BLOGCITO 2

31 de julio del 2011

  LA VIDA NO ES DEMOCRÁTICA.   A mi nadie me pidió permiso para traerme  a este mundo.   Fue un asunto sobre el cual  decidieron mis padres. Y punto.   Mi opinión no contó, ni les importó. Me excluyeron totalmente del asunto.   Antidemocrática la joda. ¡Qué vaina!   Para mí crecer y  aprender […]

LA VIDA NO ES DEMOCRÁTICA.

A mi nadie me pidió permiso para traerme  a este mundo.

Fue un asunto sobre el cual  decidieron mis padres. Y punto.

Mi opinión no contó, ni les importó. Me excluyeron totalmente del asunto.

Antidemocrática la joda. ¡Qué vaina!

Para mí crecer y  aprender a vivir  no fue fácil:

culebrero el camino, peligrosa la autopista, destapada la ciclovía.

Y cuando ya empiezo a acostumbrarme a estar vivo y  a disfrutar de la vida,

me comunican que en algún momento  tengo que morir,

desaparecer, dejar de ser.

Tampoco me consultaron si me gustaría morirme,

ni les importa que ahora yo quiero ser inmortal.

Antidemocrática la  vaina. ¡Qué joda!

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO