¿Racismo europeo?

24 de julio del 2011

Como sicópata y xenofóbico podría ser calificado Anders Behring Breivik, el responsable de la bomba en Oslo y de la matanza de más de 90 jóvenes el mismo día. Y aunque parece que él actuó solo, varios medios y analistas ven con preocupación el aumento de personas que comparten sus ideas. ¿Qué está pasando en […]

Como sicópata y xenofóbico podría ser calificado Anders Behring Breivik, el responsable de la bomba en Oslo y de la matanza de más de 90 jóvenes el mismo día. Y aunque parece que él actuó solo, varios medios y analistas ven con preocupación el aumento de personas que comparten sus ideas. ¿Qué está pasando en Europa?

Antes de ejecutar su plan Anders tenía todo muy bien planeado, llevaba tiempo pensando en lo que iba a hacer. Estaba tan convencido de que tenía que cometer el crimen que hasta escribió y publicó una auto entrevista en la que  exponía sus ideas. Al preguntarse por los motivos que lo llevaron a colocar la bomba responde que además del papel que jugó su país en los bombardeos a Serbia en 1999, fue el “manejo cobarde” que su gobierno le dio a las caricaturas de Mahoma y su decisión de entregar el Premio Nobel de Paz a un terrorista islámico (Arafat).” Agregó que también ha habido otras razones, como que “miles de musulmanes llegan cada año a través de asilo, instituciones o conexiones familiares a Noruega”. Eso no podía ser tolerado por Behring.

El terrorista noruego considera que el movimiento que representa es el “conservatismo cultural o  una orientación nacionalista/conservadora conocida como la escuela de Viena de pensamiento”. Cree que no está solo en su lucha y dice estar dispuesto a dar hasta su vida por el beneficio de sus hermanas y hermanos europeos. Paradójicamente, aunque dice tener amigos musulmanes, al mismo tiempo afirma no aceptar presencia islámica en Europa. Tiene miedo de que en 50 o 70 años los “europeos pura sangre” sean minoría en su propio continente. Según él, está ocurriendo un genocidio en contra de su gente y de su cultura.

Podría pensarse que el atentado en Oslo es un caso aislado, sin embargo, por el comportamiento que partidos de extrema derecha del continente europeo han tenido en las urnas, la situación es preocupante para inmigrantes, musulmanes, refugiados y asilados. En países como Dinamarca, Holanda y Finlandia el aumento de la representación parlamentaria ha sido una constante en partidos nacionalistas con cierto tono de xenofobia. Las personas se están identificando cada día más con políticos que, aunque no apoyan la violencia, con sus discursos poco tolerantes generan reacciones más agresivas entre sus seguidores.

De hecho, Anders declaró en su auto entrevista que inició su “lucha” en la organización juvenil del Partido Progresista, una organización anti-inmigrante. Y aunque no por eso se puede afirmar que se convirtió en terrorista, si es un dato que se debe tener en cuenta a la hora de ejercer controles más fuertes a grupos discriminatorios (tal como ocurre en Alemania a raíz de su pasado).

En noviembre del año pasado un hombre  fue capturado en Noruega por haberle disparado a mas de una docena de inmigrantes (uno de ellos murió). También son varios los casos reportados de agresiones de ciudadanos españoles a colombianos, ecuatorianos o peruanos (en general a los latinos).

En Francia uno  de los candidatos más fuertes para ganar las elecciones presidenciales es Marine Le Pen, líder del Frente Nacional, partido fundado por su padre y que es asociado a la extrema derecha. Le pen comparó a los musulmanes que rezan en las calles afuera de las mezquitas llenas, con la ocupación nazi a su país en la Segunda Guerra Mundial.

Es entendible que muchas personas se vean aludidos por la gran cantidad de extranjeros que llegan a sus países. Es comprensible que a muchos no les guste que su país sea el hogar cada día de más y más personas que no tienen sus mismas costumbres (y nivel económico, porque hay que admitirlo, es a los inmigrante pobres a los que discriminan, no a los ricos que van a guardar su dinero). Pero ¿Eso justifica la violencia? De ninguna manera. Creyente de que la educación que tiene la mayoría de los ciudadanos europeos, de su pasado y de lo insistentes que son con el respeto de los Derechos Humanos, estoy seguro de que no estaremos ante un segundo holocausto o una “guerra santa”. O por lo menos eso espero.

Me pueden seguir en

http://twitter.com/Jhoan123

o leer en:

http://elcentauro.blogspot.com

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO