Vecinos de La Cabrera, en Bogotá, atribuyen sus agresiones a supuesta brujería

Vecinos de La Cabrera, en Bogotá, atribuyen sus agresiones a supuesta brujería

3 de noviembre del 2016

En octubre pasado los residentes del edificio Torre Ladera del barrio La Cabrera, en Bogotá, hicieron públicas las agresiones constantes por parte de los vecinos del apartamento 601. Cansados de la situación, varios denunciaron los hechos ante las autoridades, sin recibir respuestas alentadoras.

¿Qué sucedió con los presuntos maltratadores? ¿Por qué lo hacían? Son algunas de las preguntas que se podrían responder con los detalles que se conocieron recientemente sobre este caso.

Lea también: ¡Cuidado! El atún no es el único alimento con mercurio

Poco conocen bien a los vecinos que vivían desde hace varios años en ese apartamento del sexto piso. Sabían que eran María Cristina Restrepo y Lucas Andrés Caicedo, madre e hijo. Lo cierto es que desde hace unos dos años ambos empezaron a relucir en el edificio ubicado en la calle 85 con carrera novena, en la localidad de Usaquén, por su extraño y agresivo comportamiento.

lucas andres caicedo la cabrera

En cámaras de seguridad quedaron registrados varios episodios. Cuando Lucas emprende contra un trabajador de la empresa Codensa llegando a su vivienda, cuando María Cristina agrede a unas vecinas con gas pimienta a la salida de la unidad residencial e incluso, cuando madre e hijo se golpean en un ascensor por razones desconocidas.

Además: Reconocidas actrices denuncian que un empresario no les quiere pagar

Vecinos agresivos en La Cabrera, en Bogotá

El común denominador de estos hechos también son los peculiares argumentos que la madre entrega. Habla de supuestas provocaciones y brujería.

Por medio de varias cartas dirigidas a la administración del exclusivo edificio de La Cabrera, en Bogotá, María Cristina Restrepo se queja porque una vecina ha entrado a su casa, porque hay encuentros de ocultismo en el lugar y además, por molestias y dolores causadas, según dice, por culpa de esas prácticas.

Captura carta la cabrera

“Le ruego el favor de desconectar los cables que llegan a mi apartamento, para molestar nuestras cabezas y quemarnos el estómago, pies y caras (…) Salí del apartamento y cuando entré a él noté que habían cambiado la forma en que yo había tendido la cama. O sea la enana entró nuevamente a mi apartamento”, dicen algunas de las misivas.

Le puede interesar: ¿Por qué no hay que temer a las razas de perros potencialmente peligrosas?

Luego de conocer las denuncias de los residentes, la mujer decidió pronunciarse y arreciar sus argumentos. En diálogo con El Tiempo, aseguró que el edificio “se mueve a punta de brujería”.

Así justificó los maltratos de su hijo Lucas, de los que ella también ha sido víctima:

“Mi hijo llegó a las 3 de la mañana, con tragos, entró normal, pero comenzaron las brujas, me dolía el estómago (…) Luego mi hijo entró con la mandíbula luxada. Luego nos subimos al ascensor y ahí me golpeó (…) Se vuelve violento, dice que empieza a romper una cosa y no puede parar, pero para mí lo de él no es enfermedad, son brujos que se meten en el cerebro de la gente”, sostuvo.

¿Dónde están?

Debido a esta serie de sucesos, los residentes han tomado medidas drásticas.

Se estima que al menos seis familias han abandonado el sitio por temor a otros ataques más graves. No quieren que se repita el intolerante caso de David Manotas, quien una noche de 2013 apuñaló a su vecino Francisco Cifuentes porque minutos antes este le había pedido que le bajara el volumen a la música.

Pese a los videos que dan cuenta de las agresiones y que han interpuesto unas siete denuncias penales contra el hombre, hasta ahora no hay consecuencias.

Luego de que fueran difundidas las grabaciones, un familiar habría recogido a Lucas y María Cristina. Nadie sabe dónde están y si la justicia decidirá castigarlos. No obstante, el llamado de los vecinos del Torre Ladera continúa siendo claro: que hayan decisiones firmes para evitar ataques en otros sectores o incluso, una nueva tragedia similar a la que causó Manotas.