La Policía Nacional actúa con torpeza

La Policía Nacional actúa con torpeza

14 de Abril del 2016

Una encuesta realizada por el Observatorio de Medios de la Universidad de la Sabana reveló que solo el 2,2% de los bogotanos confían en la Policía Nacional. Un día después, esa institución se encargó de consolidar la nefasta imagen que tiene ante la opinión publica.  En pocas horas cometieron dos soberanas torpezas.

Metieron la cucharada en una polémica que perfectamente pudieron haber ignorado y nadie los iba a cuestionar.

Hace dos días Alexandra Alzate, hermana de del subintendente Jorge Alzate – asesinado por las Farc el primero de julio de 2015 – dejó con la trompa estirada al presidente Santos durante durante el día de memoria y solidaridad con las víctimas.

La mujer fue noticia nacional por ignorar un saludo presidencial. “Fue un acto de repudio hacia las incoherencias que se están llevando a cabo. Ayer lo conmemoran como un héroe pero a la familia lo que nos dice la Policía en documentos y en la resolución es totalmente ajeno a lo que ayer se estaba conmemorando”, dijo.

Nadie esperaba una respuesta de la Policía Nacional, pero su oficina de prensa emitió un comunicado. Pero en realidad, más que un comunicado, fue un acto de torpeza lambón y e innecesario con su jefe, el presidente Santos.

“Cualquier gesto inapropiado que ponga en duda el permanente compromiso del señor presidente de la República, Juan Manuel Santos, o de su gobierno, con el bienestar de las víctimas de la Policía o sus familias, no se compadece con la gestión demostrada desde hace muchos años por el jefe del Estado con los miembros de nuestra institución por lo que presentamos excusas públicas en nombre de todos los Policías de la patria”, reza el comunicado que se conoció este jueves.

Ojo al tono y ojo a la forma como la policía habla de su jefe: “Permanente compromiso del señor presidente de la República (…) gestión demostrada desde hace muchos años por el jefe de Estado”… Puede que eso sea cierto o no, pero resulta incómodo que alguien hable en esos términos de su jefe y sobre todo si se tiene en cuenta la justa protesta de la señora Alzate.

No contentos con el lambetazo, horas más tarde se conoció que en primera instancia al capitán Anyelo Palacios, el denunciante de la llamada ‘Comunidad del Anillo’, lo habían destituido de esa institución.

Con una velocidad sorprende, la Policía tomó la decisión. Mediante un comunicado, la Inspección General abrió una investigación al oficial en noviembre de 2015, por una presunta trasgresión al régimen disciplinario de la Policía Nacional, relacionada con injuria, calumnia, omisión de denuncia e incumplimiento de normas internas.

“La investigación se desarrolló mediante procedimiento verbal disciplinario público, garantizando el debido proceso y permitiendo el ejercicio efectivo al derecho de defensa, mediante apoderado judicial”, aseguró la Policía.