¿Formación de públicos?

28 de marzo del 2011

Acá nos quejamos de todo (sobre todo yo). Que no traen buenos conciertos, que no hay escenarios, que no viene buen teatro, que que cine tan pobre, que los libros están muy caros, que esto es un pueblo y no hay nada para hacer. Esta bien, no somos Nueva York ni París, pero Bogotá si ofrece que hacer. También es cierto que hay eventos inasequibles por los precios y que hay pocos buenos escenarios, pero esto no ocurre con todos; incluso, uno puede asistir a buenos espacios o espectáculos gratuitos o por muy bajos precios. La Cinemateca Distrital es un lugar por ejemplo, las exposiciones de la Biblioteca Luis Ángel Arango, el Museo de la Universidad Nacional y el Banco de la República son gratis, como lo es el Museo Nacional o el Museo de la Imprenta donde hasta le hacen a uno el tour y le regalan libro. Cinemanía por ejemplo, que ofrece muy buen cine, los martes tiene muy buenos precios. Generalmente hay oferta de teatro o danza. En fin.

Además, no nos digamos mentiras, el problema no siempre es de plata: se pagan unos precios absurdos por ver cosas tan absurdas como un partido de tenis de dos extranjeros. Tampoco de escenarios porque hay gente que se aguanta horas de frío, pantano y mal sonido en el Simón Bolívar o en el Jaime Duque. Y ni que decir del Campín o el Palacio de los deportes; la última vez que fui a un espectáculo allá no escuché nada.

Aún no entiendo como pudo ir tanta gente al concierto de Shakira o al Partido de Nadal y Jocovich; lo de Shakira es un asunto de gusto y de estética: no me gusta su música, me parece sumamente extravagante; mucho dorado para mi gusto, mucha brincadera en el escenario; mucho show. Lo del Nadal y Jocovich es una asunto de ignorancia y de snobismo; el tenis no es definitivamente el deporte nacional, no se si todos los que fueron lo entienden, como entienden el futbol, pero fue el presidente, gente linda y eran Nadal y Jocovich juntos en Bogotá. Así o más snob. Pero bueno, como dice mi hermano: “primero se acaba la aguamasa que los marranos”.

Pero mucho menos entiendo la ausencia del público en el concierto de Teresa Salgueiro. Que mujer, que voz, que música, que músicos. Que espectáculo tan impecable: no sobraba nada, pero si faltaba gente. Creo que es el mejor concierto en el que he estado (tampoco es que haya ido a muchos, pero lo de anoche fue alucinante). Y no solo eso, el teatro también es espectacular: cada instrumento se escucha. No entiendo que hace la gente dándose patadas y llenándose de pantano en el Simón Bolívar cuando Bogotá tiene semejante escenario.

Es una pena que estas cosas pasen. Así como es una pena que el gobierno no se de a la tarea de sacar adelante una política para formación de públicos. El año pasado se vino abajo la ley de espectáculos públicos, gracias a la gestión de un político de esos que sigue pensando que a la cultura hay que subsidiarla, así no haya con que, y que los empresarios de la cultura son los enemigos del arte. Con esta ley, los colombianos, tanto los que producen como los que asistimos a espectáculos, hubiéramos podido tener un acceso más democrático a la cultura y una oferta mucho más amplia. Si es posible generar incentivos para producir y acceder a buenos espacios y eventos culturales; en Brasil por ejemplo, hay un auxilio del gobierno determinado por un porcentaje de acuerdo al salario para las personas con menos recursos, dirigido exclusivamente al consumo cultural.

No obstante, creo que no podría echarle toda la culpa a las políticas culturales, o la educación de un colegio o a las costumbres familiares. Es una confluencia de factores. Creería yo que hay que hacer esfuerzos desde todos los frentes, incluyendo a los medios de comunicación: la bulla que le hicieron a Shakira, a Jocovich y a Nadal, antes y después de sus respectivos shows avasalló los demás espectáculos y las noticias. Es una pena que después del concierto de anoche, las secciones culturales de los principales medios de comunicación no hayan amanecido con una nota sobre este. Por su parte, el Ministerio de Cultura también debería hacer lo suyo y ponerse a pensar en estrategias para hacer del acceso a la cultura algo mucho más democrático y para generar incentivos para que conciertos como el de anoche no sea la excepción, y la ausencia del público la regla.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO