Anestesia Informativa

23 de febrero del 2019

Opinión de Camilo Villegas

Anestesia Informativa

Los noticieros nacionales a la hora de informar sobre la realidad colombiana e internacional, intentan enderezarla, cada uno desde su línea periodística, obvio, desde su concepción del orden. Cuentan el drama e indican sutilmente la fórmula para acabar con él. Llámese: Venezuela, Fracking, Eln, Fútbol, Pico y Placa en Bogotá, Duque, Uribe, Estado Unidos, etc.

Podríamos decir que en el modo de contar las noticias se oculta la receta que los editoriales de la prensa de papel o digital muestran en sus portadas. Cada cual observa desde su punto de vista el árbol que se derrumba, y ofrece sus remedios para enderezarlo. Pero el árbol cae y cae a cámara lenta, ya se escucha el crujido indoloro de sus raíces al romperse. Suena como cuando te arrancan una muela con anestesia. Crash, crash, crash. Debería hacerme daño, piensas, mientras el ruido se transmite al oído interno a través de los huesos del cráneo. El mundo debería hacernos daño. Pero se celebra un partido de Champions entre el Real Madrid y el Ajax, o entre el Manchester United y la Juventus, y es como un montón de anestesia en plena encía. Nos seda.

Las secciones informativas de los periódicos tienen algo del antiguo cementerio central de Bogotá. El globo A tiene una elipse de bóvedas  en donde podemos ver los Clasificados y la sección Deportiva; en el globo B, ubicado al lado occidental del sector principal se destaca la Política Nacional; después viene la Economía, aislada de la Política, como si fueran especies diferentes, cuando no incompatibles, y así todo seguido hasta llegar al  cenotafio de Gonzalo Jiménez de Quesada y la capilla de las Necrológicas, en la que nos miramos como en el espejo del ascensor, a ver cómo nos vemos de muertos. Todas las bóvedas expelen un sedante contra el espanto porque toda nuestra política y nuestra economía y nuestra cultura y hasta nuestras necrológicas están atravesadas por el espectáculo. El denominador común de nuestros cementerios es una fetidez que insensibilizaba al visitante. Ya está, dice la odontóloga, enjuágate y haz gárgaras cada ocho horas con este enjuague bucal.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO