Ca… ¿Qué? … ¿Ta lejos?

12 de febrero del 2015

Y a todas estas, cómo ta el cercano James.

Lejanamente reactivos, desde la supuesta sociedad hasta el aparente Estado.

Felices con la Miss U. (qué ganó, cuál es el “afortunado”, qué dirá a la invitación fariana). Expectantes por el nombre del segundo de Shakira. Atentos a los Grammy de la música latina, con arrodillada ante la sexagenaria Gaynor y el espectáculo de Juanes. Interesados por James y su operación, la fiesta de Ronaldo y la amenizada de Kevin R, apresados por las inversiones del papá de la Laura ($10 mil millones pa´ Fortaleza).

Todo en medio de noticias, entrevistas o series fantásticas: un puente desplomado, con soldados abordo, al que se le giró 99.99% del valor sin que se hubiera entregado la obritarrr; un Vice Fiscal ofreciendo acuerdos a la Hurtado para que aviente, ventile, a su exjefe; trinos enloquecedores del exjefe de Estado, papá Uribe; ex-cuenticas en Suiza; Mermelada para Movilizaciones; Carlos Moreno de carro -caricaturizó Matador- en un día sin Caro; por un canal metiéndonos a “Diomedes” hasta por las narices; matoneo universitario a los pilos en U., guisos y hampones los tildan; el niñito meado y el fenómeno del lluvioso IDEAM; un…

Un país que no llora a sus niños porque (…) y un Estado que no cumple sus funciones porque (…)

País que no hace. En el que vivir se ha vuelto difícil (no porque no tengamos el mandamás, digo, al seguro mandatario sino porque empeora, empeora y empeora). Marcado por la fragilidad en la construcción social, así nos construimos. INsensibles, INsolidarios, “IN”-portaculismo tardío y cínico” que gusta, no compromete, pasa rápido y practicamos asiduamente. Mataron a 4 niños en Caquetá y silencio. Salvo, por supuesto, cuando los Medios de Comunicación comenzaron a mostrar la barbarie y el Presidente se pellizcó, como con Gramalote, y pidió cuentas al Director General de la Policía. Ahí sí se promovieron convocatorias para marchar, correos electrónicos circularon, las publicaciones en redes sociales se empezaron a compartir. Una llama la atención: “Eran niños campesinos, no caricaturistas. Vivian en el Cóndor, Caquetá, no en Paris. 4, 10, 14 y 17 años. Y Colombia como si nada”.

Reactivos, reactivos… nada de sociedad, lejos.

Estado que no hizo. Propiedad de terrenos, desplazados, colonos, amenazas previas, querellas ante la Inspección de Policía, denuncias penales en la Fiscalía. Famosas investigaciones exhaustivas y recompensas ($50 millones de pesos), comunicados, Consejos de Seguridad, declaraciones de funcionarios, viajes de altos mandos, etc. Lo cual, ante lo leído en Blu Radio, es peor si de las autoridades se trata, “La Fiscalía General de la Nación abrió una indagación para determinar si hubo negligencia de las autoridades de Policía y Ejército para prestar atención a las amenazas que habían denunciado los familiares de los cuatro niños asesinados en Florencia, Caquetá”.

Nada de Estado: reactivo, lejanamente reactivo. Estado que existe en normas, leyes, edificaciones, títulos, escándalos pero que se enfrenta en esos territorios a una pregunta: y aquí, ¿quién manda? Pues si en Bogotá, joya institucional de la Corona, hicieron lo que hicieron los políticos, cómo será en municipios, veredas o corregimientos que ni sabíamos que existen en el mapa territorial colombiano.

Ambos lejanos, muy lejanos…Y a todas estas, cómo ta el cercano James.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO