Los criminales que están nominados al Grammy

Los criminales que están nominados al Grammy

14 de febrero del 2016

Zomba Prison Project, así se llama el grupo musical integrado por presidiarios condenados por diferentes crímenes que están nominados a los premios Grammy que se entregarán este lunes en el Staples Center de Los Ángeles.

Lea también: De narco a pordiosero

El grupo, que está liderado por Elias Chimenya, condenado por asesinato; y el bajista, Stefano Nyerenda, que cumple diez años por robo, nació en el 2013 como una iniciativa que forma parte de la estrategia del proceso de regeneración de los reclusos de la prisión de máxima seguridad de Malaui, un país de unos 14 millones de habitantes ubicado en el sureste de África.

Kennedy NkhomaMinisterio del Interior del país, es el creador de este proyecto. “Cuando iniciamos la banda, el objetivo era ayudar en la reforma de los internos. Enseñamos muchas materias en las prisiones pero no a todos les gusta la escuela tradicional, así que optamos por ofertar clases de música y muchos se apuntaron para aprender a tocar la batería o la guitarra”, explicó el funcionario en diálogo con la Agencia Efe.

Además: Del Grupo Niche a las ollas del Bronx 

Esa fue la clave. Los reclusos vieron en la música un espacio más llamativo para reformarse. En el proyecto se llegaron a inscribir hasta 60 reclusos.

En un principio la tarima de Zomba Prison Project fue la misma cárcel de máxima seguridad. Pero la calidad musical del grupo daba para más.

También: Conozca cuánto vale el plato típico del Bronx en Bogotá

*El documental fue realizado por a esposa de Ian Brennan, la cineasta, Marilena Delli.

Aparte de los funcionarios de la cárcel y los familiares de los reclusos, la música de Zomba Prison Project llegó a los oídos de del productor estadounidense (creador de Glee) Ian Brennan.

Hipnotizado por el sonido del grupo, Breman decidió seleccionar 16 reos para grabar “I have no everything here”, un álbum que vio la luz en 2015.

Crudas, así eran las letras de ese disco. Y cómo no. Eran las vivencias de presos de una cárcel que aunque fue construida para albergar a 350 personas, recibía a cerca de dos mil. “Please, don’t kill my child” (por favor, no maten a mi hijo) o “I kill no more” (Ya no mato), son algunas de las canciones más escuchadas.

“Nos fuimos de Zomba sin saber siquiera si la música vería la luz, porque tardamos más de un año en encontrar una compañía discográfica que la publicara, pero solo un acto de creación semejante ya había merecido la pena”, cuenta a Efe el productor estadounidense.

Así suena Zomba Prison Project 

Las enfermedades, la malnutrición, el contagio de enfermedades y el remordimiento por los crímenes son los temas más recurrentes de unas letras cantadas en chichewa, la lengua oficial de Malaui.

El objetivo número uno de este grupo no es ganar un Grammy. Según el ministro Kennedy Nkhoma, ese objetivo ya se cumplió.

“Algunos tienen incluso varias condenas, pero también mucho remordimiento por sus actos pasados. Están reformados, ya no representan una amenaza para la sociedad”, dice.

Sin embargo, ninguno de los integrantes de Zomba Prison Project estarán en Los Angeles. Sus deudas con la justicia se los impide.