La marcha de Orlando Beltrán por Santurbán.

17 de marzo del 2011


El pasado 25 de febrero quedo para el recuerdo en la vida civil de los Santandereanos. Cerca de 40.000 personas salieron a marchar por las calles de Bucaramanga convocadas por un solo propósito, la defensa del agua y la vida natural; Estudiantes, ambientalistas, sindicalistas, empleados oficiales y privados, iglesias, políticos, ancianos, jóvenes, niños, artistas y ciudadanos del común demostraron que los santandereanos necesitamos causas justas para unirnos y defender lo que nos pertenece y más cuando está en peligro el agua que consumen más de un millón de personas en el área metropolitana.

Señalo como responsable de esta movilización a una sola persona, Orlando Beltrán Quesada. Ambientalista por vocación y formación, presidente de ADAN asociación defensora de animales bandera con la cual lo conoció la región, causa noble pero solitaria, su comportamiento siempre genera comentarios mezquinos, normal en esta tierra de envidias y señalamientos. Lo conocí personalmente pancarta en mano protestando en el exterior de la plaza de toros, casi solitario, convencido de la brutalidad a la que asisto, la fiesta brava.

Fue a Orlando Beltrán quien le escuche por primera vez alertando sobre el inminente riesgo del páramo de santurbán por las actividades industriales que pretende hacer la firma canadiense GREYSTAR Resources ltd para explorar y explotar el oro que guarda la montaña. Su vocación y espíritu quijotesco trasmitió en la gente la necesidad de asumir responsabilidades y posiciones más beligerantes frente al atentado ambiental. Mediante la utilización de redes sociales, marchas que no pasaban de 20 o 40 personas frente a la CDMB (Corporación autónoma) exigiendo ser escuchado, fueron calando lentamente en sectores y personas que por su responsabilidades públicas y privadas se sumaron a la cruzada que Orlando Beltrán inicio y que hoy tiene a todo Santander unido para decir, ¡NO al a explotación minera! !NO al oro, SI a la vida!


El problema no termino con la marcha. Estamos a la expectativa si el ministerio de medio ambiente otorga o no licencia ambiental para que la GREYSTAR entre en la etapa de explotación, luego de invertir más de 150 millones de dólares en el proyecto gracias a la favorable legislación con la que cuentan las firmas extranjeras un verdadero paraíso para la explotación de minerales como el carbón, petróleo, oro y plata a cambio de regalías pírricas con las que el gobierno quiere subsanar las quebradas finanzas estatales.

Los argumentos de los opositores al proyecto como el acueducto de Bucaramanga, FENALCO, sociedad santandereana de ingenieros y CDMB son validas y no requiere de conocimientos técnicos para entenderlos. El uso del cianuro en la extracción del oro de la montaña traería un riesgo en la calidad del agua de la región y por otro lado los grandes movimientos de tierra con dinamita en 120 mil hectáreas traerían un desequilibrio ambiental de consecuencias incalculables.

La GREYSTAR también ha realizado ofensivas para lograr posicionarse en la zona de influencia de la provincia de soto norte, Santander. Municipios como California y vetas apostaron a las ilusiones de los canadienses y son aliados del proyecto con el sueño que será la redención económica y social de una región que bien es cierto sufrieron el abandono del Estado y la humillación por varios años de grupos terroristas.

No podemos compartir argumentos como: “la zona era la nada, sus vidas y destino estaban al garete y voluntad divina. La llegada de la GRESYSTAR les permitió conocer el desarrollo con obras de infraestructura y servicios públicos como muestra de generosidad social de los canadienses”. Tampoco tanto atrevimiento.

El debate aun no está resuelto. La determinación por parte del gobierno Nacional sigue aplazada luego de suspender la audiencia pública en CENFER por falta de garantías, 0 por falta de educación por parte de lambones que solo tienen en el grito y el saboteo único argumento para exponer.

Orlando Beltrán dio el gran paso que tiene en pie de lucha a toda Santander. Cuenta a favor con activos como el concepto técnico y jurídico de La Procuraduría General que le solicito al ministerio no otorgar la licencia ambiental y el código minero que fue reformado en el gobierno de Uribe prohibiendo la explotación minera por encima de los 3000 metros y que protegería el 56 % del páramo de Santurbán.

En contra se tiene que legalmente Santurbán no está declarado paramo y menos parque natural que brinde inmediatamente la zona. La CDMB fue muy pasiva en tomar determinaciones, solo el ambientalista y miembro de consejo directivo Elkin Briceño dio la batalla para que se decretara parque, decisión que de haberse tomado tendría archivado el debate a favor del agua y la vida natural de la región.

Santander debe estar alerta. Primero: no se ha tomado determinaciones legales de otorgar o negar la licencia y Segundo: los intereses económicos son demasiados altos y pueden influenciar los consejos técnicos de tecnócratas de planeación nacional, ministerio de hacienda y minas para presionar ante el Presidente Santos una determinación contraria a los intereses colectivos de los Santandereanos.

Estaremos Atentos.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO