La indignación de las virgenes consagradas de EE.UU.

17 de julio del 2018

Desde hace unos días la virginidad se convirtió en la manzana de la discordia en la iglesia católica. 235 mujeres mostraron repudio a una nueva directriz del Papa Francisco. El Sumo Pontífice aseguró que “el llamado a dar testimonio del amor virginal por Cristo no se reduce al símbolo de la integridad física” ¿De qué […]

La indignación de las virgenes consagradas de EE.UU.

Desde hace unos días la virginidad se convirtió en la manzana de la discordia en la iglesia católica. 235 mujeres mostraron repudio a una nueva directriz del Papa Francisco. El Sumo Pontífice aseguró que “el llamado a dar testimonio del amor virginal por Cristo no se reduce al símbolo de la integridad física” ¿De qué se trata?

Es tal la importancia que se le da a este tema que, aunque el mundo lo ignora, existe una consagración de mujeres vírgenes alrededor del mundo. En ocasiones, se reúnen en Roma. Hasta allí viajan de todos los continentes con edades desde los 20 hasta los 80 años. Su objetivo es llevar una vida consagrada, poniendo en práctica tres conceptos evangélicos: castidad, pobreza y obediencia.

Estas mujeres sintieron la vocación de dedicar su vida por completo a Cristo, renunciaron a la posibilidad de un matrimonio terrenal y a vivir una vida en completa virginidad. Lo interesante es que antes de que las mujeres pudieran pronunciar sus votos como monjas, la iglesia ya había dispuesto un rito para consagrar a las mujeres en una vida virginal.

No llevan hábito religioso, a diferencia de las monjas y suplen sus necesidades trabajando.

La polémica sobre las Consagradas

Sin embargo, el Vaticano abrió la puerta a una polémica que hizo que la Asociación de vírgenes consagradas de los Estados Unidos rechazara las nuevas instrucciones del Vaticano. A través de un documento, la Santa Sede sugirió que la virginidad literal no es pre requisito para su consagración.

“El llamado a dar testimonio del amor virginal por Cristo no se reduce al símbolo de la integridad física. Así que haber mantenido su cuerpo en perfecta continencia o haber practicado la virtud de la castidad de manera ejemplar, no son requisitos esenciales para la admisión a la consagración”, señala el documento ‘Ecclesiae Sponsae Imago’.

Ante el giro a la norma, la asociación estadounidense consideró que hay “algunas violaciones atroces de la castidad que, aunque no violan la virginidad, descalifican a las mujeres de recibir la consagración”. A través de un comunicado la asociación de 235 mujeres señaló: “El documento fue profundamente decepcionante en su negación de la virginidad integral como fundamento esencial y natural de la vocación. Es impactante escuchar a la Madre Iglesia que la virginidad física ya no se puede considerar un requisito previo esencial para la consagración a una vida de virginidad”.

¿Cómo se llega a ser una virgen consagrada?

Este proceso se lleva a cabo a través de un rito especial llamado “Rito Solemne de Consagración de Vírgenes para Mujeres que Viven en el Mundo”. Este fue revitalizado y actualizado en 1970 por el Papa Pablo VI.

Según el portal Catholic, este tipo de vida se funda en los inicios del crisitianismo, “cuando la virginidad de la mujer era un valor de libertad en una sociedad que solo concebía para ella la vía del matrimonio”.

Aunque no es un matrimonio, sí se utilizan varios símbolos de la ceremonia.

Una iglesia incluyente

La decisión que tomó la Iglesia se basó en las declaraciones de obispos que señalaron que hubo una creciente demanda de mujeres que buscaban tener la vocación, además habían peticiones de mujeres que quedaron viudas.

Por otro lado, también se abre la puerta a la discusión en la iglesia sobre si está bien que una mujer no llegue virgen al altar. Por ahora, no se ha pronunciado.

Se espera que en 2020, el año en que se cumple el 50º aniversario de la renovación del Ritual de Consagración, se reúnan en el Ordo Virginum todas las vírgenes en Roma.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO