Carta a Antonio Morales.

31 de julio del 2011

Señor: Antonio Morales Riveira Cordial Saludo, Me tomo el atrevimiento de escribir esta carta, que espero lea, con el único de fin de aclarar varias cosas respecto de sus opiniones, que mueven profundas emociones en cada uno de nosotros sus acostumbrados lectores. Quisiera felicitarlo por su nivel intelectual, el cual le permite tener la capacidad […]

Señor:
Antonio Morales Riveira

Cordial Saludo,

Me tomo el atrevimiento de escribir esta carta, que espero lea, con el único de fin de aclarar varias cosas respecto de sus opiniones, que mueven profundas emociones en cada uno de nosotros sus acostumbrados lectores.

Quisiera felicitarlo por su nivel intelectual, el cual le permite tener la capacidad que tienen pocos, de hablar con ironía respecto de situaciones anormales propias de nuestro país, dentro de lo que yo denomino, locura colombiana; esta semana en Kienyke publicó un excelente artículo llamado “Joe, un negro menos”, tengo que ser sincero y decirle que me divertí bastante leyéndolo, cada apreciación de Godofredo fue única y estupenda desde la naturaleza misma del personaje de ficción que usted tan bien a restaurado, pero vi con tristeza como muchos no supieron interpretar su artículo lastimosamente solo lo leyeron porque el titulo genera polémica, pero muchos no conocían a tan gran personaje inspirador de crítica y reflexión de nuestro país (Godofredo).

Pero más allá de los halagos, debo manifestarle mi inconformidad respecto de su columna publicada en la misma revista virtual, denominada “pienso todo lo contrario de Godofrefo” por cuanto considero era absolutamente innecesario dar explicaciones por algo que quienes hemos sido seguidores suyos entendimos perfectamente; yo creo que sobraban ciertas explicaciones, en donde relacionaba a la gente que no entendió su columna como gente de derecha, queriendo significar que nosotros aquellos conservadores antiuribistas y poco dependientes de dios, que vemos al conservatismo como la evolución de una idea que busca equiparar conceptos mas allá de lo moral ubicando las cosas solamente en el ámbito de la naturaleza humana tal y como ha sido pregonado por muchos grandes de la historia de Colombia como el señor Augusto Ramírez Ocampo, como si nosotros fuéramos ignorantes; ese es el error que ha tenido la extrema izquierda colombiana que siempre se han creído mejores que los demás que propugnan la humildad como un principio en ellos pero que nunca agachan la cabeza para reconocer que existen opiniones mejores que las de ellos ,sin reconocer que se equivocan y que tal y como ha sido demostrado son tan viles como cualquier persona de derecha sin ideal que defender, por cuanto pasean de un lado a otro esperando encontrar una luz que jamás hallaran por el bárbaro nivel de prepotencia intelectual que ejercen, no es sino mirar la historia para ver las atrocidades cometidas por sus predecesores.

Para terminar quiero decir que yo soy de los que no le da gracias a nadie por la muerte del señor Joe, quien en su cultura fue muy importante pero en mi vida y en la de muchos otros no, por lo que su muerte me dio igual, considerando que no era un hombre de admirar por motivos que obviaré, para evitar cualquier amenaza de tanto admirador de él que surgieron de la nada como consecuencia de una novela o simplemente por la publicidad exagerada que le dieron medios de comunicación tales como RCN cuyo único objetivo no era magnificar la vida de un “grande” sino el de publicitar una novela que se burla de la inteligencia de los colombianos tal y como lo hace usted.

Att.
Un admirador indignado.

Twitter:@davidleogo

Blog:Locura Colombiana.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO