Colombia, país con un buen futuro: The Economist

Colombia, país con un buen futuro: The Economist

15 de mayo del 2013

La revista económica británica The economist, especializada en temas de negocios y economía a nivel mundial, hará en Colombia este 21 de mayo un foro llamado The ideas Economy: Colombiam Forum 2013 en el que se tratarán los principales desafíos para el país en materia de igualdad, pobreza, infraestructura y seguridad. Kienyke conversó con Irene Mia, Directora regional de la unidad de inteligencia de The Economist para América Latina quien hace un panorama del país y evalúa el presente de la región en materia financiera.

¿Cómo evalúa el presente económico colombiano?

Es verdad que en 2012 hubo una pequeña desaceleración del crecimiento, de todas formas el país se expandió un 4 % lo cual representa un desarrollo muy respetable. Pero para nosotros, Colombia es uno de los países que tiene más futuro. Tenemos un acrónimo que usamos en The Economist: Los CIVETS (Sucesores de los BRICS) o mercados emergentes más interesantes para los inversionistas y Colombia es uno de ellos. Para nosotros es un país esencial y vamos a pronosticar tasas de crecimiento del 4% para los próximos 5 años, lo cual es una excelente noticia. Si lo comparamos con otros países de la región como Brasil, la nación colombiana es de la región, la que tiene un enfoque permanente en los negocios y cuenta con un manejo macroeconómico muy bueno. Hay desafíos muy importantes para el país y uno de ellos  es el de ser más inclusivo porque Colombia aunque se desarrolla positivamente, sigue teniendo problemas de pobreza y desigualdad.

La economía colombiana en el último trimestre del 2012 presentó una desaceleración en su crecimiento y esto ha obligado al diseño de estrategias que generen un desarrollo más eficiente en el país ¿preocupa que la nación dependa cada vez más de las materias primas y que no se diversifique los modelos productivos?

Yo creo que lo importante aquí es utilizar los recursos que se obtienen de las commodities para invertir en todos los sectores y actividades que sirvan para mejorar y avanzar en el sector educativo, de infraestructura, entre otros. Exportar materias primas no es una maldición, si se utilizan de una forma coherente y eficiente. Pero claro: es un desafío que tienen también países como Chile que depende mucho del cobre. Cuando se tienen tantos recursos naturales es importante pensar cómo utilizarlos sobre todo cuando los precios están tan altos lo que representa un riesgo a largo plazo.

Minería, Kienyke

¿Qué importancia tiene para el país ejecutar una apertura comercial como la que está llevando acabo?

Es la ley del libre mercado, yo diría que si la apertura se hace como se está consolidando en Colombia, la idea está en  diversificar sus horizontes y mirar por ejemplo al continente asiático;  también integrarse de un buen modo con las economías andinas y pacíficas. No es una integración para comerciar simplemente entre naciones, es también desarrollar una economía regional. Yo creo que el libre comercio es algo positivo pero es importante identificar los socios comerciales y es algo que se debe llevar en la agenda poniendo interés en tener una economía unificada. La estrategia es muy positiva y muy interesante porque si se mira la diferencia entre los acuerdos comerciales de la Alianza del Pacífico y los del Mercosur, las tasas de crecimiento son muy distintas. A un año de la entrada en vigencia del TLC entre Estados Unidos y Colombia los resultados y las proyecciones están aún por confirmarse.

La continua revaluación de la moneda colombiana le ha representado más de un dolor de cabeza a los empresarios del país. ¿Es este un desafío prioritario para el actual gobierno teniendo en cuenta la apertura comercial que existe?

Generalmente es un problema para los sectores productivos- la denominada enfermedad holandesa-. Como lo vemos es que Colombia atrae capital del exterior al ser un mercado interesante. Es competitivo con respecto a los países desarrollados. Yo creo que es un problema general en la región ya que son mercados atractivos  que dependen todavía de las commodities y el ejemplo claro es Brasil.

Existe una seria preocupación por parte de los empresarios colombianos que no se sienten competitivos frente a sus pares internacionales, ¿qué recomendaciones les haría?

Es el problema que se presenta cuando se produce una fuerte apertura comercial y muchas veces las empresas que no son tan competitivas pierden poder al enfrentarse con multinacionales extranjeras. Cuando México entró al NAFTA (TLC con Estados Unidos y Canadá) ante la falta de competitividad tuvo que apostarle al mercado interno. Al final fue un país que siguió adelante y ahora se encuentra exportando productos de alto valor agregado. Países como Brasil también  le han dado prioridad a la demanda interna.  Se debe apostar a pensar en el cómo abrirse al mercado internacional y al mismo tiempo trabajar para poner las empresas del  país en posición de poder para competir con los demás. Se debe invertir en los elementos que nos pueden ayudar a pugnar con adecuada infraestructura y con el apoyo a las Pymes. Un año es muy pronto para analizar, yo creo que deberíamos mirar en el largo plazo.

El país tiene un retraso importante en materia de infraestructura. Según su experiencia a nivel latinoamericano ¿qué estrategia debería implementarse para modernizar este campo?

Hay déficit de infraestructura y es algo que se está viendo en varios países en camino al desarrollo. Yo creo que la mejor manera de poder  enfocar este déficit es apostarle a una estrategia  de asociación público-privada. Seguramente este modelo es el más apropiado por lo que se convierte en uno de los elementos que representan mayor desafío en el país. Lo bueno es que como hemos visto, este es un enfoque que enmarca la agenda del presidente Juan Manuel Santos.

Infraestructura Colombia, Kienyke

El modelo económico de países como Chile, Colombia y Perú son criticados por varios analistas que consideran que estas naciones, a pesar de contar con altas cifras de crecimiento, no  aprovechan este momento para apostarle a una mejor educación, al mejoramiento de la salud y a combatir en pleno la desigualdad ¿cuál es su opinión al respecto?

Es uno de los desafíos y problemas que hemos visto. Colombia ha crecido mucho en los últimos años pero es verdad que todavía cuenta con una brecha social muy importante. Creo que es significativo tener políticas correctivas en ese sentido. Vuelvo a citar el ejemplo de países como Brasil donde hay un enfoque en los programas sociales que  incentiva a la educación o los controles médicos sólo por decir dos. En Colombia se debe trabajar por un modelo más inclusivo, aunque es de reconocer que índices como el de la pobreza han bajado considerablemente. Claro, el país viene como muchos otros de situaciones difíciles y más con un conflicto armado que se está tratando de resolver en La Habana. Pero es necesario elaborar un proyecto que le permita al gobierno, redistribuir de una manera más coherente la riqueza. Es un proceso que requiere de tiempo pero yo creo que se va en la dirección apropiada.

¿Cuáles serían los efectos positivos en el campo económico si las negociaciones en Cuba permiten que el país encuentre la paz?

No hemos mirado los números para saber si habrá un impacto económico en esta decisión pero seguramente la paz duradera es algo que va a ayudar. Con unas óptimas condiciones de seguridad en el país habrá una mejoría en términos de negocios e inversiones en general.

¿Cuál debe ser la apuesta de América latina en su modelo de relación comercial?

Lo que están haciendo los países del Pacífico es una decisión inteligente porque seguramente la unión va a ser más importante. América Latina de hecho ya es un mercado valioso, porque muchos más consumidores están accediendo al mercado doméstico de la región. Es importante apostarle al mercado interno, pero también es necesario concentrarse en la proyección a otras regiones donde el crecimiento es elevado como Asia. Nosotros vemos a la región con una posición mucho más fuerte con respecto al pasado para poder enfrentar los choques que vienen del exterior. Aunque Europa sigue en recesión a Estados Unidos no le han salido tan mal las cosas en el pasado año. Nosotros pronosticamos un crecimiento del 2.1 %, algo que no está mal con respecto a los demás países desarrollados. Latinoamérica ya ha hecho sus deberes manteniendo  un manejo macroeconómico sólido, con una proyección para reaccionar a los riesgos del mercado internacional y con unos niveles de deuda bastante bajos.