Un minuto de Dios para los líderes sociales

5 de julio del 2019

El programa más antiguo de la televisión colombiana, le cedió su espacio a Amparo Toloza.

Un minuto de Dios para los líderes sociales

Captura de vídeo/Minuto de Dios

Las cifras aumentan. Es extraño que transcurra una semana entera sin que los titulares de los medios de comunicación no expongan el asesinato de un líder o lideresa social. Lo único seguro, hoy día, es que quienes llevan esa responsabilidad a sus espaldas o asumen una posición protectora de su comunidad o de su territorio, con reconocimiento de su entorno, tienen una amenaza de muerte encima.

Está pasando con tanta regularidad que ni las fuentes oficiales tienen el número exacto de líderes asesinados en Colombia, actualmente uno de los países más peligrosos para ejercer este oficio, que en la mayoría de los casos se hace sin recibir retribución económica alguna.

El Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz (Indepaz), en su más reciente informe, entregado a mediados de junio de 2019, indicó que desde el 1 de enero de 2016 hasta el 20 de mayo de 2019, un lapso de tres años y cuatro meses, fueron asesinados en Colombia un total de 837 líderes sociales, defensores de derechos humanos y excombatientes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc).

Del 20 de mayo al día de hoy, la cifra ha aumentado.

Los líderes y lideresas hacen parte de comunidades humildes que solo buscan que su gente viva en mejores condiciones. Sin importar las causas que defienden, como medio ambiente, seguridad, paz, DD.HH, territorio, cultura, están siendo asesinados con balas que carecen de autores materiales e intelectuales. Pareciera que nadie los está matando y que no hay nadie detrás de sus tristes homicidios.

Desde distintas plataformas mediáticas y sectores diversos que hacen parte de la sociedad se han hecho públicas amenazas, intentos de asesinato y homicidios. Los líderes han denunciado, algunos incluso días antes de caer en su propia sangre, que la respuesta de las autoridades y de los gobiernos de turno frente a la situación ha sido insuficiente.

La cifra de líderes y lideresas asesinados firman esas declaraciones.

Frente al alto número de homicidios pareciera que los esfuerzos que se han hecho desde varios sectores para proteger a los líderes del país han sido infructuosos. Pero cada vez a esta iniciativa se suman más personas y empresas con el objetivo de visualizar la situación y mandar un grito de auxilio.

Periodistas, medios de comunicación, políticos, empresas y demás han puesto su grano de arena en el proceso de denunciar las amenazas y de darle voz a los líderes para que su proyecto, que por ahora es proteger sus propias vidas y la de sus pares sea tenido en cuenta.

Varios líderes de opinión y políticos adoptaron la idea de Daniel Samper Ospina. El periodista y youtuber ha promovido la idea de cederle espacios a líderes sociales amenazados.

El primero en hacerlo fue el propio Samper Ospina, quien con ayuda de productores y directores musicales y una parranda de youtubers, le cedió su canal a los líderes sociales para que a través de un reguetón dijeran que los están matando.

De igual manera lo hizoJulio Sánchez Cristo. El director de la W Radio le cedió la conducción de su noticiero a Francia Márquez, lideresa afrocolombiana quien sufrió un atentado del que salió ilesa, pero donde sus escoltas quedaron heridos.

El procurador general de la Nación, Fernando Carrillo Florez se sumó a la iniciativa. El alto funcionario le cedió su puesto a Francia Márquez, quien por un día fue la procuradora del país. Caracol Noticias también se adhirió y también varios políticos pusieron a disposición sus curules. Un grupo de columnistas liberó sus espacios en los medios de comunicación para que los activistas se expresarán.

El 4 de julio, ‘El Minuto de Dios’, el programa más antiguo de la televisión colombiana, cedió el 100% de su espacio al aire a una lideresa social. Aunque solo duró un minuto, fueron los 60 segundos más importante para Amparo Toloza.

La lideresa del sur de Bolívar ha recibido amenazas por sus denuncias contra la minería ilegal y la restitución del territorio en su región.

El Minuto de Dios fue creado por el padre Rafael García-Herreros, quien presentó el programa hasta su muerte en 1992 a los 83 años de edad, en su lugar lo ha venido presentado hasta el día de hoy el padre Diego Jaramillo y nunca en la historia una persona diferente a ellos ha conducido el espacio, hasta este 4 de julio, cuando Amparo Toloza apareció en la pantalla.

El espacio que fundó el padre García-Herreros hace parte de una obra que se creó con el fin de darle alimentación, vivienda y educación a los colombianos más humildes. El Minuto de Dios se emitió por primera vez en radio en 1950 y cinco años después llegó a la televisión.

La líder social se presentó diciendo: “Soy una mujer víctima del conflicto armado y trabajo con poblaciones más humildes, en especial con campesinos que necesitan la tenencia de la tierra”.

Toloza visualizó ante millones de colombianos que ella y su equipo de trabajo han sido víctimas de amenazas.

“Hemos logrado la caracterización de predios en algunos municipios del sur de Bolívar, y trabajamos por la defensa del medioambiente, contra la minería ilegal, la tala de árboles y la contaminación. Nuestra región es rica en recursos naturales y nosotros los líderes y lideresas estamos para protegerlos, y eso nos ha traído amenaza”, dijo Amparo Toloza.

La activista habló por ella y también por sus iguales cuando exigió garantías y protección para todos lo líderes sociales.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO