La historia de las Vedettes en América Latina

Foto: @lorenaherreraoficial/ Wikipedia

La historia de las Vedettes en América Latina

12 de agosto del 2017

De gran variedad es la historia del entretenimiento y de la cultura popular en América Latina. Pero tal vez, hay una que no ha sido contada cronológicamente, de la que no se sabe mucho sobre su procedencia: se trata de las Vedettes, una especie de subcultura, del fetiche al cuerpo y exuberancia de la mujer y su habilidad de ser el centro de atención en una espectáculo abierto al público.

El término se refiere a una artista femenina maestra en su obra, la principal de un espectáculo de estilo cabaret, burlesque, vodevil, revista musical, variedades o comparsas. Estas chicas han dejado una marca importante en la escena teatral y musical latinoamericana.

Inspirado en el pasado teatral popular de variedades francesas y por la popularización de estas estrellas en el cine estadounidense, el estilo y posición de las vedettes, empezó a realizarse en América Latina.

En México, la vedette surge a partir del auge del teatro de revista, una obra teatral que se caracteriza por la unión del baile, la música y, en ocasiones, sketches humorísticos o satíricos.

Este tipo de artista, también denominada como rumbera o cabaretera, llegó a estar en boga gracias a la época de oro del cine mexicano. Sus máximas exponentes son Maria Antonieta Pons, Ninón Sevilla, Amalia Aguilar y Rosa Carmina. Y, en una forma más cinematográfica y exitosa, se cuenta con la mítica María Félix.

Foto: wikimedia

Foto: wikimedia

Estas artistas, cabeceras de espectáculos divertidos y sensuales se consolidaron en la década de 1970, debido a la representación de show girls como la brasilera Gina Montes, la argentina Zulma Faiad, o de ancestros asiáticos, la exótica Lin May.

En años posteriores, actrices y cantantes se dedicaron a hacer presentaciones al estilo cabaret, como Sasha Montenegro, Maribel Guardia, Laura León, Verónica Castro y Lorena Herrera.

Foto: wikipedia

Foto: wikipedia

Foto: @lorenaherreraoficial/ Wikipedia

Foto: @lorenaherreraoficial/ Wikipedia

En Argentina, a partir de los años veinte, también se presenció un auge en este género, pero hasta 1960 se popularizaron las vedettes. Se tienen presente a Nélida Lobato, Susana Brunetti y la llamada vedette de América, la puertorriqueña, Iris Chacón.

Para los años setenta y ochenta llegaron los nombres de Susana Giménez, Bettina Vardé y la polémica y divertida Moria Casán, quienes se mantuvieron vigentes en años posteriores.

En Colombia no se dio un auge como tal de este tipo de artistas, pero algunos denominan como la primera vedette colombiana a Doris David, de una manera menos popular.

Sin embargo, Amparo Grisales y Margarita Rosa de Francisco, con carreras multifacéticas, pueden ocupar el lugar de las únicas vedettes colombianas.

Foto: Vimeo

Foto: Vimeo

Actualmente, de manera relevante, México tiene una escena concurrida de vedettes, debido a las diversas celebridades del mundo de la televisión. Se cuenta con Niurka Marcos, conocida por su extrovertida y despreocupada personalidad, así como la simpática Lis Vega, ambas de origen cubano, y Ninel Conde, quien se hace llamar el bombón asesino.

La reconocida obra de teatro, Aventurera, organizada por Carmen Salinas, ha sido una plataforma que soporta a las artistas nocturnas mexicanas.

Foto: @realniurka

Foto: @realniurka