2018, con el pie derecho en el negocio…

2018, con el pie derecho en el negocio…

3 de enero del 2018

En estos primeros días del año, en la mayoría de las oficinas, hay poco revuelo… un buen porcentaje del personal sigue de vacaciones y quienes están trabajando, llegan tarde y se van temprano…

Es la época perfecta para dedicarse a planear el año, (si el 2017 no le alcanzó), con conciencia. Ya no tiene que escribir informes reglamentarios, ni llenar los vacíos de los planes estratégicos aumentado en un 3 o 5 % cada indicador para que se note el cambio. Es el momento perfecto para proponer y para crear de verdad.

Seguro que los siguientes ítems están incluidos en los objetivos de su empresa, del tamaño que sea, para el 2018:

-Ser más competitiva

-Crear alianzas estratégicas en su sector

-Mejorar el engagement con sus clientes o proveedores

-Mejorar su reputación

Y si no lo están lo invito a incluirlos.

Ahora bien, ¿cómo lograr que estos buenos propósitos no vayan a parar al mismo listado del gimnasio y la dieta? El de los que no ha podido cumplir desde hace 5 años…

Le propongo una opción: empezar, hoy mismo, a convertirse en una empresa sostenible.

Y la primera tarea que le invito a solucionar, aprovechando la soledad de la oficina, es: medir su huella de carbono.

Más adelante, en este mismo blog, hablaremos de los siguientes pasos para comprometerse con el desarrollo sostenible, pero empiece por conocer cuál es el impacto que su negocio está causando en el medio ambiente. Así tendrá un primer diagnóstico y un punto de partida para una estrategia de sostenibilidad que abarque las 3 dimensiones: lo ambiental, lo social y lo económico.

Tenga en cuenta una cosa: la huella de carbono se puede medir por cada individuo, a nivel corporativo, para cada uno de sus productos o servicios o para un evento específico.

Una empresa grande, seguramente podrá usar como guía el protocolo de Gases de Efecto Invernadero o la Norma ISO 14064. Pero si estamos hablando de una empresa mediana o una pequeña a través de internet podrá encontrar herramientas gratuitas y más sencillas.

Debe tener a la mano las facturas de servicios públicos de su organización y los costos de transporte (si su negocio lo requiere, sean aéreos, terrestres o marítimos).

En la página del Ministerio de Ambiente hay un artículo sobre este tema, pero para ser honestos, deja más preguntas que respuestas. No se entiende si tienen calculadora o no (como deberían), asesoría (que también deberían), o si sencillamente están contando qué es la Huella de Carbono.

Sin embargo, puede buscar organizaciones avezadas en el tema como Fenalco Solidario, que también le ofrece la posibilidad de certificarse con ellos, obtener un sello, formación académica, relacionamiento etc.

Global Footprint tiene una herramienta gratuita en línea, que puede ver acá: https://calculator.carbonfootprint.com/calculator.aspx?lang=es

Y si está en Bogotá la Secretaría de Ambiente ofrece un servicio similar, aunque hay que hacer un registro primero.

De todas formas, la invitación es a dar este primer paso: medir su huella de carbono. Pero el proceso no terminará ahí, estará comenzando un viaje largo, con muchos más beneficios que dificultades. Por lo pronto, mídala, redúzcala o compénsela y comunique el resultado.

Y si las oportunidades empresariales no lo convencen, recuerde que la lucha contra el calentamiento global hay que darla en todos los niveles, el cambio climático es real, es desastroso y está ocurriendo, al menos por curiosidad tómese un minuto para medir su huella ambiental personal y recuerde que todos podemos aportar algo, porque lo cierto es que #nohayplanetab.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.