Las arterias de Colombia

Las arterias de Colombia

16 de mayo del 2018

KienyKe.com fue invitado a sobrevolar las principales obras en el centro del país. Cuando el helicóptero asciende se empiezan a divisar extensos caminos que se abren paso entre las montañas, sobrepasan los ríos y se elevan sobre los abismos constantes en las fallas geológicas de la geografía nacional, esos caminos son las llamadas Vías 4G.

La primera en aparecer desde el cielo de la capital colombiana es la vía Bogotá – Villeta, una carretera de la primera generación, es decir 1G, cuya construcción empezó en 1995. Actualmente el proyecto tiene un avance del 100% y se encuentra en la fase de mantenimiento y construcción. Costó un total de 355 mil millones.

Como esta vía, que comunica a Bogotá con una de las poblaciones cercanas en menos de dos horas, hay otros 30 proyectos de infraestructura que se han adelantado durante el último Gobierno, con una inversión cercana a los 45 billones de pesos para construcción de vías 4G que abarcarán 5.000 kilómetros. Eso se traduce en la licitación más costosa, ambiciosa y con mayor cobertura en kilómetros de carretera en la historia del país.

¿Qué son las vías 4G?

Curiosamente este nombre surgió a la par del 4G que es utilizado para la tecnología de las telecomunicaciones. Aunque ambos se refieren a cosas distintas, tienen similitudes en su definición.

4G habla de la cuarta generación de un proyecto. En carreteras se refiere a la última generación de concesiones para construcción de infraestructura vial, mientras que en comunicaciones a una nueva tecnología de telefonía móvil. Las semejanzas entre ambos es que 4G propone mayor velocidad y mejor comunicación.

El tiempo de viaje entre Bogotá y Cartagena se redujo de 23 horas a 19:40 horas con la Ruta del Sol y la interconexión Honda–Puerto Salgar. Asimismo, un viaje entre Bogotá y Medellín se reducirá de 8 horas a 5:30 horas; Medellín Buenaventura pasará de 16 a 10 horas, Medellín – Cartagena pasará de tardar 20:12 horas a 14 horas.

Foto: Cortesía ANI – Vía Girardot – Honda – Puerto Salgar.

Leonidas Narváez, vicepresidente de contratación de la Agencia Nacional de Infraestructura, ANI, explicó a KienyKe.com que la cuarta generación “es el proyecto de contratación por sistemas de asociación público-privado más avanzado que tiene Colombia en este momento”.

En las anteriores generaciones era el Estado el que asumía el riesgo, es decir, si la retribución esperada no se cumplía, el Estado le pagaba lo faltante al concesionario, mientras que en esta cuarta generación, según explica Narváez, se divide el riesgo con el privado y este es el que debe buscar la financiación la cual está a cargo de firmas particulares.

En términos de contratación también se evidencia una revolución, aparecen nuevas firmas interesadas en la financiación de los proyectos, fondos internacionales y una gran participación de las compañías nacionales. Asimismo, se crearon contratos que tienen un plazo de cumplimento de entre 4 a 5 años, para una retribución de la inversión de entre 20 y 30 años.

Condiciones que parecen poco atractivas económicamente pero que han funcionado al menos para la mitad de los proyectos. De los 30 planes de infraestructura que se propuso el Gobierno, 14 tienen, a la fecha, cierre financiero definitivo, es decir mostraron la capacidad para costear la construcción. Otros 26 proyectos han mostrado capacidad de financiación, paso requerido para el cierre financiero.

Foto: Cortesía ANI – Vía Girardot – Honda – Puerto Salgar.

Pero la financiación no es el único reto que ha enfrentado la construcción de las Vías 4G, también algunos históricos y políticos que han invisibilizado el avance de la construcción de infraestructura en el país. Como son el caso de corrupción de Odebrecht, compañía brasilera que tenía a su cargo la concesión de la vía Ruta del Sol y Ocaña Gamarra; y el desplome, por errores de diseño, del puente Chirajara en la vía Bogotá – Villavicencio y causó la muerte de 9 trabajadores.

Entre los desafíos históricos, se cuentan los hallazgos arqueológicos, en el territorio intervenido, que han interrumpido el avance normal de las obras. Por ejemplo, en el puente entre Flandes y Girardot, es decir la conexión entre los departamentos de Cundinamarca y Tolima sobre el río Magdalena, se encontraron cerámicas y otros utensilios precolombinos que requerían de un rescate cuidadoso por parte de entidades arqueológicas.

Por este imprevisto tropiezo con la historia de un territorio ancestral, el concesionario de la vía Bogotá – Honda – Puerto Salgar, Alto Magdalena SAS., tuvo que solicitar una ampliación del plazo en la entrega a la ANI, porque la ubicación del hallazgo le impidió levantar la pila 1 del puente. Un obstáculo superado en un puente que actualmente tiene un 96% de avance y será entregado en mayo del presente año.

Odebrecht, sin embargo, fue un obstáculo más difícil de superar. Los sobornos por más de 11 millones de dólares entregados a funcionarios del Gobierno para la concesión significaron, no solo un retraso en las obras, sino una afectación global en la confianza de los inversionistas para las obras 4G del Gobierno.

“El caso de corrupción de la Ruta del Sol y Odebrecht afectó los cierres financieros, veíamos cómo en la gráfica se ve que los cierres financieros de las concesiones 4G en 2016 tuvieron una condición estática, la banca estaba analizando lo que pasó. Pero podemos ver que a partir de julio o septiembre, octubre de 2017, empezamos a tener nuevos cierres”, explica Narváez.

Foto: Cortesía ANI – Viaducto Gualanday.

En cifras, desde octubre de 2016, hasta septiembre de 2017 no se aumentaron los cierres financieros por el impacto de la corrupción. Eso cambió a partir del final del año pasado, a la fecha se han invertido más de 11 billones de pesos en concesiones 4G.

“Creo que estamos pasando la página, hemos demostrado que este proceso ha estado blindado con toda la transparencia, tenemos participación de inversionistas extranjeros importantes que han creído en el programa y están invirtiendo para lograr la finalización en los términos establecidos en los contratos”, afirmó el vicepresidente de la ANI.

Lea también: Historias de taxi: un hombre de supersticiones

Lo mismo sucedió con la caída del puente Chirajara el pasado 15 de enero y que cobró la vida de 9 obreros. Esta catástrofe que según Coviandes, concesionaria del proyecto, fue producto de un error en el diseño de la estructura, y retrasará en 20 meses la ejecución del proyecto, el cual estaba previsto para ser entregado el próximo año.

Además de los cinco meses que completa esta obra en investigaciones para determinar la culpabilidad, la nueva contratación estipuló que será el concesionario, filial del Grupo Aval, el que asuma el 100% de los gastos correspondientes a la demolición y reconstrucción del puente, además de la indemnización a las víctimas.

Foto: Cortesía ANI.

“Yo pienso que es un retraso puntual, los que recorren la vía pueden ver que se han hecho avances en estos ocho años importantísimos, tramos en dobles calzadas, túneles y viaductos operando y aunque no deja de ser un impacto negativo que retrasa, no se puede pensar que todo el proyecto se va a retrasar por ese hecho puntual en el puente, se atrasa la solución puntual de un tramo”, afirmó Narvaéz, quien aseguró que la tragedia los llevó a adoptar mejores medidas de interventoría y contratación para evitar futuros accidentes como el de Chirajara.

El reto del Nuevo Gobierno

La principal tarea que deberá asumir el presidente entrante será continuar con los proyectos que el actual dejará para terminar. El balance de estos ocho años en ejecución es de un 40% de avance sobre las obras, sin embargo la mayoría alcanzará un cierre financiero el presente calendario lo que asegura el presupuesto para la construcción.

“Hoy tenemos 14 concesiones con contratos de créditos suscritos, firmados y aseguradas las inversiones. Esperamos terminar en agosto con dos cierres más y a final de año llegar a 21 cierres completos en las 30 concesiones”, afirmó el vicepresidente de contratación de la ANI.

Foto: Cortesía ANI – Vía Girardot – Honda – Puerto Salgar.

Otro de los retos es innovar en términos de asociación público-privada. Esto porque la banca colombiana no muestra fluidez para sustentar el resto de proyectos que hacen falta, porque se encuentra saturada de estas inmensas contrataciones y no sería prudente reducir el fondo de deuda a una misma actividad financiera.

Por eso sería necesario continuar llamando la atención de los inversionistas extranjeros con nuevas formas de contratación que permitan la inyección de capital desde otras economías.

Narváez considera que el reto se fundamenta con el impulso a las vías terciarias, esas carreteras que conectan las veredas y municipios alejados con las grandes carreteras del país. Además, la inversión en nuevos proyectos que solicitan las comunidades, la inversión en puertos y aeropuertos y la reconstrucción del sistema férreo que complementa el sistema de transporte nacional. “Esto es parte de lo que el país está viendo y que yo no creo que ninguno de los candidatos vaya a mirar hacia atrás”.

Así van los proyectos

La vía con mayor avance es la de Cartagena – Barranquilla con un 77% de construcción. Esta obra que está a cargo de Concesión Costera Cartagena Barranquilla SAS. y costará 1 billón 720 millones de pesos, será finalizada en octubre del presente año. En junio se entregará el viaducto de Ciénaga de la Virgen de 5.3 kilómetros de extensión.

Ilustración KienyKe.com

La vía Girardot – Honda – Puerto Salgar, que acorta la distancia sur y central con la Ruta del Sol, tiene hasta el momento el 70% de adelanto. Esta obra de 1,4 billones de pesos, para la construcción de 193,8 kilómetros, inició en marzo de 2015. Actualmente se ha entregado el tramo de Cambao – Puerto Bogotá, que comprende 47.9 kilómetros. Con acta de terminación parcial de este proyecto se encuentran los tramos de la Variante Flandes, de 13 kilómetros y Girardot Guataquí, de 36 kilómetros. Hacen falta dos tramos propuestos, el mejoramiento de Guataquí Cambao, de 49 kilómetros; y la rehabilitación de Honda – Puerto Salgar. El puente de Flandes, que reemplazará al conocido como Luis Ignacio Andrade y que cumple 64 años de uso, será entregado en mayo del presente año.

Ilustración KienyKe.com

Ruta del Sol 1, a pesar de los problemas, tiene un 71% total de ejecución tras dos años de inicio. El tramo que conecta la población de El Korán con Guaduas tiene un avance del 95%, asimismo la doble calzada de Guaduas el 97% de ejecución.

Ilustración KienyKe.com

Otra construcción que conectará el centro del país será la vía La Pintada en Antioquia, que conectará con La Virginia en Risaralda, esta conexión hace parte de la vía llamada Pacífico 3 y que cuenta en acta de 2018 con un 36% de avance, con fecha de terminación en 2020. Cuenta con la mayor parte de la garantía predial de disponibilidad para avance de las obras. Aunque su construcción inició en el 2015 aún no se han hecho entregas de tramos terminados.

Ilustración KienyKe.com

La vía que conectará Pacífico 3 con Pacífico 1, esta última con un avance de apenas el 4% por problemas de contratación, es la vía Pacífico 2 que conduce de Primavera, Antioquia, a La Pintada y de ahí a Bolombolo para conectar con Pacífico 1. Esta vía tiene un 33% de ejecución, tiene acta de terminación ante la ANI de la finalización del tramo de 54 kilómetros de rehabilitación entre La Pintada y Primavera, Antioquia.

Ilustración KienyKe.com