‘La reina de las Televentas’ habla de la clave de su éxito

16 de noviembre del 2017

Conozca la historia de ‘La reina de las Televentas’.

Vanessa Navarro

Foto:Kienyke.com/Luisa Ardila

Unos la llaman ‘La reina de las televentas’, otros ‘la vieja de las fajas’… Ella simplemente es Vanessa Navarro, empresaria, emprendedora, pero ante todo, una soñadora sin límites. Que ha logrado construir y mantener un imperio por más de 20 años gracias a la venta de productos de belleza y por supuesto, a sus fajas.

Nació en el seno de una familia con una madre echada pa’lante y un padre ausente. Al lado de sus tres hermanos aprendió de Stella Durán, su mamá, que hay que tener ganas y fortaleza para hacer las cosas y enfrentar la vida fuera como fuese. “Mi mamá es una empresaria y emprendedora que sacó adelante a cuatro hijos sola. Es nuestro todo”, expresa Vanessa en su oficina.

Siempre sonríe, su rostro irradia en todo momento una alegría natural con una mirada dulce que hace sentir cómodo a todo aquel que se sienta a hablar con ella. Brinda una confianza instantánea. Su presencia es imponente, pero delicada. Es una mujer de contrastes que sabe perfectamente de dónde vino, donde está y para dónde va.

Desde muy joven se enfrentó a la vida sin temor alguno. Tuvo a su primera hija a la temprana edad de 17 años, pero nunca tuvo como opción echarse al dolor de afrontar la realidad que se le presentaba ni mucho menos, permitir que su madre siguiera respondiendo por ella y por su hija. Se armó con todo el valor que pudo y se mudó a Cali a emprender una nuevos caminos.

“Me retiré del colegio y decidí tomar toda la responsabilidad. Nunca tuve como opción quedarme en la casa y dejar que mi mamá respondiera por mí. Me fui para Cali con el papá de la niña, pero la relación duró un año. Sin embargo, durante ese tiempo empecé mi negocio, en ese momento no sabía cómo iba a salir todo, pero me aventé porque no tenía nada que perder y esa sensación la llevo por dentro. Me encanta arriesgarme”.

En Guayaquil en uno de mis programas favoritos de boca en boca!!!!

A post shared by Vanessa Navarro (@vanenavarrotv) on

Como pudo terminó el colegio, y realizó algunos estudios en cosmetología, al igual que su madre, pero asegura que estar sentada en un consultorio no es lo suyo. “no me gustaba  sentarme en un consultorio a atender personas todo el día como lo hacía mi mamá.  Lo que yo quería era hacer diez cosas al mismo tiempo y encontré que lo mío era desarrollar productos y venderlos en medios de comunicación, lo hice primero en radio y luego pasé a la televisión”.

“Pretendo ser la Victoria’s Secret de las fajas”

Fue así como su personalidad inquieta y su curiosidad constante la llevaron a conocer e ingresar en el mundo de las televentas. Recuerda con añoranza y un brillo especial se le refleja en los ojos cuando evoca los primeros productos que ofreció por televisión.

“El primer producto que recuerdo haber vendido por televisión fueron los parches para adelgazar. Cuando tuve a mi segunda hija (Vanessa rondaba los 22 años) me subí demasiado de peso y empecé a usar esos parches. Adelgacé muy rápido y la gente me decía -¿Qué te hiciste? – ¿Cómo bajaste? Al notar esa inquietud se me abrió la mente de empresaria y me dije –Voy a venderlos- Entonces me paré frente a una cámara a ofrecer los parches enseñando una fotografía mía de antes y después, ahí empecé”.

Gracias al éxito de los parches para adelgazar, Vanessa Navarro decidió incursionar con la venta de otros productos. “Después empecé con los geles y luego me volví ‘la loca de las fajas’, eso es lo que realmente tengo en mi ADN. Me encantan, creo que toda mujer debe tener una faja en algún momento de su vida. Pretendo ser la Victoria’s Secret de las fajas”, sentencia con unas palabras seguras y su permanente sonrisa.

Foto:Kienyke.com/Luisa Ardila

Está presente en todos los países de América Latina. En todos le reconocen como la imagen más visible de las Televentas. ¿Cuál es la clave de su éxito? Insistir, resistir y nunca desistir. Es consiente que muchos de sus competidores se han quedado en el camino porque son empresas gaviota que entran y se van, pero ella se mantiene gracias a esa personalidad fuerte y ese carácter decidido que le ha servido de escudo contra los obstáculos.

“Esta industria no es fácil, pero no me preocupo, ni siquiera por la competencia, de hecho me gusta tenerla, para que los negocios crezcan y tomen fuerza se necesita de la competencia”.

“Todos los bajonazos que he tenido, que son muchos, han sido para coger impulso”.

No se rindió ni se dejó intimidar ni siquiera cuando se vio envuelta en un escándalo de publicidad engañosa por un producto que prometía “la eterna juventud” y del cual Amparo Grisales era imagen. Acusaciones de todos los lados cayeron encima de Vanessa indicando que la crema no era ninguna fuente de eterna juventud, lo que hizo que la situación terminara en una sanción impuesta por la Superintendencia de Industria y Comercio a Revertrex (nombre del producto).

“¿Crees que yo soy la única persona que utilizó el eslogan ‘la fuente de la eterna juventud’? Existe la publicidad objetiva y  subjetiva. La objetiva es cuando dices algo que es un hecho, si tú dices que un producto es diez veces más grande que otro es porque tienes como demostrarlo. Pero si tú dices que ‘Red Bull’ te da alas lógicamente no te van a salir del cuerpo unas alas o cuando dices ‘el secreto de la eterna juventud’, no puedes pretender que un consumidor crea que va a vivir eternamente por consumir ese producto.  A mí me dijeron que demostrara que una persona podía vivir más tiempo por consumir Revertrex”.

Aunque una situación de este calibre le dio bastante duro, no fue suficiente como para destruir su imagen. Al contrario, esto solo la hizo fortalecerse aún más. “¿Cómo podría ser feliz la vida de una persona que no puede diferenciar la tristeza de la felicidad? La única manera en que tú sabes que estás siendo feliz es porque puedes compararlo con otros momentos. Todos los bajonazos que he tenido, que son muchos, han sido para coger impulso”.

“Uno en la vida la que menos necesita es plata, uno necesita apoyo”

De este modo, Vanessa ha logrado mantener a su compañía Intermarketing Express como un imperio de vanidad en el que ella reina y hasta el momento ha sido indestronable en las televentas. “Innovamos todo el tiempo, somos una empresa súper inquieta, siempre buscamos alianzas, hacemos proyectos espectaculares con figuras públicas, eso ha sido parte del secreto de nuestro éxito”.

A lo largo de su carrera no solo se ha dedicado a vender fajas, productos adelgazantes y cremas antiarrugas. Vanessa también ha optado por ser un ejemplo en la vida sana, motivo por el cual desde hace un par de años brinda consejos sobre comida saludable y jugos desintoxicantes. La idea de hacer esto surgió cuando empezó a enfermarse, pues aunque parezca mentira, Vanessa nunca fue fan del ejercicio y su cuerpo ya estaba pasando cuenta de cobro. En ese momento entendió que debía cambiar sus hábitos alimenticios y enseñarle a otras personas cómo alimentarse bien.

Se declara como una apasionada de la belleza, cosa que heredó de su madre. Pero más allá de la estética, lo que de verdad la hace vibrar son las ventas, el mercadeo, los números, las finanzas, las proyecciones y soñar. Todos los días se reinventa, pero es completamente consciente del camino que está tomando el mundo: el digital.

“Somos conscientes que el mundo es digital, y queremos digitalizar las Televentas. Me gusta lo que estoy haciendo porque es un reto.  Hay que adaptarse, el que no se adapta desaparece”.

La cita va llegando a su fin, no sin antes una amable despedida y un consejo de ‘la reina de las televentas’ a la orden de todos los emprendedores:  “La premisa en mi vida es no quedarme con las ganas. Busquen como ejecutar las cosas porque siempre pueden lograrlo. El problema es que la mayoría de la gente no lo intenta, porque si están en una zona de confort se quedan ahí. Es muy difícil que la gente deje su puesto para correr un riesgo. Sin embargo, hay que aprovechar la juventud porque no hay nada que perder y es una etapa de la vida que no regresa.  Y recuerden que uno en la vida la que menos necesita es plata, uno necesita apoyo”.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO