En la zona cero de la masacre

19 de julio del 2016

Cartas, flores y banderas francesas forman un tapete en la calle del atentado.

Niza, atentado en fiestas de niza, kienyke en niza, Francia terroristas, victimas de ataque en niza, Bones se salva en francia, atentado terrorista de Niza, camion atropella gente en Francia, homenaje victima terroristas en Francia, masacre en francia y Niza, Mohamed Lahouaiej Bouhlel, ataque Día de la Bastilla, Bernard Cazeneuve,

En este lugar, hace exactamente una semana, 85 personas fueron asesinadas. Hace apenas unas horas, las autoridades reabrieron el ‘Paseo de los Ingleses’, la avenida que bordea la costa de la Bahía de los Ángeles (Mar Mediterráneo), en la ciudad de Niza, Francia. Caminar por allí es sobrecogedor. KienyKe.com recorrió el lugar.

Es difícil imaginar la escena: 30. 000 personas festejan el Día de la Bastilla, la fiesta nacional de Francia, de repente, un gigantesco camión embiste a los presentes.

El furgón, conducido por Mohamed Lahouaiej Bouhlel, un tunecino de 31 años que vivía en Niza y que según la prensa local tenía nacionalidad francesa, avanza despacio, cuando se acerca a la multitud, acelera su marcha y derriba todo lo que se encuentra. La música que sonaba en el momento, se confundió con los gritos de horror y con los disparos de la policía. Bouhlel fue abatido.

Lea también: Así los franceses explican a sus niños el ataque de Isis

El caos que se vivió en el momento, contrasta con la tensa calma que se vive cinco días después. En las fachadas de las entidades del Estado, negocios comerciales y hoteles, se entiende el luto por el que pasa Francia, por el que pasa Europa. Hay banderas negras y banderas francesas enrolladas en su propia asta, ni siquiera ondean; son horas duras.

El lugar de la masacre está tapizado con flores, cartas banderas de Francia y cera seca de las velas que se han encendido por las víctimas. También se ven muchos peluches, dibujos amorfos y juguetes. Diez niños murieron esa noche.

Además: ¿Charlie Hebdo se burló de la muerte del niño sirio Aylan Kurdi?

Los mensajes que se leen en las cartas los escriben los familiares de las víctimas, pero también los han escrito turistas que conmovidos por lo sucedido, dejan a los franceses un mensaje de aliento, de fuerza, de ánimo.

En Niza, ciudad emblema del turismo de lujo en Francia, los turistas intentan continuar su paseo con algo de normalidad.

Al lado de la la calle de la masacre, hay una playa. Se llama Costa Azul, una de las más famosas del Mediterraneo. Se ven bañistas, quizá menos de los que se ven normalmente. Descansan al lado de un campo santo.

La zona de la tragedia se convirtió en una suerte de lugar de peregrinación. Los presentes miran al piso, con respeto, tratan de leer lo que dicen los mensajes, pero también reflexionan, piensan, cuestionan.

Allí mismo, 24 horas después de los hechos, el primer ministro, Manuel Valls fue abucheado. Algunos le gritaron “asesino”. Ocho de cada diez personas desconfían de la política antiterrorista de François Hollande, por eso los gritos.

“Los silbidos y los insultos son indignos en una ceremonia de recogimiento y de homenaje”, dijo Valls e invitó  a “la unidad nacional, a no crear división y odio”.

El mismo llamado  los hizo el ministro del Interior, Bernard Cazeneuve, tras el consejo de seguridad: “No se puede garantizar el riesgo cero», sentenció. «Solo se puede resistir en un país tan duramente golpeado si se le dice la verdad a los franceses y si se les prepara para afrontar los desafíos unidos”.

noticia-NIza-kienyke-C1

 Un juzgado en Niza

noticia-NIza-kienyke-C2

Detener la violencia, detener el odio, detener la violencia. Separar los hombres de las armas. La tierra y el hombre merecen cosas mejores que la destrucción. Enseñemos a nuestros niños, el amor la paz y el respeto de la vida

noticia-NIza-kienyke-C3

noticia-NIza-kienyke-C4

noticia-NIza-kienyke-C6

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO