Uribe endosa a Santos y a Naranjo parte de las culpas por caso Santoyo

Uribe endosa a Santos y a Naranjo parte de las culpas por caso Santoyo

21 de agosto del 2012

El expresidente Álvaro Uribe Vélez considera que no toda la culpa es suya, en cuanto al ascenso en la carrera militar del general Santoyo, quien se admitió culpable en Estados Unidos de nexos con grupos de autodefensas.

“Juan Manuel Santos, como Ministro de Defensa, y el General Oscar Naranjo, como Director Nacional de la Policía, nunca me manifestaron dudas sobre el coronel Santoyo y por eso ellos plantearon el ascenso respectivo, que yo –en esas condiciones– acepté sin discusiones. De haber tenido dudas o contado con alguna información delicada, el asunto hubiera sido distinto”, expresó Uribe.

¿Que no le echen entonces toda la culpa a usted?

Creo totalmente en la responsabilidad y transparencia con la cual procedieron el General Naranjo y la cúpula del Ministerio de Defensa, encabezada por el entonces Ministro y hoy Presidente, Doctor Santos.

Además de la incomodidad expresada, ¿por qué se torció el general Santoyo?

Yo he tenido cariño por todos los integrantes de las Fuerzas Armadas de Colombia. Lo que ha sucedido me tiene triste, ofendido, siento frustración, me siento defraudado.

En mi gobierno enfrentamos a todos los grupos criminales sin sesgo. Una tercera parte del país estaba en poder de los mal llamados paramilitares, otra parte en poder de la guerrilla y el resto de país en riesgo. El nuestro fue el primer gobierno que enfrentó y desmontó los paramilitares, que enfrentó a la guerrilla y extraditó cabecillas de estos grupos. Esto del General Santoyo, duele mucho, ofende.

¿Cómo es posible que no hayan hecho vigilancia minuciosa de Santoyo, que resultó comprometido con las autodefensas?

Le puedo decir que si el comandante de la policía, el Ministerio de Defensa o mi persona, hubiéramos tenido una información negativa sobre el entonces Coronel Santoyo, no lo habríamos ascendido.

¿Dónde hubo la falla de la contrainteligencia?

La situación del país era de mucha debilidad institucional.

Lo único que tuve por Santoyo, fue confianza y gratitud. Nunca me pasó una duda por la mente.

¿Tiene usted alguna preocupación por lo que se ha dado en llamar, desde ya, el ventilador de Santoyo?

Creo ser el Presidente de la República que en esos ocho años habló más con la fuerza pública colombiana en privado y en público. Conocieron mis defectos, pero nunca les di mal ejemplo ni de acción ni de palabra.

Usted ha sugerido que Enrique Santos Calderón, periodista y hermano del Presidente de la República, está haciendo gestiones de paz o diálogos con la guerrilla en Cuba. ¿Cuál es su planteamiento sobre el tema?

A mí me parece grave que este Gobierno le haya dado mayor prelación a la política de diálogo con el terrorismo, que a la política de seguridad. Aquí se ha descuidado la protección de los ciudadanos, por estar en ese tema del diálogo con el terrorismo.

Segundo, los informes que tienen integrantes de las fuerzas armadas, es que ahí está el hermano del Presidente de la República, con una política totalmente distinta a la política con la cual se eligió al Doctor Santos. A esos diálogos, habrían involucrado al Doctor Sergio Jaramillo, que es asistente de seguridad para la Presidencia. ¿Cómo le parece? Por lo que veo, es el asistente no para la seguridad sino para el diálogo con el terrorismo y algunos ex generales de la República.

A mí me parece que están poniendo de igual a igual a las Fuerzas Armadas, al Ejército colombiano, con el terrorismo.

¿Y no es una cortina de humo que usted monta para desviar la discusión por el caso Santoyo?

Yo hablo permanentemente de estos temas en los medios de comunicación. Entonces, ¿cuál es el interés mío en poner cortinas de humo, si todos los días enfrento los temas, ¿cuándo he eludido alguna responsabilidad?

¿Cuál es su queja frente al tema de la seguridad?

Hay un debilitamiento de la seguridad. La seguridad hay que verla no como algo aislado, hay que verla como un valor democrático, como una fuente de recursos. La seguridad, finalmente es un presupuesto para que un país pueda hacer política social, porque un país sin seguridad, es un país arruinado, es un país que no produce recursos para poder hacer política social.

¿En qué falló usted con el General Santoyo?

Que le tuve mucho cariño, mucho afecto. Lo tengo por todas las fuerzas armadas, por el General Buitrago, por el Almirante Amaya, por los que hoy me protegen. Hace 24 años yo no me muevo en la patria sin escolta oficial. ¿Quién ha dispuesto esa escolta? El Gobierno. Hoy tengo mucha seguridad que me da el Estado. Eso lo ha definido los órganos competentes y siento por ellos cariño, gratitud, como la sentí por el General. Por el General Santoyo hoy siento dolor. Yo le tuve toda la confianza, todo el afecto.

¿Cuándo sale su libro?

Ese libro se terminó hace varias semanas. Se hizo con el periodista Brian Winter, en una especie de entrevista que él me hace. Cualquier ingreso de ese libro es para financiar una universidad que estamos creando, a la cual quiero dedicar las energías que el Creador me conserve. Confiamos en que salga en octubre. Los ingresos que me correspondan, van directamente a la financiación de esa universidad.