¿Quién condenó a Santofimio?

31 de agosto del 2011

Estamos nuevamente frente a jurisprudencia reiterada por parte de la justicia colombiana, en donde acoge nuevos “criterios auxiliares”, que se están ubicando por encima de la ley y de los principios penales, para la toma de decisiones que tienen que ver con asuntos tan importantes como la dignidad humana, cuya defensa debe ser garantizada en […]

Estamos nuevamente frente a jurisprudencia reiterada por parte de la justicia colombiana, en donde acoge nuevos “criterios auxiliares”, que se están ubicando por encima de la ley y de los principios penales, para la toma de decisiones que tienen que ver con asuntos tan importantes como la dignidad humana, cuya defensa debe ser garantizada en un Estado de Derecho y en un Sistema Penal como el nuestro.

Parece que el primer criterio nuevo que se está teniendo en cuenta por nuestros jueces es el de los medios de comunicación; cuando un abogado estratega y oportunamente hábil en defender sus intereses y los de su cliente acude en busca de los medios de comunicación, que por su habitual morbo están dispuestos a publicar cuanta noticia crean pertinente para aumentar sus ganancias, y como consecuencia de la publicación mueven los sentimientos del pueblo, ignorante en ciencias penales pero doctores en emociones de conveniencia social, se está jugando con fuego y los que se queman en muchos casos son inocentes que han de penar por una decisión tomada desde la “comunicación social”. Desde que se conoció la noticia del asesinato de Luis Carlos Galán todos en Colombia hemos tratado de buscar un culpable, como el verdadero responsable fue dado de baja por la policía, entonces hay que seguir buscando, encontramos a Popeye pero él no nos sirve porque él reconoce su participación, tenemos que seguir buscando a alguien que calme los ánimos de venganza de la familia Galán, y que mejor que un político que siendo amigo del autor y enemigo de la víctima pudo haber instigado a la comisión del delito.

En el momento en que se empieza a realizar la investigación de una posible coautoría por parte del señor Santofimio en el delito, la familia Galán empieza a presionar las decisiones de la justicia a través de los medios de comunicación colocando al juez en un cerco que tiene una sola puerta llamada “condena”, por lo que tiene que ser usada efectivamente para que quién allá proferido la decisión no se vea sometido al escarnio publico en caso de que esta sea en contra de las pretensiones de la víctima, quienes no buscan conocer una verdad sino un sentimiento de justicia sin importar a costas de que se haga.

El segundo criterio nuevo que se está manejando en el aparato judicial colombiano, es aquel que constituye un punto arquimedico para sostener una decisión judicial sin importar de donde surge el punto que sostendrá esta; en el presente caso el que la corte y el juez de primera instancia hayan validado sus decisiones en el testimonio de alguien que ha sido condenado por el homicidio de más de 250 personas, por alguien que tuvo la frialdad de colocar una bomba en un avión para asesinar a un presidente sin importarle sus acompañantes, por alguien que coincidencialmente empezó a declarar cuando los medios de comunicación empezaron a hacerle publicidad a un libro que él había escrito vanagloriándose de los delitos cometidos y que pasaron a admirarlo como una persona que les daba rating porque se sentaba horas a decir mentiras o verdades a medias tan solo para llamar la atención de la gente evitando así una condena social fuerte, porque les aseguro que muchos ven con mejores ojos a Popeye que ha Garavito cuando la única diferencia que radica entre ellos es el modus operandi de sus actuaciones.

Con todo lo que he dicho no quiero decir que Santofimio sea inocente o culpable, simplemente que el proceso penal colombiano se está dejando influenciar de forma peligrosa por situaciones sociales que influyen en posibles decisiones que falten a una verdad, y que muy por el contrario del objeto del proceso llevan a dejarnos dudas razonablemente fundadas sobre el derecho a la verdad y justicia frente a la necesidad de venganza de quien ha sido víctima y por supuesto de la sociedad.

Blog:Locura Colombiana

Twitter:@davidleogo

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO