La denuncia de la monja que fue violada en un claustro en Chile

La denuncia de la monja que fue violada en un claustro en Chile

8 de abril del 2017

La hermana Francisca, una monja que hizo parte de la orden de las Clarisas Capuchinas en Chile, le reveló al canal local TVN que fue violada al interior del Monasterio de la Santísima Trinidad ubicado en el centro de Santiago de Chile.

El violador, contó la monja, fue un trabajador que realizaba arreglos eléctricos en el claustro. A ella le tocó tratar con él porque era la encargada de darles alimentación a los trabajadores.

La madre superiora había autorizado el ingreso de unos hombres para que se quedaran a dormir en el convento y realizarán dichos trabajos. Sin embargo, la hermana Francisca no pensó que dejar pasar a esos sujetos se convertiría en su peor pesadilla.

Los abusos

Hernán Ríos Valdivia es el hombre que la monja acusa de haberla violado. Un día, señaló, aprovechó la excusa de que no se sentía bien y la llevó a una habitación donde fue violada.

“Un golpe aterrador que me dio vuelta a mi vida”, confesó la víctima.

Después del hecho, Francisca quedó traumatizada y con miedo a que nadie le creyera no contó lo ocurrido a las superioras del convento.

“Uno como mujer se siente incapaz de hablarlo, con el miedo de si te lo van a creer, así que preferí callar”, relató ella para el canal local.

Sin embargo, allí no para todo, cuatro meses después empezó a sentirse enferma, con vómitos y dolor de estómago  así que se dirigió al Hospital Barros Luco y a la Clínica de la Universidad Católica, donde los médicos le indicaron que tenía cerca de 15 semanas de embarazo.

En aquella ocasión la monja fue acompañada por otra hermana, llamada Olga, que al enterarse de la noticia sermoneó a Francisca e informó a sus superioras de lo acontecido.

La madre superiora sin preocuparse por el estado de la religiosa le dijo que firmara la carta de renuncia a sus votos para enviarsela al Arzobispo y al Vaticano.

Francisca se negó, pero, aún así fue responsabilizada del hecho y no se le brindó una asistencia legal.

“Busqué, pedí, supliqué, les dije que era inocente. Mis hermanas fueron muy crueles conmigo”, comentó la mujer quien a sus 16 años ingresó a la vida religiosa, primero en Bolivia, de donde es oriunda, y después, en Chile. En 2002 ingresó al monasterio donde ocurrió la violación.

Para ella dejar el habito era inconcebible, así que se retiró del convento sin firmar ningún papel.

Debido a la ayuda de fundaciones que la ampararon, Francisca dio en adopción al bebé y denunció lo ocurrido ante la justicia de ese país.

Un poco de justicia

En noviembre de 2015 Ríos Valdivia fue condenado por acceso carnal violento, pero para la hermana Francisca el que el violador esté pagando cárcel no es un tema que la tenga tranquila.

“He tenido que callarlo, he tenido que disimular que todo está bien, he tenido que tragarme mis lágrimas, he tenido que estar ocultando cosas que me aterran”, explicó la religiosa quien no entiende que la única institución a la que ella consideraba su única familia la haya abandonado.

Por eso, Francisca demandó al arzobispado de Santiago de Chile y a las hermanas Clarisas Capuchinas por el trato no humano que le brindaron durante su difícil situación.

Así mismo, asegura que dos abogados del Arzobispado la visitaron en el convento para presionar su renuncia. “Me sentí tremendamente intimidada”, dijo la hermana quien dice que en el Vaticano aún no se han pronunciado por el caso.

La Corporación Humanas, organización dedicada a la defensa de los Derechos Humanos y a la justicia de género, indicó a el diario El Mostrador, que “se presentó una demanda civil de indemnización de perjuicios por el grave daño causado a la hermana Francisca, monja de claustro que sufrió violencia sexual dentro del monasterio y fue culpabilizada por la violencia que sufrió desde el primer momento y en adelante marginada de la vida religiosa y dejada en estado de abandono y desamparo”.

La organización confirmó que la superiora del convento fue llamada a declarar y simplemente no se presentó.