Antecedentes de la intermediación laboral en Colombia

17 de marzo del 2011

Hace unos días leía en la página de caracol acerca de las metas de generación de empleo que tiene el SENA, recordé un ejercicio que había hecho hace unos años atrás de averiguar los compromisos que el estado colombiano tiene para con sus habitantes, en lo referente a la obtención de un empleo, volviendo a leer el post y volviendo a reescribirlo, sigo reafirmando mi idea de “nuevo presidente, la misma rueda pero diferente”

Igual es bueno volver a hacer memoria, así que a los que quizá no lo leyeron hace tres años, quizá les interese leer esta versión revisada corregida y complementada (ya parezco diccionario Larousse)

Con ustedes un breve resumen de los antecedentes sobre el servicio de intermediación de empleo

1919

En Washington el 28 de noviembre de 1919 la OIT adopta el convenio C2 sobre el desempleo, donde se expresa que todo país que ratifique el convenio, debe organizar un sistema de agencias públicas de empleo no retribuidas de colocación este convenio es ratificado por Colombia el 20 de junio de 1933, durante la presidencia de Enrique Olaya Herrera.

Cabe anotar que cuando un gobierno ratifica un convenio internacional, éste adquiere fuerza de ley en el país

1948

Esta vez en San Francisco el 9 de julio de 1948 la OIT con el convenio C88 sobre el servicio de empleo, espacifica que “Todo Miembro de la Organización Internacional del Trabajo para el cual esté en vigor el presente Convenio deberá mantener o garantizar el mantenimiento de un servicio público y gratuito del empleo.” Y adicional a esto “El servicio del empleo deberá consistir en un sistema nacional de oficinas del empleo, sujeto al control de una autoridad nacional.”

El 31 de octubre de 1967 el gobierno en cabeza de Carlos Lleras Restrepo, ratifica este convenio con el objetivo de “lograr la mejor organización posible del mercado del trabajo para garantizar el sistema de empleo para todos y a desarrollar y utilizar los recursos de la producción de la política general, para un servicio de empleo”. de igual manera en la ratificación se manifiesta que:

El servicio público de empleo deberá estar organizado de tal forma que garantice la eficacia de la contratación y colocaciones de los trabajadores, para tal efecto deberá

Ayudar a los trabajadores a encontrar un empleo conveniente
A los empleadores a contratar trabajadores apropiados a las necesidades de las empresas

Se deberá además:

  • Llevar un registro de las personas que soliciten empleo

  • Tomar nota de sus aptitudes profesionales, experiencias y deseos

  • Evaluar en lo posible aptitudes físicas y profesionales

  • Ayudarles a obtener los medios necesarios para su orientación o readaptación social

  • Obtener de los empleadores una información detallada de los empleos vacantes y de las condiciones que deban cumplir los trabajadores solicitados

  • Dirigir hacia los empleos vacantes a los candidatos que posean aptitudes profesionales y físicas exigidas.

  • Compensar las ofertas y desempleos de una oficina con otra

De igual manera estipula que se deben tomar las medidas pertinentes para:

  • Facilitar la movilidad profesional, para ajustar la mano de obra a las posibilidades de empleo en las diversas profesiones.

  • Facilitar los traslados temporales de trabajadores de una región a otra para atenuar el desequilibrio local y momentáneo entre la oferta y la demanda de mano de obra.

  • Facilitar cualquier traslado de trabajadores de un país a otro de acuerdo con los gobiernos interesados.

  • Colaborar en la administración del seguro y la asistencia al desempleo

  • Ayudar a otros organismos públicos o privados en la elaboración de planes sociales y económicos que puedan influir de modo favorable en la situación del empleo.

  • Se deberán y tomar y perfeccionar medidas especiales para los menores en el campo de los servicios de empleo y de la orientación profesional.

A partir de esto, se promueve y adelanta un programa de colocación (ubicación laboral), ésta la hace el ministerio del trabajo, respaldado con entidades públicas y privadas.

El resultado de esto es la creación de las primeras bolsas de empleo privadas.

1950

El Gobierno de ese entonces, encabezado por Mariano Ospina Perez , faculta al ministerio de trabajo, para que el primero de Julio de 1950 mediante el decreto 2161: cree el departamento de investigaciones científicas del trabajo, el cual es reglamentado mediante el decreto 2489 del 25 de Julio del mismo año: donde el principal objetivo es realizar investigaciones y estudios sobre las condiciones generales del trabajo en país, en el cuento de la población activa (lo que sería la actual PEA) por regiones, industrias, oficios y profesiones, además de esto registrar a los trabajadores cesantes (personas que han perdido sus empleos).

1953

El Teniente General Gustavo Rojas Pinilla, mediante el Decreto ley 2318 del 8 de septiembre crea las bolsas oficiales del trabajo para atender y registrar la ofertas y facilitar las soluciones al problema del desempleo, adscritas a las inspecciones del trabajo (las cuales estaban dedicadas a vigilar las condiciones laborales en las industrias colombianas). Entre otras, las funciones de estas bolsas oficiales de empleo tenían la obligación de:

  • Llevar archivo de las empresas clasificando a la gente por actividad económica y especialidades de trabajo.

  • Enviar los formularios de oferta y demanda a sindicatos y federaciones de trabajadores y personas que los pidieran igual para los empresarios o patronos que llaman.

  • Publicar toda la información en listados y publicarlos en la prensa.

1963

Los países miembros de la OEA organizan la primera Conferencia Interamericana de Ministros del Trabajo (CIMT) en Bogotá, del 5 al 11 de mayo de 1963, donde emiten la “Declaración de Cundinamarca y Recomendaciones de la Conferencia Interamericana de Ministros de Trabajo sobre la Alianza para el Progreso” donde se ratifica la recomendación de crear el servicio de empleo.

1966

En Caraballeda (Venezuela), del 6 al 15 de diciembre de 1966 se lleva a cabo la segunda Conferencia Interamericana de ministros del Trabajo, en donde se genera el documento llamado “plan de acción de Caraballeda” donde se recomienda proveer de presupuestos necesarios para que los servicios de empleo “desarrollaran sus funciones de organización de información de los mercados de empleo, análisis y orientación ocupacional, servicios industriales y de colocación”, esto junto a la ratificación del convenio C88 (ver arriba) por parte del gobierno de Carlos Lleras Restrepo, da marco para el inicio de acciones.

1968

El 26 de diciembre Carlos Lleras Restrepo, mediante el Decreto 3136 reorganiza el ministerio de trabajo, y creando una división llamada “división de empleo y recursos humanos”, esta división entra en labores el 15 de julio de 1970 en Bogotá y en 1974 en las ciudades de Cali, Medellín y Barranquilla

1970-1980

Debido a los avances de Colombia en materia de servicios de intermediación laboral, la OIT escoge al país como país piloto en la implementación de servicios de empleo de este ejercicio, sale un documento llamado “hacia el pleno empleo” en este documento se conceptúa sobre más funciones para el incipiente servicio, el cual debe realizar las siguientes funciones

  • Informar sobre la situación laboral actual y futura.
  • Encausar con base en los requerimientos previstos, la orientación y formación profesional
  • Determinar las especializaciones escasas y las necesidades para cumplir las metas de empleo
  • Reemplazar mediante un buen servicio, la labor de los servicios privados de colocación.
  • Buscar el equilibrio entre la oferta y la demanda dentro del contexto del mercado laboral.

Se reestructura de nuevo el ministerio de trabajo mediante el decreto ley 062/1976: y se crea el servicio nacional de empleo (SENALDE), y le dan vía libre de manera legal a las oficinas de empleo que venían operando de manera aislada hasta ese momento.

1989

Debido a acercamientos con el sector empresarial, en donde el SENA jugó un papel importante, al ser la entidad estatal que en ese momento tenía más vinculo con estos, se firma el decreto 1421 se reestructura de nuevo el ministerio de trabajo, dejando las oficinas operativas existentes al SENA, y el SENALDE pasa a ser una entidad administrativa(entidad chequera).

1990

A partir de este año, el SENA asume la operación de los servicios de intermediación laboral, aunque eliminando las labores de selección de personal, lo cual lo convierte en un sistema de información para el empleo, (lo que hasta 2004 se conoció como SIE), a partir del 2005 a partir de la reestructuración de la entidad, pasa a nombrarse Servicio Público de Empleo (SPE), ya en 2006, debido a la incorporación de otras actividades, en 2009 pasa a llamarse Servicio Nacional de Empleo (SNE)

La verdad el reto del que se debe hablar acá es de establecer mecanismos adecuados de intermediación laboral, que se resuman en cumplir esas metas de las que se habla en la noticia, si bien es claro que hay muchos canales de búsqueda (públicos y privados), lo que se debe propender es que la intermediación laboral a través de esos canales sea la más adecuada, teniendo en cuenta que el país tiene cerca de 40 años de gestión del mercado laboral con unos resultados bastante pobres.

Por último agradecer Kien & Ke, por permitirme el espacio para poner de manera un poco más seria y sin groserías, las tonterías que se me ocurren. Espero que este espacio sea de agradable lectura.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO