Testamentos que sacan chispas a los herederos

Testamentos que sacan chispas a los herederos

5 de febrero del 2014

Esta semana fue publicado el testamento del líder surafricano Nelson Mandela. Muchos afirman que la apertura del documento fue el punto de partida de una serie de impugnaciones y disputas familiares, que comenzaron aun en vida del expresidente. El caso Mandela es uno más de numerosos líderes políticos, actores y músicos que han dejado un legado intangible a la humanidad, pero en lo material, una vez terminadas las fastuosas ceremonias de despedida, las familias, exesposas e hijos se pelean en los juzgados tanto su capital como el usufructo de su imagen y fama.

Nelson Mandela, Gracha Machel, Kienyke

Nelson Mandela

La herencia del líder político más importante de los últimos tiempos está valorada en 4,1 millones de dólares. Mandela lega parte de su patrimonio a su familia, organizaciones benéficas y al Congreso Nacional Africano.

Con la lectura de su testamento empieza un nuevo capítulo sobre el legado de Mandela pues su familia es muy numerosa. La principal beneficiaria es su tercera esposa, Graca Machel, porque su matrimonio fue por bienes mancomunados y por lo tanto tiene derecho a la mitad de su herencia. Una de las “ignoradas” en la sucesión de bienes es la exesposa Winnie Madikizela-Mandela. Su divorcio ocurrió en 1996.

Una de las figuras claves dentro de la disputa es Mandla Mandela, nieto de Mandela, quién ha intentado en varias ocasiones tomar el relevo de su abuelo en el mundo de la política.

En su testamento, Mandela dijo que ya se habían entregado 300.000 dólares a tres de sus hijos, también legó 4.500 dólares a su cocinera particular, Xoliswa Ndoyiya.

Por otra parte elcomercio.com reveló que otros bienes, como las regalías de los libros de Mandela y otros proyectos, así como sus casas en Johannesburgo, Ciudad del Cabo, Qunu y Mthatha fueron legadas a la fundación familiar ‘Nelson Rohlilala Mandela Family Trust’ para la promoción de los principios y políticas de reconciliación entre los sudafricanos.

 Farrah Fawcett, Kienyke, Ryan O'Neal

Farah Fawcett

En el caso de Farah Fawcett y Ryan O´Neal la disputa fue por un retrato que Andy Warhol le hizó a la actriz. La protagonista de la serie ‘Los Ángeles de Charlie’, que falleció de cáncer en 2009, dejó en herencia su colección de arte a la Universidad de Texas, pero su retrato no fue entregado por O’Neal.

La pelea por esta pintura, entre su expareja y la universidad no es excesiva; se estima que la venta del cuadro de Warhol podría oscilar entre 800.000 y 12 millones de dólares. Después de la disputa en los tribunales por la demanda interpuesta por la Universidad de Texas ante un tribunal de los Ángeles O’Neal fue el ganador del juicio y es el dueño del retrato de Warhol desde  diciembre del 2013.

Joe Arroyo, Jacqueline Ramón, Kienyke

Joe Arroyo

Después de la muerte del cantante Joe Arroyo el 26 de julio de 2011 se inició una disputa entre las hijas del artista de matrimonios previos: Eikol, Nayalibe y Adela Arroyo en contra de Jacqueline Ramón, la dueña de la mayoría de las canciones del maestro.

En diálogo con KienyKe.com, el abogado de Jacqueline Ramón, Alaid Freja, habló sobre el desarrollo y los fallos judiciales en torno a la herencia del artista: “El proceso de sucesión de 10 canciones que no fueron cedidas a Jacqueline Ramón en vida está hoy vigente, con un proceso de inventario y avalúo entre las hijas del artista y mi defendida. Pero Jacqueline Ramón posee los derechos patrimoniales de la mayoría de las canciones del Joe Arroyo pues fueron cedidas en vida por él, en el 2005, a la sociedad que conformaban juntos Joe Son Music.”

Así mismo el abogado de la expareja del Joe afirmó que la fiscalía ordenó archivar la investigación por homicidio preterintencional que se abrió en contra de su defendida y del mánager de Arroyo, Luis Ojeda. Hoy sigue en vigencia la investigación por las canciones y bienes que no fueron cedidas en vida por el artista.

Paul Walker, Kienyke

Paul Walker

Según El Nuevo Herald, la hija adolescente de Paul Walker, Meadow Walker, es la única beneficiaria del patrimonio del actor, valorado en alrededor de 25 millones de dólares. Walker, de 40 años, murió el 30 de noviembre de 2013, en un violento accidente automovilístico.

El testamento fue presentado el 28 de enero del 2014 y según el portal TMZ el actor lo había firmado en el 2001, año en el que Walker participaba en la primer película de la saga ‘Fast and the Furious’.

Sin embargo este mismo portal habla de un posible conflicto familiar, pues al parecer el padre de Paul emitió una petición a la corte para pedir que sea la madre de Paul, Cheryl, la tutora de Meadow, que tiene 15 años de edad. La próxima audiencia será el 20 de febrero.

 Liz Taylor, Kienyke

Elizabeth Taylor

Los derechos de la imagen de la actriz fueron el motivo de la disputa entre sus hijos, Michael Wilding, Christopher Wilding, Maria Burton y Elizabeth Todd Burton y el  mánager de toda la vida, Jason Winters. Sobre el destino del dinero y las joyas de la actriz con los ojos violeta, fueron especificados por ella en su testamento, donde dejó constancia de su deseo de subastar todas sus joyas para que fueran donadas a la fundación que lleva su nombre.

Aristoteles Onasis, Kienyke, Athina Onasis

Aristóteles Onassis

Según el ABC de España los detalles de la herencia de su nieta Athina Onassis son un misterio para la prensa. Se habla de una condición impuesta por los administradores suizos de dicha fortuna, según la cual solo podrá controlarla en su totalidad cuando cumpla los 30 años; es decir, en 2015.

Christina Onassis heredó el 55 % de la fortuna de su padre y el resto pasó a Jackie Kennedy Onnasis. En el 2013 Athina vendió la mítica isla Skorpios y fue adquirida por un multimillonario ruso por una cifra apróximada a los 200 millones de dólares. Su nieta renunció a parte del legado de su abuelo y nunca ha querido presedir la Fundación Onassis. Athina usa hoy en las competencias de equitación el apellido de Miranda, el apellido de su esposo Alvaro de Miranda Nieto.

Lea también

Los líos con la herencia de Mandela