Barranquilla, una ciudad que sabe diferente

Foto: Carlos Muñoz.

Barranquilla, una ciudad que sabe diferente

12 de septiembre del 2018

Recientemente visité la ciudad de Barranquilla, capital del departamento de Atlántico, ubicada en la Costa Caribe en el Norte de Colombia. Aunque mi viaje fue por motivos laborales no evité la oportunidad de comer en diferentes restaurantes de la ciudad y realmente me sorprendí del crecimiento, variedad y reinvención del sector gastronómico.

Por ser capital, Barranquilla es una ciudad grande, de clima caluroso y con aires turísticos. Hay una gran variedad hotelera y gastronómica, con diferentes preparaciones y especialidades. Mi primera sorpresa fue encontrar, que al igual que en Bogotá, los hoteles hoy quieren competir con sus restaurantes como alternativa para desayuno, almuerzo o cena. Tuve la oportunidad de probar la carta de uno de ellos, con una propuesta de autor que me sorprendió.

También hablé con uno de los chef y propietarios de restaurantes más reconocido de la ciudad Rodrigo Días, quien me contó de los cambios que el sector gastronómico de la ciudad está exigiendo. Él tiene dos lugares, uno de tradición y otro que recién hace un año abrió sus puertas, y desde su mirada cada día el mercado en la ciudad es más competido.

Sabores propios de la región, mixturas o restaurantes especializados en preparaciones internacionales compiten día a día para conquistar a los barranquilleros. Pero no solo la alta cocina tiene demanda en la ciudad, lugares con preparaciones típicas con un precio medio abundan, pequeños negocios nacen a diario buscan mercados de barrio.

Si uno viene del interior tiene como sorprenderse, pues desde la “común” salchi – papa hasta el perro caliente, tienen variaciones insospechadas. Los lugares de comida rápida han crecido pujantemente, los desgranados son muy característicos y los pueden encontrar con diferentes precios.

Foto: Carlos Muñoz.

Una de mis mayores sorpresas fue en soledad (municipio pegado a barranquilla), allí me enfrente a un de esas preparaciones de “Salchi – papa” que solo con el valor aterra, la más grande puede llegar a costar unos cincuenta y cinco mil pesos colombianos y de ella pueden comer fácilmente unas 5 o 6 personas (ver foto).

Sin duda le doy la razón a los que vienen de la arenosa (cordial apodo de la ciudad) pues la butifarra, el suero costeño, el queso y hasta los patacones, tienen un sabor diferente. Puede que sea el clima, las mezclas o simplemente un efecto mental, pero al final vale la pena darse la oportunidad de ir a probar algo diferente cuando estas de visita en la ciudad.

Foto: Carlos Muñoz – Restaurante Movich

Si quieren conocer los lugares que visité pueden buscar en mis redes sociales las fotos. 

¡Haga clic aquí y conozca en tiempo real toda la información de Colombia y el mundo!

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.