Adiós Carlosma

31 de julio del 2011

No me acuerdo en realidad cómo nos conocimos?, Ni en qué año?, ni de qué fue lo que primero hablamos?, supongo que… porque eras vecino, o porque compartíamos gustos musicales, o porque le mandaba saludos a tu hermana, o tal vez, porque alguna vez hace muchos años, tuvimos los mismos sueños. Creo que eso no […]

No me acuerdo en realidad cómo nos conocimos?, Ni en qué año?, ni de qué fue lo que primero hablamos?, supongo que… porque eras vecino, o porque compartíamos gustos musicales, o porque le mandaba saludos a tu hermana, o tal vez, porque alguna vez hace muchos años, tuvimos los mismos sueños.

Creo que eso no importa, lo que SÍ importa, es lo que pasó después de ese día, lo que vivimos y pasamos juntos, los muchos años de amistad, la imborrable risa en tu cara, la tímida desenvoltura para encantarle a las mujeres, la habilidad para decir adiós y dejar una cara alegre en los rostros de quien te despedías, la dulzura de tus ojos, la inocencia que aparentabas, la ingenuidad con la que yo te engañaba. Jajajaja, que buenos recuerdos!

Hoy una llamada me levantó muy temprano, con la trágica noticia que habías muerto en un accidente y creo que fui fuerte, digo creo, porque solo hasta ahora que estoy escribiendo estas letras, sentí la impotencia de estar lejos y el nudo en la garganta del que hablan los abrumados por una pena.

Muchas personas me llamaron al celular, me escribieron al MSN, al Facebook, incluso por Twitter, preguntándome por lo que te había pasado, supongo que pensaban que éramos buenos amigos, creo suponen bien, aunque me quedaste debiendo cinco mil pesos, unas revistas y unos casetes de VHS, pero tranquilo, no es necesario que me los devuelvas, los 5.000 devaluados ya no valen nada, las revistas las tengo digitales y los VHS ya son obsoletos.

Como quiera que sea, creo que ese precio fue poco para agradecerte tu valiosa amistad, tu tiempo y las cosas que aprendí. No quisiera recordarte con canciones triste de esas de velorios y funerales, no, vos no eras así, vos eras alegre y así te recordaré.
Lamento NO poder asistir a tu despedida, pero los deberes me lo impiden, de corazón estaré acompañándote, espero que no te vayás a rayar por eso y gracias por hacer felices a todas las personas que te rodearon.

“Si alguien va a mi funeral con una cara larga, nunca le hablare de nuevo”
Stan Laurel

Nota: Mis condolencias a Marlhy, Mónica y a los padres de Carlos Mario.

Nota2: Siempre hubo una canción que sé que te gustaba y que desde hace mucho me acuerda de vos.

watch?v=oRa4h1xnPxw&feature=related

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO