“Tuvimos que alzarnos en armas para llegar al poder”

22 de enero del 2012

Antonio Navarro reconoce que sin el paso por la guerrilla en los años 70, probablemente ni él ni Petro estarían donde están.

“Tuvimos que alzarnos en armas para llegar al poder”

Antonio Navarro es el ex guerrillero más influyente que ha tenido el país.  Después del asesinato de Carlos Pizarro tomó las riendas del M-19 y no sólo lideró los acuerdos de paz sino que logró elegir una lista de once constituyentes. Una representación suficiente para que Navarro formara parte del triunvirato de presidentes de la Asamblea Nacional Constituyente, junto a Álvaro Gómez y Horacio Serpa, que produjo la Constitución de 1991. Pero no se quedó allí. Abrió el camino y fue el primer ex guerrillero en ser nombrado ministro. El presidente Gaviria le entregó la cartera de Salud y de allí en adelante Navarro no ha parado. Desde la Secretaría de gobierno de Bogotá apoyará a Gustavo Petro y muy seguramente buscará proyectarse como candidato presidencial para el 2014, su objetivo último.

Después del asesinato de Carlos Pizarro, Antonio Navarro asumió las banderas del M-19 en 1989.

¿Qué es un guerrillero con poder?

Es un luchador social que tiene la oportunidad de demostrar que lo que ha soñado en su vida se puede volver realidad y valió la pena luchar.

¿Usted cree que el haber estado por más de veinte años en la guerrilla se justificó ahora que disfruta del poder?

Para poder entender por qué estuve alzado en armas junto con muchos más, es necesario conocer y retroceder a los años 70, cuando el sistema democrático era muy frágil y limitado. Existían sólo dos partidos. Y por fuera de éstos  no había salvación. Teníamos Estado de sitio casi que de manera permanente y desde 1948 hasta 1991 se decretaron 24 veces Estados de Sitio.  Los militares en uso de sus facultades usaban a los civiles y se restringieron las libertades. El General retirado Gustavo Rojas Pinilla había ganado en las elecciones presidenciales y se las robaron. Y aunque yo no había votado por él entendí lo que estaba pasando. Si a un general y además del Partido Conservador le habían robado las elecciones, ¿qué garantía había para que respetaran a las demás personas que se postularan a cualquier cargo público?

¿De alguna forma justificaba usted la lucha guerrillera del M-19?

Yo creo que en esa época eso era lo que tocaba hacer. Nada más. Pero ahora, cuando han pasado los años y nos dimos cuenta de que esa lucha no iba a conducir a “ningún Pereira”, pues la dejamos. Pensamos en ese momento que había que actuar, que teníamos que hacer algo porque no se estaba haciendo. Si valió la pena alzarse en armas, también valió la pena entender que no tenía sentido y que el único sentido era la paz.  El mejor resultado de qué si valió la pena es la actual Constitución Política de Colombia.

La amplia votación que logró el M-19 para la Asamblea Nacional Constituyente llevó a Navarro a compartir la Presidencia de la Asamblea con Álvaro Gómez y Horacio Serpa.

¿Cómo es el tránsito de la guerrilla a formar parte del poder, de la vida política del país?

Pongámoslo en términos bien sintéticos. Por ejemplo estar hoy en la Alcaldía de Bogotá, cuya elección la ganó un ex miembro del movimiento guerrillero del M-19, es sin duda una demostración, primero que todo, de que la reconciliación es posible. De que la paz vale la pena, de que el camino de las armas no va para ninguna parte.  De que existe una posibilidad de volver realidad todos esos sueños que nos llevaron a alzarnos en armas en 1974 y a formar parte del M-19. Creemos que desde aquí, desde Bogotá, vamos a materializar las ideas de justicia social y que los débiles deben ser la prioridad.  Vamos a demostrar que lo que es bueno en la capital, puede ser bueno para el país.

Fue un cambio drástico dejar la vida tranquila de la gobernación de Nariño para empezar a trabajar desde las seis de la mañana como lo está haciendo usted…

Pues no crea que la vida en Nariño es más tranquila. Sobre todo cuando el 25% de los cultivos de coca del país están ese departamento, lo que significa bandas armadas, guerrilla, grupos de mafiosos y violencia. De hecho la tasa de homicidio más alta de Colombia por cada 100 mil habitantes la tiene Nariño.  Me vine para Bogotá porque ganó Gustavo Petro y esto es una oportunidad. Es la posibilidad de demostrarnos a nosotros mismos que todas las ideas que tenemos en la cabeza valen la pena. Con Gustavo hay un asunto de historia personal.

¿Usted tiene una relación paternal con Petro?

Yo no creo que sea paternal. Es una relación fraternal de lucha. Una relación de sueños compartidos. Es un propósito de vida de muchos años. Claro, si hubiera ganado otro ex integrante del M 19, me habría venido también. Me dio mucha felicidad saber que la Alcaldía de Bogotá la había ganado Petro. Es un triunfo colectivo.

Rafael Pardo y Antonio Navarro, protagonistas del proceso de paz del M-19 en el gobierno Gaviria, se reencontraron después de más de 20 años. 

¿Usted es el verdadero decano de esta administración?

Yo no soy nada. El que se inventó el cuento fue Petro. Yo sólo leo el programa una y otra vez. Porque además es muy buen programa de gobierno.  Yo tengo más experiencia. Pero es Petro quien tiene la ciudad en la cabeza.

¿Usted es el poder detrás del poder?

Ojalá fuera verdad. Yo tan sólo soy un ayudante nada más. Téngalo por seguro. Un ayudante calificado.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO