Ruta hacia la muerte para inmigrantes africanos

Ruta hacia la muerte para inmigrantes africanos

10 de agosto del 2017

El mar, la violencia y los traficantes de inmigrantes siguen cobrando vidas. En los últimos dos días, al menos 300 inmigrantes procedentes de Etiopia y Somalia han sido obligados a lanzarse al mar por los traficantes frente a las costas de Yemen.

Al menos 50 personas han muerto y otro centenar se encuentran desaparecidas.

Así lo informó la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), que junto con el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), han dado sepultura a las personas fallecidas en las costas de Yemen y han ofrecido su apoyo a los sobrevivientes de ambas tragedias ocurridas este miércoles y  jueves.

La mayoría de los inmigrantes tienen una media de 16 años de edad y fueron obligados a lanzarse por la borda por los traficantes frente a las costas de la provincia meridional yemení de Shebua, en el golfo de Adén. “Los traficantes deliberadamente arrojaron al agua a los migrantes por miedo a ser arrestados por las autoridades si llegaban hasta las playas”, afirmó un funcionario de la OIM a la agencia France Presse, quien aseguró que luego “simplemente regresaron al lugar del que habían venido para recoger a más migrantes e intentar llevarlos hasta Yemen, de nuevo”.

Este miércoles, la agencia de las Naciones Unidas reportó el hallazgo de 29 cuerpos sin vida de inmigrantes enterrados en una playa de Shabua, en el sur del Yemen, luego de que un traficante obligara a 120 personas a lanzarse al mar. Este jueves, fueron 180 las personas obligadas a arrojarse al mar, y hasta el momento se han encontrado 19 cuerpos, aunque la OIM estima que 50 pueden haber fallecido.

Los africanos que emprenden su travesía por el Océano Índico buscan alcanzar uno de los países del Golfo Persíco con el objetivo de encontrar mejores oportunidades.

Yemen es un país sumido en una guerra abierta y donde una epidemia de cólera ha dejado más de 1.900 muertos en los últimos meses.

De acuerdo con la OIM, de enero de 2017 hasta hoy,  alrededor de 55.000 inmigrantes salieron del Cuerno de África con destino a Yemen. Al menos  30.000 de esas personas son menores de 18 años procedentes de Somalia y Etiopía, y calcula que un tercio son mujeres.

El viaje es particularmente peligroso en esta época del año, dado que se presentan vientos más fuertes en el océano Índico.

Laurent Do Boek, director de la OIM, manifestó que “es indignante e inhumano. El sufrimiento de los migrantes en esta ruta es inmenso. Muchos jóvenes pagan a los traficantes con la esperanza de tener una vida mejor”.

La ruta

LKa ruta entre el Cuerno de África y Yemen es muy ppular entre los inmigrantes ilegales que desean desplazarse a la Península Arábiga con sueños de un mejor futuro.

Según la Secretaría Regional de Migración Mixta (RMMS por sus siglas en inglés) con sede en Nairobi, en esta ruta se presentan flujos mixtos de migrantes, que hace referencia al transito tanto los migrantes por razones económicas como los solicitantes de asilo y a la mezcla de nacionalidades.

Esta ruta es popular debido a que es más baratas que otras y es en su mayoría transitada por hombres entre 12 y 25 años de edad. Esta es una de las rutas de refugiados más transitadas y peligrosas del mundo, porque al llegar a su destino, los inmigrantes a menudo son víctimas de diferentes tipos de abusos.

Google maps

Google maps

La mayoría de personas atraviesan las montañas de Etiopía hacía Yibuti, donde le pagan a los narcotraficantes para que los transporten por el Mar Rojo, usualmente por su ruta más corta: a través del Bab el-Mandeb (o la Puerta del Dolor). ASí buscan llegar a Haradh, el  puesto fronterizo más cercano desde el cruce desde Yibuti por el Mar Rojo.

Alrededor de 55.000 mil inmigrantes han transitado esta ruta a lo largo del 2017. Según el OIM, la mayor parte de las personas son menores de 18 años.