Keeper/Q: la tecnología cuántica para el bienestar

26 de agosto del 2019

La energía cuántica estimula las estructuras neuronales y celulares, generando nuevos pensamientos creativos.

Keeper/Q: la tecnología cuántica para el bienestar

Acción y reacción, causa y efecto, decisiones buenas o malas, la vida está llena de posibilidades, pero todas están influenciadas por las decisiones que adopta nuestro cerebro.

Las recientes investigaciones sobre la física cuántica, confirman lo que las sabidurías milenarias enseñaban a las nuevas generaciones: “nosotros no pasamos por la vida, es la vida la que pasa por nosotros”, es decir, que para interpretar la realidad, nuestra mente archiva información de acuerdo a lo que ve, oye y siente.

“Vivir es aprender a vivir”. Día a día adoptamos cientos de decisiones, que así parezcan sencillas, no lo son tanto, pues en realidad las hemos contrastado con una gran cantidad de información para encontrar lo que mas nos conviene y beneficia.

Podemos decir que en nuestro interior existe un universo compuesto por millones de neuronas, las cuales forman redes a través de conexiones llamadas “sinapsis”, y además, tienen el poder de extender más conexiones para fortalecer el aprendizaje y el conocimiento. Por eso esta comunicación codificada, se encarga de instaurar lazos entre todas las cosas y estimular el deseo de descubrir nuevos patrones y contextos.

Contrario a lo que los antiguos pensaban y afirmaban, con respecto a que la mente y el cuerpo no eran más que un rompecabezas transmisor de mensajes telegráficos para la acción, hoy sabemos que los pensamientos poseen una poderosa energía en forma de ondas integrada a las emociones, de modo que lo externo y lo interno, están organizados para alcanzar con éxito nuestras metas y objetivos.

Si miramos la estructura más superficial del cerebro, nunca nos revelaría lo que ocurre bajo su superficie. Por ejemplo, la capa exterior del cerebro se denomina córtex y está dividida en dos mitades. Cada mitad controla una mitad del cuerpo, es decir, que paradójicamente la parte derecha del cerebro controla la parte izquierda del cuerpo y la parte izquierda controla la parte derecha.

Esta operación a través del córtex, se encarga de atender las sensaciones que se experimentan en la mitad opuesta del cuerpo. Cualquier sensación de frío, calor, ardor y dolor, reportada en algunas parte del cuerpo, se convierte en un mensaje que se desplaza desde allí a una zona diminuta del córtex. Sólo sabemos si algo nos duele, cuando el mensaje llega a este punto específico del cerebro.

Respecto a los mensajes del sistema nervioso, todavía existen varios enigmas por resolver, pues absolutamente todas las fibras nerviosas utilizan el mismo código, por lo que el mensaje únicamente se vuelve comprensible cuando llega a su destino.

En la acupuntura china, se trabajan los meridianos energéticos de acuerdo a un mapa del cuerpo que anida en el cerebro. Por ejemplo, los mensajes del dolor de la rodilla, llegan a un punto cercano de la misma, mientras que los mensajes de la mano se representan en el antebrazo. De ahí que las agujas introducidas en el cuerpo del paciente por los médicos acupunturistas, generan conexiones bioeléctricas que alivian y mejoran las sobrecargas o bloqueos en los órganos humanos.

El universo de la energía

Cortesía Armando Martí

Todos somos energía. Nuestro cerebro es un sistema energético, eléctrico, magnético, bioquímico y cuántico conectado con el universo entero. El comando central que hace posible esta conectividad, se encuentra dentro del cerebro, el cual está formado por partículas cuánticas que producen interfaces para activar el raciocinio, el lenguaje y el juicio moral.

Las emociones son procesadas por la amígdala que estimula los neurotransmisores químicos, es decir, los mensajeros del cuerpo. Sin embargo, una parte es química y otra energética, y desde la teoría cuántica todos somos energía.

Desde este nuevo paradigma nos estamos acercando a encontrar la fuerza que existe detrás de la consciencia, esa fuerza ordenadora y sanadora que proviene de dimensiones espirituales y que grandes científicos y buscadores de la esencia del universo, desde el misterioso Hermes Trismegisto a los modernos investigadores Max Planck, Werner Heisenberg, Richard Feynman y Stephen Hawking, entre otros, han intentado abrir las puertas hacia la comprensión del universo cuántico.

Hace muchos años tuve la oportunidad de conocer el libro “El Kybalion”, un enigmático documento que intentó resumir las enseñanzas del hermetismo, a través de siete principios universales. No se sabe a ciencia cierta quien fue el autor de estos textos que son atribuidos en gran parte a un alquimista místico llamado Hermes Trismegisto, que pasa a la historia como una figura arquetípica más que un personaje real.

Cortesía Armando Martí

El enigmático Hermes Trismegisto

axiomas expuestos en el Kybalion, contienen una increíble profundidad, que en mi opinión, se podrían fusionar con las más modernas teorías de la física cuántica. El segundo principio del Kybalion es el de la correspondencia: “como es arriba es abajo”. Este es uno de los que más me ha ayudado a la comprensión de los cuatro grandes planos del comportamiento humano: el físico, el mental, el emocional y el espiritual. A continuación les comparto los otros seis principios:

– Vibración: nada está inmóvil; todo se mueve; todo vibra.

– Polaridad: todo es doble, todo tiene dos polos; su par de opuestos: los semejantes y los antagónicos son lo mismo; los opuestos son idénticos en naturaleza, pero diferentes en grado; los extremos se tocan; todas las verdades son medias verdades, todas las paradojas pueden reconciliarse.

– Mentalismo: el Todo es mente; el universo es mental. El Todo es el conjunto totalizador. Nada hay fuera del Todo.

– Ritmo: todo fluye y refluye; todo tiene sus períodos de avance y retroceso, todo asciende y desciende; todo se mueve como un péndulo; la medida de su movimiento hacia la derecha es la misma que la de su movimiento hacia la izquierda; el ritmo es la compensación.

– Causa y efecto: Toda causa tiene su efecto; todo efecto tiene su causa; todo sucede de acuerdo a la ley; la suerte o azar no es más que el nombre que se le da a la ley no reconocida; hay muchos planos de causalidad, pero nada escapa a la Ley.

– Género: el género existe por doquier; todo tiene su principio masculino y femenino; el género se manifiesta en todos los planos. En el plano físico es la sexualidad.

Mente sana en cuerpo sano

Cortesía Armando Martí

La física cuántica estudia el comportamiento de la materia, cuando las dimensiones de esta son tan pequeñas, que empiezan a notarse efectos diferentes a los de la física tradicional, como por ejemplo, la imposibilidad de conocer la velocidad y posición de la partícula, que simultáneamente se mueve en otra dirección sin afectar a la propia partícula.

En la teoría cuántica se utiliza el concepto de unidad cuántica, para describir las propiedades dinámicas de las partículas subatómicas y las interacciones entre la materia y la radiación. Los quantums son paquetes mínimos de energía, debido a que a nivel molecular, el átomo no se intercambia de forma continua, sino en intervalos o en ciertos saltos de la energía que emiten y absorben radiación.

Con base al principio cuántico de que todo es energía representada en unidades cuánticas, la sanación cuántica sería entonces, el arte de integrar la totalidad de la persona: cuerpo, mente, emociones y espíritu, removiendo los bloqueos energéticos que causan enfermedades físicas y psíquicas, equilibrando y corrigiendo cualquier bloqueo generador de enfermedades.

Actualmente la cibernética y las plataformas digitales contribuyen a recuperar la pérdida de la salud, buscando las disfunciones que nos impiden alcanzar el bienestar general para lograr nuestras metas y objetivos.

Estos modernos sistemas modifican la información errada del inconsciente, y logran potenciar el cerebro que desde unos nuevos códigos, dinamizan la energía que necesitamos para solucionar la mayoría de nuestros malestares psicobioenergéticos.

Dicha energía, está representada en factores sutiles eléctricos del cuerpo como lo son el amperaje, el voltaje, la frecuencia y los códigos de vibración, que son susceptibles a cambios notorios y eficaces, a través de la emisión de pensamientos que debidamente calibrados y posteriormente entrenados durante las sesiones de sanación cuántica, permiten cambiar el hábito de estar y sentirse mal, por el hábito de estar y sentirse bien.

El gran poder de la mente y la voluntad consciente, junto con estas plataformas de bienestar personal, logran el milagro de “una mente sana en un cuerpo sano”, que según la máxima del filosofo griego Platón (427 – 347 a.C.) la interpretó como una “plegaria saludable”, con el fin de que los dioses de aquella época, les ayudaran a cultivar una mente sana y un cuerpo sano, para mantener el alma saludable.

Hoy en día, existen prototipos cibernéticos que ayudan al bienestar integral de las personas. Desde hace más de diez años, las investigaciones del doctor William Charles Nelson (Bill Nelson), aportaron el Sistema SCIO, una máquina informática basada en la teoría de los campos de la dinámica fractal y la teoría subespacial, que detecta anormalidades energéticas y automáticamente provee al organismo con nueva información para equilibrarse.

En Colombia esta tecnología la lidera Francisco Martínez (a través de la empresa Sub Space), y tuve la oportunidad de certificarme internacionalmente con ellos y manejar el sistema SCIO durante algún tiempo, al igual que el Life System, inventado por Gabor Lewinsky.

Este es un equipo electro fisiológico de biofeedback y bioresonancia, que permite analizar el estado de equilibrio del organismo, a través de frecuencias vibracionales impulsado en el país inicialmente, por mi queridísima amiga Adriana Jiménez (Q.E.P.D), y hoy en manos de Arsayana, una compañía que contribuye en el proceso de consciencia del ser humano.

Keeper/Q: el nuevo ángel guardián

Cortesía Armando Martí

Keeper/Q es mi más reciente diseño perteneciente a la segunda generación, cuya base es la del software Trascendenz/Q, la primera plataforma interactiva que registré ante la SIC (Superintendencia de Industria y Comercio de Colombia) hace 8 años. Este nuevo sistema, está orientado a la protección y prevención de los bloqueos de nuestra energía toroidal (el modelo que utiliza la naturaleza para protegernos y equilibrarnos).

La idea surgió después de observar durante años, que las formas físicas y energéticas de las personas, animales, plantas, minerales, suelos y entornos, con el tiempo perdían su fuerza, definición y estructura, desembocando en diferentes trastornos y desbalances psico-bio-energéticos, que producen la enfermedad, la vejez y la muerte.

Las instrucciones y comandos cerebrales hacia el comportamiento, se ven seriamente afectadas por el estrés, la prisa y los vacíos existenciales, produciendo alteraciones “en los campos y formas de onda”, que al no ser balanceados y armonizados, distorsionan y debilitan los impulsos vibracionales y de la voluntad, impidiendo la generación de la energía necesaria para construir y realizar nuestros proyectos de vida.

A través de esta plataforma digital interactiva, se logra ajustar en la mayoría de los casos, las formas de onda previamente analizadas y reprogramadas por el sistema Keeper/Q, que por medio de una renovada interface, restablece un nuevo ordenamiento, codificando patrones más sanos de salud, rejuvenecimiento y eficacia en el desarrollo personal, emocional, mental y espiritual de los asesorados, así como también, influye positivamente a distancia en lugares y zonas de cultivos, ganadería y minería, entre otros.

Basados en la física cuántica, la ley de OHM, la radiónica, el magnetismo y la energía orgón, se puede entender que la forma humana es una antena natural, que identifica y responde a las frecuencias vibracionales provenientes del universo captadas por medio del cerebro, que desde la inteligencia puede reconocer e distinguir la presencia o la ausencia de un campo resonante.

Gracias a la fusión cuántica entre la energía del pensamiento del consultante y la energía del sistema cibernético Keeper/Q, se logra activar los campos sutiles (emociones, pensamientos y espíritu), para producir bienestar en el asesorado, al recibir patrones energéticos que se equilibran y sintonizan con sus respectivos campos integrales (el cuerpo y sus correspondientes sistemas funcionales), aliviando y corrigiendo cualquier información anómala que provoque una o varias distorsiones, en las múltiples dimensiones de la existencia.

En cada sesión, la energía cuántica generada por el sistema Keeper/Q estimula las estructuras neuronales y celulares, generando nuevos pensamientos creativos, vigorizando el cuerpo, fortaleciendo las emociones y reconectándonos con un Poder Superior para renacer hacia una nueva versión de sí mismos.

Cortesía Armando Martí

A continuación algunos de los beneficios para el usuario:

– Rejuvenecimiento neuronal y celular.

– Potencialización energética para el éxito en metas y objetivos.

– Campos vibracionales positivos para el mejoramiento de la salud integral.

– Frecuencias activadoras para la prosperidad y el dinero.

– Control de estrés y generación de entusiasmo para vivir feliz.

– Herramientas para liderar su empresa y mejorar el equipo de trabajo, en las áreas de productividad y ventas.

– Actitud positiva frente al desempeño profesional.

– Desbloqueos emocionales para superar fobias, miedo a hablar en público, timidez afectiva y problemas psicosomáticos.

– Aprendizaje de idiomas.

– Rápido proceso para la toma de decisiones fundamentales en la vida.

– Codependencia afectiva y adicciones.

– Mejoramiento emocional para el crecimiento en pareja.

– Potencialización en el desempeño íntimo – amoroso de la pareja.

– Conexión interior hacia nuestro campo de Fuerza Superior.

– Conciliación y liberación transgeneracional.

El futuro de nuestra mente

Cortesía Armando Martí

Estoy terminando de leer el mas reciente libro de Michio Kaku: “El Futuro de Nuestra Mente” (editorial Debate España), en donde este importante profesor y físico cuántico nacido en San José de California, se ha destacado por ser el principal investigador de la teoría de campo de cuerdas, además de ser futurólogo y excelente escritor.

En su obra plantea que en un futuro próximo, nuestro cerebro estará activado y potencializado con una nueva energía, en donde la tecnología del bienestar nos seguirá prestando sus beneficios.

Por eso hoy, los invito a leer la reseña de su libro y animarlos a que continúen con la mente abierta y en actitud de descubrir nuevos misterios que habitan en nuestro cerebro:

“Una teoría nueva sobre la conciencia y el futuro de los estudios de nuestra mente. Por primera vez en la historia, gracias a escáneres de alta tecnología diseñados por físicos, se han desvelado secretos del cerebro, y lo que un día fuera territorio de la ciencia ficción, se ha convertido en una asombrosa realidad.

Grabación de recuerdos, telepatía, vídeos de nuestros sueños, control de la mente, avatares y telequinesia: todo esto no solo es posible, sino que ya existe. «El futuro de nuestra mente» es el relato riguroso y fascinante de las investigaciones que se llevan a cabo en los laboratorios más importantes del mundo, todas basadas en los últimos avances en neurociencia y física».

Algún día podríamos llegar a tener una «pastilla inteligente» que incrementará nuestro conocimiento; podríamos cargar nuestro cerebro en un ordenador, neurona a neurona; mandar nuestros pensamientos y nuestras emociones de un lugar a otro del mundo a través de una «internet de la mente»; controlar ordenadores y robots con el pensamiento; y tal vez rebasar los límites de la inmortalidad. En esta extraordinaria exploración de las fronteras de la neurociencia, Michio Kaku plantea cuestiones que desafiarán a los científicos del futuro, ofrece una nueva perspectiva de las enfermedades mentales y la inteligencia artificial y presenta un nuevo modo de pensar en la mente”.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO