Vargas Lleras: “lo que viene para Bogotá es devastador…”

Vargas Lleras: “lo que viene para Bogotá es devastador…”

18 de diciembre del 2012

Para nadie es un secreto que el ministro Germán Vargas Lleras y el alcalde de Bogotá, Gustavo Petro, tienen criterios distintos y distantes sobre diversos asuntos, desde la expansión urbanística de la ciudad hasta la recolección de basuras.

Para entender las razones del Ministro, hablamos casi una hora. Y aquí están sus frases principales:

-La Alcaldía no dispuso de terrenos ni habilitó tierra para construir las 8.000 viviendas, que el gobierno nacional tenía preparadas. Finalmente vamos a construir 4.900. Es el resultado concreto de más de 7 meses de interlocución.

-Esta es mi ciudad, la conozco bien, sé de sus necesidades. Resulta angustioso advertir cómo en estos diez años no ha habido ningún programa de interés prioritario en Bogotá y cómo la demanda crece.

-En Bogotá hay zonas de muy alto riesgo, de familias que deben reubicarse con prontitud. Pero yo no puedo suplantar a las autoridades distritales en la habilitación de los lotes, de la tierra, de las licencias, para adelantar el programa.

-La capital necesita reglamentar su plan parcial del Norte, el plan parcial de Usme, tomar definiciones claves en materia de uso del suelo, con prontitud, porque los indicadores de construcción son muy alarmantes. Mire, más allá las 100 mil viviendas, se nos han caído el licenciamiento, el lanzamiento de proyectos, las ventas en Bogotá en un 50 %. En el último trimestre se perdieron 42 mil empleos directos en el sector de la construcción. Y esto se reflejará con mucho mayor rigor el año entrante. Los proyectos que no se licencian en un año son los que se ejecutan al año siguiente. Me temo mucho que los indicadores en Bogotá, se van a continuar deteriorando. Si no hubiera sido por el programa de las 100 mil viviendas el crecimiento del sector hubiera sido cero. La situación de la construcción en Bogotá, no porque lo diga yo, lo dice Camacol, lo ha dicho todo el mundo, es dramática.

-Bogotá representa con los municipios contiguos el 47 % de toda la construcción del país. De manera que el impacto que están teniendo las políticas en el sector es devastador. Tenemos 50 proyectos licenciados en el Norte que no pueden iniciar por la falta de disponibilidad de servicios. Tenemos otros proyectos terminados donde los constructores no han podido subrogar los créditos por la falta de disponibilidad de agua. Yo estoy muy alarmado con lo que está ocurriendo en Bogotá con la construcción.

-Participo de la idea de reconstruir el centro de Bogotá, lo que ellos llaman el ‘Centro ampliado’, pero no podemos pensar que en un cortísimo plazo toda la actividad constructora tiene que canalizarse hacia el centro y lo que está ocurriendo es la parálisis absoluta.

-Es interesante, qué bueno que se haga, pero no puede ser la única alternativa porque, primero, los procesos de expropiación toman años. Segundo, que ir a comprar una manzana en el centro es lento. No es nada fácil compensar la tierra para avanzar en proyectos de construcción si su única alternativa es ir a Los Mártires o a Puente Aranda o al barrio Santafé a adquirir la tierra.

Con el Alcalde hemos logrado acuerdos de una forma práctica. Pero cuando esos acuerdos deben ser discutidos a nivel de los mandos medios se enredan. En la administración de Bogotá hay personas muy radicales, con una visión muy distinta de la realidad de la ciudad, que dificultan las cosas. A mí me resulta, le soy franco, mucho más fácil entenderme con el Alcalde de Bogotá que con cualquiera de sus funcionarios.

-Tenemos otra diferencia notoria con la Alcaldía Mayor de Bogotá sobre la disposición de agua para los municipios vecinos en la Sabana, donde ha surgido una controversia sobre la venta de agua en bloque. Yo tengo proyectos y macro proyectos que permitirían construir más de 100 mil viviendas hoy parados por la no disponibilidad de agua.

Sobre el tema de las basuras: Tienen razón quienes dicen que yo he tenido proximidad, familiaridad y amistad con varias de las compañías que prestan el servicio. Es cierto. Precisamente por eso y atendiendo la Ley, desde septiembre presenté un impedimento al Consejo de ministros que me fue aceptado.

-Jamás he hablado con Gina Parody sobre este tema, ni tampoco con el Superintendente. He sido celosísimo, aún con el ministro encargado del ramo, doctor Juan Gabriel Uribe, con quien no trato el asunto.

-La Administración Distrital me asigna la responsabilidad de sus dificultades en el Concejo. Se lo escuché en una oportunidad al Alcalde. Hay que comprender que los concejales de Cambio Radical fueron elegidos y decidieron ser oposición en Bogotá. Yo estoy deslindado de la actividad proselitista.

-Veo también que las relaciones con Cundinamarca no fluyen. Cada semana presenciamos un nuevo enfrentamiento entre el Gobernador y el Alcalde. Que cómo es el relleno y la disposición final de basuras, que cómo va a ser el tema de agua, que cómo hacer la estructuración del concepto de ciudad región. Y los únicos perjudicados serán los bogotanos y especialmente los sectores más deprimidos.

– Que la empresa acueducto preste el servicio, magnífico, no tenemos ningún reparo. Que la Empresa de Acueducto le vende agua en bloque a las empresas públicas de los municipios, ningún reparo. Lo que no puede ser es que no se haga ni lo uno ni lo otro.

En síntesis, creo que la actividad constructora en Bogotá está entrando en una etapa preocupante de parálisis. Todas las principales empresas constructoras de Bogotá se han volcado a las regiones a desarrollar su actividad. La caída de la construcción representa la pérdida de miles y miles de empleos.