Un momento íntimo con el whisky

30 de diciembre del 2011

Los costeños están en lo cierto. Es mejor tomar el whisky en una copa o un vaso corto, como lo hacen con el Old Parr en la Costa colombiana, que dejarlo aguar con hielo.

Un momento íntimo con el whisky

Han dicho que los costeños, al beber el whisky copeado, son “corronchos”, que la manera adecuada es en vaso largo y con hielo y que sólo así puede llegar a disfrutarse. Sin embargo, el experto en whisky Arturo Savage desmintió dichas afirmaciones al asegurar que cuando el whisky se toma en copa pequeña, se pueden llegar a sentir aromas y sabores en este licor que nunca podrían llegar a explorarse de ser bebido en vaso largo y con hielo; por esto, asegura el experto, beber el whisky en copas “es tener un momento íntimo con el mismo, llegar a conocerlo a fondo”.

Desmentida entonces la teoría de que tomar el whisky en copas es tomarlo mal, Arturo Savage, el embajador regional de los whiskies premium de Diageo, la mayor empresa importadora de licores en Colombia, explicó que la tradición de tomar el whisky en vaso largo y con hielo ni siquiera viene del país originario del whisky, Escocia, sino que es una tradición inventada por los norteamericanos para suavizar el sabor del mismo. Y, aunque Savage asegura que ninguna de las dos formas está mal y que dependiendo del momento en el que esté la persona se deberá tomar la decisión de cómo consumirlo, explica que tomar el whisky sin hielo es una costumbre que conservan los escoceses desde hace más de cuatro siglos y que la copa sólo es una transformación del envase típico de ellos, llamado quaich.

La costumbre de tomar whisky en copa pequeña viene de Escocia.  

Un quaich, para explicar la costumbre escocesa un poco más a fondo, es un envase con dos agarraderos inventado por los celtas, y que tenía como foco que el invitado que estuviera consumiendo este licor no tuviera las manos libres, evitando así traiciones o riñas. Los escoceses rescataron el envase y cambiaron su propósito: el quaich se convirtió en el envase perfecto para compartir con la familia y los amigos. Así, los escoceses aprendieron a sentarse en círculo alrededor del fuego y pasar el quaich de mano en mano, para que cada quién fuera tomando el licor a sorbos, dando ambos una “calentura de espíritu”, según Savage, y una sensación de intimidad.

Savage afirma que esta tradición de compartir con los invitados y de saborear el licor ha llegado hasta Colombia para quedarse: “la sociedad ha venido entendiendo que disfrutar el whisky en copa pequeña y en sorbos, puede ser una experiencia más enriquecedora que tomar este licor con hielo y agua, dos factores que pueden hacer perder los sabores del mismo”. Además, Savage agrega que tomar el whisky de esta forma de ninguna manera arruinará la experiencia del consumidor con el licor, sino que lo llevará a experimentar aromas y sabores que de otras maneras no hubieran salido a flote.

El experto en whisky también agregó que a la hora de escoger un whisky para tomar copeado, se debe buscar uno que sea balanceado, que tengan un poco de humo, un poco de frutos rojos, un poco de miel y de esencias herbales, un whisky en el que ningún sabor sobresalga de forma impactante, como Old Parr. “De lo contrario, establece, uno puede toparse con un whisky que por ser demasiado ahumado, poderoso en su sabor y aroma, hace necesario beberlo con un cubo de hielo para poderlo consumir”.

En conclusión, Savage recordó: “El movimiento que se está gestando en Colombia de tomar el whisky en copas y que empezó en la Costa Atlántica, no es una tradición nueva ni innovadora, al contrario, es un aprendizaje que ha venido estableciéndose de generación en generación y que hoy llega al país en un envase diferente”.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO