La improvisación, el factor de la derrota colombiana

19 de junio del 2018

¿Qué le sucedió a Colombia ante Japón? Es la pregunta que hoy todos se están haciendo desde sus casas, sus oficinas y seguramente con una tristeza gigante porque pareciera que estamos afuera del mundial que soñamos desde ese día que Brasil nos eliminó, ese día que ¨era gol de Yepes¨. Vamos a explicar desde nuestro […]

La improvisación, el factor de la derrota colombiana

¿Qué le sucedió a Colombia ante Japón? Es la pregunta que hoy todos se están haciendo desde sus casas, sus oficinas y seguramente con una tristeza gigante porque pareciera que estamos afuera del mundial que soñamos desde ese día que Brasil nos eliminó, ese día que ¨era gol de Yepes¨. Vamos a explicar desde nuestro punto vista lo ocurrido.

Improvisación tiene tres características que hoy se aplican en Colombia: miedo, error y riesgo. Colombia hoy no fue el de hace seis años, desde la formación titular observábamos prácticamente tres delanteros, convirtiendo a Izquierdo y a Cuadrado en unos extremos que iban a tener la doble función de atacar y defender.

Luego nos dimos cuenta que uno de los líderes del equipo, uno de los jugadores más importantes en esta era Pékerman tampoco era inicialista, hablamos de Abel Aguilar. Y para rematar dos defensas centrales jóvenes, sin experiencia mundialista y sin un partido juntos ¿esto cuándo había pasado?

El miedo lo vimos en Davinson Sánchez, en Johan Mojica y en Oscar Murillo en los primeros minutos, ahí fue el punto crítico, en esos primeros 4 minutos estuvo el grave error del equipo colombiano. Y con la improvisación también llego el riesgo de no poder suplir al mejor jugador que ha tenido este equipo, un volante que sin mucha calidad técnica sabe muy bien su función. Hoy el #6 de Colombia hizo demasiada falta, demostró que no tenemos un recambio a su altura y deberemos intentar seguramente con Barrios para enfrentar a Polonia.

Pero los errores estuvieron presentes por una mala planificación, por cosas que no se logran entender desde el ojo del espectador. La salida de Cuadrado, la inclusión de James (cuando se le nota su dificultad) y la entrada de Carlos Bacca sin sentido para ese momento.

Desconocí a José Pékerman, no pareció ser él quién dejara sentado a Zapata, a Abel y a Mateus. No podemos revisar tácticamente, porque es lógico que desde la expulsión de Sánchez, Colombia estaba en inferioridad numérica y en desventaja absoluta. Lo que sí es claro, es que este cuerpo técnico no supo administrar el empate y revivieron al menos favorito del grupo.

Volvamos al pasado José, desde el día que soñamos este mundial entendimos que Abel, Zapata, Falcao… la experiencia siempre será fundamental en un campeonato mundialista. A remediar esta catástrofe contra Polonia. Tenemos dos revanchas y hay que saberlas aprovechar, acá lo más importante no son los empresarios, son los hinchas.

Contamos las historias como nuestros seguidores las quieren saber… Fútbol Sin Limite

Juan Pablo Gómez Uribe

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO