BESARLO A USTED DEBE SER COMO METERLE UN MORDISCO A DIOS

4 de agosto del 2011

La incomprensión es el drama de la convivencia moderna. Implica distancia, silencio y desprecio entre las personas, al tiempo que prejuicio por lo general tendencioso y equivocado  sobre las intenciones, vocaciones y sentimientos del prójimo. Por ser sólo diferente, no mejor ni peor, solo diferente, atribuimos a otros defectos, pasiones o conductas que demeritan su […]

La incomprensión es el drama de la convivencia moderna. Implica distancia,
silencio y desprecio entre las personas, al tiempo que prejuicio por lo general
tendencioso y equivocado  sobre las intenciones, vocaciones y sentimientos del prójimo. Por ser sólo diferente, no mejor ni peor, solo diferente, atribuimos a otros defectos, pasiones o conductas que demeritan su personalidad, sus opiniones, su valor civil  demostrado o su autenticidad; lo importante es exponerlo al escarnio público, víctima de las tribulaciones, complejos y frustraciones del acusador, de sus temores o de sus ambiciones.  Tal es la situación  en una sociedad acomplejada entre ritos religiosos, convencionalismos atávicos y formalidades sociales muy discutibles.
Todos somos seres humanos. Todos amamos. Todos fallamos. La mayoría queremos
formar una familia.  Allá dios, en cualquiera de sus  nombres, si nos ama o
nos condena en un infinito igual de controvertible. Necesitamos de una novela,
unas frases de una novela, para tomar conciencia de las intenciones de los
otros, de sus tentaciones y sentimientos que de otra forma podrían quedar a un
lado, silenciados e innominados y dejados a su suerte.

En un extenso  monologo, Fernando molano (literato y profesional
en cine y tv) crea y recrea un universo de amor, sexo e incomprensión entre dos
jóvenes estudiantes de un colegio capitalino, en su libro: Un beso de dick. Muchachos como tantos otros y sin el paradigma del estudiante gay: sin dramas, complejos ni traumas (aunque uno de ellos arrastra el haber sido botado de su familia paisa por su comportamiento sexual); pasajes de la vida pintados en forma magistral con un lenguaje crudo y cotidiano que elevan la novela al Olimpo de obra de lectura obligatoria. Poesía en diálogos que han de considerarse como de los mejor logrados de la literatura colombiana. Situaciones y frases que nos recuerdan que somos una tentación ytendencia hacia los otros en forma obvia y elemental:

Felipe y Leonardo juegan  fútbol:

“Maldición: siempre se siente miedo cuando
comienza un partido. Porque uno está seguro de lo que tiene. Y uno sabe más o
menos lo que  quiere hacer y lo que
puede; pero suena el pito y uno ya  no
sabe es nada. Porque nunca se sabe que es lo que tiene los otros.”
(p.79)

“habíamos marcado
goles: nos sentíamos más hermosos”
(p. 28).

Habla la profe sobre la lectura como ejercicio de vida:

“..Yo no conozco París, pero he leído a Victo Hugo, y he leído a Baudelaire y ya París está en mi corazón. Cuando algún día la visite la voy a saludar como una buena amiga; y cuando camine por sus calles sentiré que regreso a  las calles que jugaba siendo niña..; porque en los libros no solo he visitado otros lugares; también he visitado mis
sueños..”
(p 87)

El romanticismo de  ayer,de hoy, de mañana:

“Sólo las cosas que él habla pueden ser más bellas que él” (p. 91)

–  Tome de mi gaseosa ,me dice

– No, mire: aquí tengo todavía.

–  Pero es que en esta le eché un beso, guevón

–  Ah…… (p 75).

La sexualidad  sin tapujos ni escándalo

“De verdad cuando nos peleamos me dio un golpe
que me dejó un morado en el pecho y yo me he hecho como mil veces la paja
tocándome el dolorcito: es terrible…
”( p 49

–  Usted si ha estado con peladas, ¿cierto?

–   Si. Varias veces.Como cinco

–  ¿Con Magdalena?

– Sí. Y con una amiga que vivía en la cuadra también

– ¿Y qué tal es?

– Es chévere

–  

– Sí, es chévere. Pero es como ganarle un
partido a un equipo malo
.( p. 75)

Las mariconerias:

“Querido diario, dos puntos, ¡Leonardo me ha dado un beso!… El
problema es que no tengo diario. Pero, al menos, habrá que hacer una equis en
mi calendario… Mejor una equis: los diarios son una mariconada”
(p. 48)

Lo que piensa papá y lo que piensa Felipe sobre su comportamiento sexual:

–  Y usted qué piensa?

–  De qué?

–  De lo que él hizo?

¿Que pienso?

– Nada. Es… es que no
hizo nada.

–  ¡Como nada! ¿No hizo nada y el papá se enojo? ¿y le pegó su hijo por nada?

–  ….

–   ….

–  De verdad. Solo se…enamoró. Y… al papá, creo, no le gusto.

–  ¿Se enamoró?(P.123)

–  El no está haciendo nada malo. Yo sólo sé que se enamoró.

–  ¡Por Dios!

–  Pero Pa, ¿cómo puede hacerle daño a nadie  si sólo se ha
enamorado? Yo no entiendo Pa.

– ¡Hay mil cosas que usted no entiende!

Maldición ¿Por qué tiene que gritar? (p.125)

Esta novela es un riesgo. El riesgo de la palabra escrita. Nos  obliga a recorrer caminos, no por vedados menos claros, limpios y serenos.  Suautor, muerto de sida a muy temprana edad, merece el respeto de ver su obra en una nueva edición digna, que amplíe  laperspectiva literal y social de un país como el nuestro. Basta ya  de ser un libro clandestino reverenciado solo por la comunidad LGBT.  Un libro ganador
del premio de novela de la Cámara de Comercio  de Medellín y vilipendiado por  buena parte de la sociedad conservadora quepuso el grito en  el cielo por premiar a “unmarica” debe circular con libertad  para poder confrontar nuestros miedos e incertidumbres frente a la sexualidad. Sin miedos ni tapujos  unas letras que nos permitirán aceptar-no tolerar- aquellos que se acuestan con personas del mismo sexo y que son tan normales como los demás.

Alberto Salazar Castellanos

salazarycastellanostecomunica@hotmail.com

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO