Caso Colmenares y el discurso de los medios (IV y última parte)

20 de junio del 2012

A continuación, les presento la última de las cuatro entregas del análisis del discurso periodístico que han presentado Semana, El Espectador y Caracol Noticias Televisión frente al caso Colmenares. Continuación de la tercera parte  Las consideraciones que se hacen por parte del colectivo se debe a la cercanía que los colombianos tenemos con la violencia, la […]

A continuación, les presento la última de las cuatro entregas del análisis del discurso periodístico que han presentado Semana, El Espectador y Caracol Noticias Televisión frente al caso Colmenares.

Continuación de la tercera parte 

Las consideraciones que se hacen por parte del colectivo se debe a la cercanía que los colombianos tenemos con la violencia, la muerte, las tragedias y este tipo de noticias hace que la audiencia se sienta identificada con el suceso. Es importante en la medida en que cualquiera puede llegarse a sentir intimidado de tan solo pensarse como posible víctima.

La audiencia trata de encontrarle una solución al problema, en este caso la encarcelación de las supuestas implicadas -Laura Moreno y Jessy Quintero- su juicio y condena han sido unas de las opciones que el público sugiere, además de la investigación a Medicina Legal y a la Fiscalía por supuestas desviaciones indebidas del caso. Y, finalmente, de todas aquellas conversaciones, debates, escritos, publicaciones surge un consenso generalizado, el malestar por la muerte del universitario y el repudio contra los perpetuadores.

El periodista Germán Ortiz Leyva, en su texto Información e Identidad nacional en Colombia: una forma de entender las dinámicas de su opinión, afirma que: “En una comunidad tan compenetrada con la función reguladora de los medios masivos de comunicación, la agenda informativa se vuelve extremadamente eficaz cuando lo que pensamos es lo que conocimos a través de la prensa o vimos en televisión, y cuando lo que afecta nuestros sentimientos y convoca nuestras actitudes y opiniones fue el producto de un hecho que, antes de hacer parte de la realidad social misma, fue registrado como importante por los medios masivos, en ocasiones ´creado´ , porque surgió de una selección y jerarquización de temas en una sala de redacción o, sencillamente, “inventado” de manera ficticia por intereses propios”.[1]

De acuerdo con lo anterior, vale la pena resaltar que por el manejo que le han dado los medios comunicación y solo con la información que éstos proveen, el revuelo de la muerte de Luis Andrés Colmenares trascendió de los medios de comunicación tradicionales a la web, donde los usuarios han encontrado un espacio para depositar sus expresiones de apoyo, rechazo o protesta contra algunos actores implicados en el hecho. Esto se ve no solo en la cantidad de comentarios, sino en el calibre de los mismos.

Los comentarios, debates, las posibles soluciones y en general todas las opiniones arrojadas por los ciudadanos en un tema que parece ser común en Colombia como lo es la muerte indican que solo con cumplir algunos requisitos de popularidad (el enfrentamiento de dos grandes penalistas colombianos (Jaime Granados, defensor de Moreno y Jaime Lombana, de la familia Colmenares), ingredientes que provocan morbo (el hecho de que el papa de Laura Moreno, Jorge Moreno, sea un importante empresario y que el de Luis A. Colmenares, Luis Alonso Colmenares, se haya desempeñado como Subcontralor General de la Nación), y los medios de comunicación alrededor del caso son suficientes para crear del conflicto de dos familias, toda una telenovela de alto rating.

Conclusión: Habiendo establecido el orden cronológico de las noticias publicadas por la revista Semana, El Espectador y Caracol Noticias Televisión y luego de analizar el título y el discurso del cuerpo de la noticia de cada una de ellas, podemos decir que los tres medios de comunicación han pasado de una postura noticiosa a crítica frente al caso Colmenares. Esto ha guiado la presunción de culpabilidad de Laura Moreno y Jessy Quintero.

Es importante anotar que la práctica del establecimiento de la agenda propuesto por la teoría de Donald Shaw y Maxwell McCombs, se ve claramente reflejada en el caso Colmenares tanto desde la visión de la capacidad de los medios de comunicación para proponerle qué pensar a la audiencia según la prioridad que se le da a las noticias y al tiempo destinado para su tratamiento, como en la reacción en masa y su postura frente al hecho.

Twitter: @sebastiandiazlo


Bibliografía

Leiva Ortiz, Germán: “Información e Identidad Nacional en Colombia: una forma de entender las dinámicas de su opinión pública”. (2003) En: Colombia Reflexión Política  ISSN: 0124-0781. Casa Editorial El Tiempo v.9 fasc. p.p148 – 159.

McCombs, Maxwell y Shaw Donald, (1986) “¿Qué agenda cumple la prensa?”; tomado de: “el poder de los medios en la política”. Doris A. Graber. Grupo Editor Latinoamericano, Buenos Aires, p.p 81-92.

 Bregman, Dorine, (1992).“La función de agenda: una problemática en transformación” Editorial Gedisa; Barcelona.

Van Dijk, Teun, (1990) “La noticia como discurso”, Paidós Comunicación, Barcelona, p.p 207-214.


[1]German Ortiz Leiva, “Información e Identidad Nacional en Colombia: una forma de entender las dinámicas de su opinión pública.”. En: Colombia Reflexión Política  ISSN: 0124-0781  ed: casa Editorial El Tiempo v.9 fasc. p.148 – 159 ,2003

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO