Los periodistas que le sacan la piedra a Uribe

Los periodistas que le sacan la piedra a Uribe

10 de marzo del 2016

Cuando el senador del Centro Democrático Álvaro Uribe Vélez no se siente cómodo con alguna pregunta, responde molesto. “Soy combatiente pero no temerario”, ha dicho en repetidas oportunidades.

El más reciente encontronazo del expresidente con un periodista fue este miércoles. Félix de Bedout lo cuestionó por el papel de su gobierno en la pérdida los 75.000 kilómetros de mar territorial tras el fallo de la Corte Internacional de Justicia de La Haya, que en 2012 le dio a Nicaragua un extenso territorio marítimo que históricamente le perteneció a Colombia.

Lea también: Uribe a Félix de Bedout: Usted es más visceral que importante

“Usted, en su momento, cuando tenía el poder en sus manos, no objetó a La Haya. Durante esos ocho años el proceso siguió adelante hasta estas consecuencias. No se entiende por qué en su gobierno no se tomaron las medidas que se debieron haber tomado”, le dijo De Bedout a Uribe.

Además: Así es una clase con Álvaro Uribe Vélez 

“Esperable esa pregunta suya. Usted en relación con mi gobierno no estudia los temas sino que procede con una gran pasión”, respondió el exmandatario. En la entrevista de Uribe con La W  hubo tensión.

El senador fue duro ante los cuestionamientos del periodista. “Entiendo doctor Félix que usted es abogado, no sé si de la Universidad o del ejercicio periodístico visceral. Usted es más visceral que importante. Usted no tiene el derecho de decirme eso a mí porque usted pasó muchos años aquí en Colombia acusándome y se fue a trabajar en el extranjero con Daniel Coronell a seguir maltratando a mi familia. No tiene ese derecho, no tiene la imparcialidad del periodista”.

Lea también: En 2002 Uribe anunció que se reelegiría y nadie se dio cuenta

“No me considero importante ni nada por el estilo, pero sí tengo un derecho a preguntar”, replicó el periodista. “Ahórrese su rabia conmigo. Aguántesela y evite entrevistarme”, le pidió Uribe.

En la entrevista el comunicador fue respetuoso y evitó polemizar directamente con el senador, pero en Twitter se defendió.

No fue la primera y no será la última vez que Uribe Vélez polemice con un periodista. La lista es larga. 

La más aguda de todas las peleas que libra Uribe es contra el nuevo presidente de la división de información de Univisión, Daniel Coronell.

El primer round de esa pelea fue hace siete años. Se enfrentaron en radio. En los micrófonos de La Fm.

La cadena radial llamó al entonces presidente y lo cuestionó basándose en una columna que Daniel Coronell publicó en Semana. Uribe pidió que le pusiera a Coronell al aire para rebatirlo, y así ocurrió. 

La columna daba cuenta de las denuncias de Virginia Vallejo en su libro, en el que explica que el mandatario tuvo relación con Pablo Escobar.

“Falso de toda falsedad. Para que de una vez le quede claro, como lo he dicho en tantas ocasiones de mi vida, ninguna relación tuve con Pablo Escobar. No fui amigo de Escobar ni cuando estaba de moda”, le dijo en el diálogo.

Semana recuerda la discusión: “Usted lo único que hace es escudarse en sus derechos como periodista para que en mi caso pueda herirme con mentiras. Deje ese cinismo que usted mantiene detrás de su, entrecomillas, ética periodística. En medio del dolor del desespero, si a uno le dicen que se está montando en un helicóptero de Pablo Escobar, no se monta”, aseguró el Presidente.

Así mismo, el columnista y entonces director de Noticias Uno insistió en que “estoy mostrando una información del periódico El Mundo el 15 de junio de 1983, en el que indica que en un helicóptero de Pablo Escobar, en el que él se encontraba, fue a la región donde habían asesinado a su padre y a su hermano, pero el aterrizaje no tuvo éxito”.

En 2013, cuando Natalia Springer trabajaba como periodista de La Fm, se registró un acalorado diálogo. 

Springer cuestionó a Uribe por decir que durante su gobierno se había avanzado mucho en materia diplomática.

“Los hechos lo contradicen, entre otras cosas porque la diplomacia se politizó, personas acusadas de crímenes graves llegaban a la cancillería y la cancillería se convirtió en un escanpadero para huir de la justicia”.

Fue más allá: “Durante su gobierno había una lista negra de personas que hacíamos oposición de manera activa de su gobierno”

A Uribe, el comentario de la analista política le incomodó. 

“Doctora Natalia le ruego ser objetiva. Conmigo se discute pero las armas mías son transparentes, argumentales y sobre la mesa, jamás he utilizado armas oscuras en la confrontación política”.

Ella insistió: “Durante su gobierno muchos de nosotros terminamos chuzados, entraron a nuestras casas, nos robaron nuestras cosas, nos intimidaban a través del teléfono”.

“No le acepto que le adjudique eso al gobierno. Usted me increpó una vez y nunca me dijo que había tenido ese asalto criminal a su casa, si usted me lo hubiera dicho le hubiera puesto seguridad como lo hice con Gustavo Petro y Piedad Córdoba”.

La politóloga replicó: “Gracias por responder pero me da mucha verguenza. Mi caso fue público y conocido y no recibí protección del estado a pesar de las pruebas”.

La furia de Uribe se desató: “Eso es mentira Natalia. Usted ha tenido siempre la tendencia de maltratar a mi gobierno con mentiras. Todo periodista que dijo que tenía amenazas fueron protegidos. 

Usted que es una periodista que posa todos los días de objetiva y que ha manejado una oposición contra mi gobierno, la desafío a que me diga un solo cargo mío politiquero ya que usted está diciendo que yo hizo eso”.

La periodista le pidió al expresidente “remitirse a las reglas del decoro y el respeto”.  Él respondió, “usted las aparenta pero no las tiene. Usted no es objetiva”.

La tensión subió cuando Springer le dijo al presidente que no solo los periodistas habían sido chuzados, “también los magistrados”.

“Usted miente. Distinga a los criminales del gobierno. No hay una sola prueba de que yo haya perseguido a un magistrado. Soy un luchador de frente”.

 Escuche la acalorada discusión

Uribe no solo se ha enfrentado con periodistas colombianos. Comunicadores extranjeros también han polemizado con él.

En 2012 el periodista mexicano Jorge Ramos entrevistó a Uribe con motivo de la publicación de su libro ‘No hay Causa Perdida’.

Hubo preguntas y comentarios de Ramos que molestaron a Uribe: “Qué tiene de malo buscar la paz. Por qué le cuesta aceptar que está equivocado”, “Usted ha dicho que el presidente Santos ha sido débil con la guerrilla, pero él acabo con el ‘Mono’ Jojoy y Alfonso Cano, algo que usted no pudo hacer. ¿Por qué no darle esta oportunidad al diálogo? ¿Usted quiere que fracasen las pláticas?”

Sin embargo, hubo una que desencajó al actual senador. “Usted ha sido el presidente de Colombia con más funcionarios procesados, cerca de una decena. Es difícil  de creer que estuvo tan mal acompañado y que nunca se enteró”.

“No parece que me estuvieras entrevistando sino acusando. He asumido con toda enteresa de algunos de ellos”

“Me habían invitado a hablar del tema del libro, pero lo que trae es apresurado interrogatorio de acusación. No tienes la gallardía de preguntarme por cada caso en particular, dejas temas en el aire y cada caso tiene su respuesta”.

 Vea la entrevista:

Ese mismo año, en una entrevista con Univisión, la misma cadena en la que trabaja Ramos, Uribe interrumpió abruptamente el diálogo luego de que Salvador Castellanos lo cuestionara por las chuzadas ilegales ordenas desde el extinto DAS.

Tras su respuesta, pero aún con las cámaras prendidas, el político le reprochó al periodista: “Por eso a mi no me gusta darles entrevistas a ustedes. Me meten en lo mismo, ¿para qué?. Vengo a una cosa a El Salvador y me metes en otra”.

En una entrevista con el periodista de la BBC de Londres en Roma, a Uribe se le vio muy molesto con el comunicador argentino Julián Miglierini.  Esa fue una de las primeras veces que el mandatario respondió preguntas con la famosa frase: “Otra pregunta amigo”.

Uribe fue ácido: “Por eso a mi no me gustan estas entrevistas. Ustedes hacen preguntas sin interpretar la realidad”, “esas son preguntas de chisme de cafetería”. Su ira fue más grande cuando le preguntaron si tenía o no la intención de ser presidente de Colombia por cuatro años más.

“Otra pregunta amigo. ¿Usted dónde nació? Estudie la democracia de su país y deje la democracia colombiana tranquilita”.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO