¿Armando problemas, Benedetti?

9 de junio del 2013

Benedetti manda a sus escoltas a matonear en fiestas es el paladín de las buenas causas legislativas.

México, 26 de abril de 2013, hora del almuerzo. Andrea Benítez seguramente sentía mucha rabia. Al parecer no le dieron la mesa que quería en el restaurante Máximo Bistrot, ubicado en la Colonia Roma de la capital mexicana. Llena de indignación y sumamente irritada por el perjuicio tan grave que se le estaba causando, se dirigió tan rápido como pudo a la oficina de su padre, Humberto Benítez, con el único fin de quejarse por la humillación que había vivido. Quejarse ante el papá es normal, si no fuera porque el padre de Andrea ocupaba el puesto de director de la Procuraduría Federal del Consumidor de México (Profeco). Y digo ocupaba -como quien quiere decir que ya no-, pues efectivamente fue destituido por el presidente Enrique Peña Nieto, luego de que el restaurante fuera cerrado por un tiempo por el capricho de la joven. Además del señor Benitez, tres personas que trabajaban en la entidad, responsables de la clausura temporal del restaurante, fueron suspendidas de sus cargos.

Se ha dicho que Humberto Benitez no estaba enterado de lo que ocurría con su hija, que no estaba presente cuando ocurrieron los hechos. Lo cierto es que, con conocimiento del hecho o no, hoy ya no es más Procurador del Consumidor de México.

Colombia, 9 de mayo de 2013, hora de la fiesta. El comerciante Rafael Meoz sale con una rodilla rota de Cinema Paraíso, un lugar en el norte de Bogotá, en donde celebraba el cumpleaños de una periodista en compañía de unos conocidos. Minutos antes el señor Meoz quiso defender a un amigo del acecho de los escoltas del senador Armando Benedetti, quienes trataban de golpearlo por haberse interesado en la hija del político. Cuenta el comerciante que el senador lo insultaba y le hacía señales con las manos, luego los escoltas lo tumbaron al suelo dañándole la rodilla.

Armando Benedetti

Posteriormente, en una conversación con la W radio, Benedetti dijo conocer la historia clínica del afectado que, a propósito, es un documento reservado pues hace parte del derecho a la intimidad de una persona. En Colombia, sin embargo, nadie ha pedido la cabeza del senador y pocos se han referido al tema.

Y es que este señor que manda a sus escoltas a matonear en fiestas es el paladín de las buenas causas legislativas. Es él quien presentó el Proyecto de Unión Civil de Parejas del mismo sexo, el que buscaba reglamentar la práctica de Eutanasia y también el Proyecto de Ley de Prostitución. ¡Vaya, qué contradicción! Valiente y sacrificado ante la opinión pública, pero un total canalla en la vida real.

Así son nuestros políticos: prepotentes, abusivos y déspotas. Orgullosos buscan atajos para tomar la delantera. Utilizan el poder para obtener beneficios. Imaginan cómo hacer lo mínimo para obtener lo máximo. Invocan jerarquías para recibir favores. Usan recursos sólo para ellos disponibles, con el fin de hundir al otro. Piensan constantemente en la manera de demostrar superioridad. Calculan la forma de llegar antes a la meta y se aseguran de hacerlo sin sacrificio. Justifican sus transgresiones a la ley con el puesto que ostentan. Usan artimañas para conseguir lo que quieren. Abusan de su autoridad y utilizan amistades para saber de lo que no pueden. El fin justifica los medios y cualquier fin es válido.

Por eso me pregunto, ¿llegará el día en el que veamos que los políticos gobiernan con ejemplo? ¿Con honestidad y ética? Puede que sí. Ojalá los políticos usaran sus puestos para cumplir sus funciones y no para abusar de ellas. Puede que algún día nos enorgullezcan nuestros líderes políticos y funcionarios públicos. Ojalá ese día podamos hablar sobre lo transparente que es la política colombiana. Y tal vez, como lo hizo Peña Nieto, algunos en nuestro país mostraran la voluntad de limpiarla implacablemente de una vez por todas.

@lauragamba52

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO