Bogotá ciudad mundial de la bici… Pero insegura y contaminada

25 de marzo del 2019

Opinión de Julián Espinosa

Bogotá ciudad mundial de la bici… Pero insegura y contaminada

En los últimos años, Bogotá  ha sido reconocida por ser la “Capital Mundial de la Bici”. Esto le ha permitido obtener logros a nivel mundial como la nominación a los premios ASHDEN. La directora Sarah Bluter – Sloss, sostuvo que “En Ashden buscamos proyectos que realmente hagan una gran diferencia en cuanto a sostenibilidad y elegimos Bogotá por la visión ambiciosa y comprometida con el ciclismo…”

No obstante, lo anterior contrasta con las serias preocupaciones sobre las pocas garantías de seguridad para transitar por la capital colombiana y la mala calidad del aire. Es claro que Bogotá tiene la red más extensa de ciclo rutas de toda Latinoamérica (540 kilómetros), pero también es claro que dicha extensión no refleja las condiciones necesarias para transportarse en bici en la ciudad de Bogotá, porque movilizarse en bicicleta es absolutamente INSEGURO. Si comparamos las cifras de robo de bicicletas entre el 2016 y el 2018, es evidente el incremento en el número de robos. Según la Secretaria de Seguridad, en información solicitada a través de derecho de petición radicado 20195410024341; en el año 2016 hubo 1983 denuncias por robo de bicicletas; en el 2017, 4627 denuncias y en el año 2018, 7675 denuncias. Es decir que entre el año 2016 y el año 2018 aumentó el número de robos denunciados en un 287%. Imagínense cuál sería la cifra con las personas que no acuden a denunciar.

Ahora bien, no solamente preocupa el tema de la inseguridad. También la movilidad en bicicleta resulta perjudicial para nuestra salud. En días pasados, Bogotá vivió una emergencia ambiental por contaminación del aire a causa  de los vehículos movilizados por Diesel (incluido Transmilenio), las vías sin pavimentar, la quema de basuras y las industrias contaminantes.

Con estos dos panoramas, las medidas que Peñalosa ha tomado han sido absolutamente invisibles e insuficientes. Por un lado, el aumento en el número de robos a biciusuarios  ha sido desmesurado. Por el otro, las “antimedidas” que ha tomado para evitar la contaminación del aire han sido perniciosas y escuetas. Perniciosa porque promovió la tala indiscriminada de más de 30.000 árboles, empeorando drásticamente la calidad del aire y provocando enfermedades respiratorias a los más de 835.000 biciusuarios de Bogotá. Y escueta porque implementó el pico y placa sábados, domingos y extendido entre semana, dando soluciones transitorias.

Dicho lo anterior, entristece que, a pesar de que Bogotá es ejemplo a seguir en materia de uso de la bicicleta y que nuestro alcalde Peñalosa la utilizó como “slogan” de su campaña para llegar a la alcaldía, no tome medidas contundentes para cuidar en todo sentido a los biciusuarios, dejando a su suerte tanto la salud como la seguridad, preocupándose, como siempre, de manera exclusiva por hacer más cemento sin pensar en quienes transitan por ese cemento.

@JulianEsBogota

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO