Sumas y restas y en Sin tetas no hay Paraíso, también participó en Talento millonario. “No me canso de repetir que el único set donde se siente estar como en un paraíso trabajando porque en otras grabaciones o en los rodajes siempre son pesados: hay unos egos muy altos; hay actores que no sabe uno de dónde cogerlos. Y encontrarse con todo ese montón de niños que no transpiran sino amor fue muy hermoso”, dijo.

También actúan Elizabeth Minotta y Edgardo Román. Talento Millonario estará en las salas de cine a partir del 13 de julio. No es como esas películas colombianas a las que nos han acostumbrado, de mafiosos o con ese humor estereotipado que ya no hace reír. Talento Millonario es una película diferente. Talento Millonario es una película que vale la pena ver.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO