Un día en Guatapé, tras la tragedia de El Almirante

Foto: Susana Lancheros

Un día en Guatapé, tras la tragedia de El Almirante

26 de Junio del 2017

Solo la lluvia interrumpía el silencio y la tranquilidad que con la noche llegó al pueblo de Guatapé, al oriente de Antioquia, luego de una tarde de tragedia.

En la avenida del malecón aún circulaban carros blancos del CTI, ambulancias ya con las sirenas apagadas y los periodistas esperaban escampándose en los estaderos desde donde los turistas vieron el barco hundirse.

Por las pequeñas calles oscuras se veían algunos con apariencia de turistas, pero con una cinta naranja en el brazo que los identificaba como voluntarios. Pasaban personas llorando en silencio bajo un paraguas y afuera del Teatro Parroquial Presbítero Luis Marcial Gómez, donde se reunieron los familiares, lloraban otros más.

Para ese momento, de las 167 personas que iban a bordo, ya se habían reportados seis muertas: María Hilda Barragán, Edilma Barragán, Valentina Jaramillo, Lupe del Socorro Cantor Rodríguez, John Jairo Palacios Restrepo y Daniel Mora Ortiz; y las labores de búsqueda en el embalse se habían detenido debido a la fuerte tormenta.

A las cuatro de la madrugada volvió la lluvia y continuó hasta las siete, retrasando la labor de rescate que se tenía planeada para comenzar a las cinco. Fue una mañana callada, el pueblo parecía dormido. Solo se aglomeraban en el malecón los gallinazos. Los vendedores que en otros días se ven por doquier, estaban ausentes y, los que fueron, empacaron sus cosas y se devolvieron para sus casas ante la falta de turistas.

Foto: Susana Lancheros

Foto: Susana Lancheros

Abundaban sí periodistas, policías, bomberos, familiares y personal de rescate. Todos frente a una lejana y silenciosa misión de salvamento en la mitad del lago que solo alcanzaban a ver aquellos periodistas con los mejores lentes y acomodados en una plataforma.

Solo había movimiento por parte de los periodistas, que corrían y se apiñaban ante la llegada de algún funcionario público para actualizar las cifras. Carlos Iván Márquez Pérez, director de la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres, confirmó que de los 16 desaparecidos, reportaron tres vivos y se halló el cuerpo de la señora Marta Nora Gómez.

Más tarde serían más los vivos que los muertos. A 20 metros de profundidad se hallaba aún el barco, también silencioso. El agua a seis grados de temperatura y más oscura que la noche. Las sillas como obstáculos y los cuerpos escondidos de las linternas de los buzos, el de doña Marta Nora fue encontrado flotando y detenido por uno de los techos, así lo afirmó Sebastián Monsalve, uno de los 46 buzos.

Foto: Susana Lancheros

Foto: Susana Lancheros

Al mediodía, cuando el sol se sintió con toda su fuerza, brotaron turistas y locales para darle vida nuevamente al Parque Principal, que antes estuvo frío y solitario. Por todas partes se oían rumores acerca del dueño del barco de nombre El Almirante. Según los locales, don Luis Jaramillo es un hombre pujante y emprendedor. Su hija, Valentina Jaramillo murió en el accidente, luego de lograr salvar a su nieta.

Así mismo se decía que esta era la tercera vez que el barco se hundía y que en esa, como en otras embarcaciones del lugar, nadie acostumbra a usar chalecos salvavidas.

Foto: Susana Lancheros

Foto: Susana Lancheros

Luego de la misa de doce, el sacerdote asistió al malecón para predicar ante los fieles que llevaron flores a las víctimas.

Foto: Susana Lancheros

Foto: Susana Lancheros

Al final de la tarde la directora encargada del Dapard, Margarita María Moncada Zapata, anunció que de las 170 personas que se presumía en un principio que iban a bordo, la cifra bajaba a 167 y que los desaparecidos eran solo dos: Aura Estella Barragán Argumedo, de 63 años, y Erika Quinchía, de 35 años.

Los demás se reportaron vivos, entre ellos; Andrés Salazar, Carlos Córdoba, Esleider Gutiérrez Berrío, Santiago Gutiérrez Berrío, José Rodríguez y Santiago Serna.

Esta será otra noche de oscuridad y silencio, tanto en la laguna como en el pueblo, pues fueron suspendidas nuevamente las operaciones y la lluvia está de regreso.

Por: Susana Lancheros