Centrales ¿de riesgo?

Centrales ¿de riesgo?

4 de abril del 2017

En Colombia existen diferentes entidades responsables de crear perfiles de riesgo, con miras a ser usados, principalmente por entidades de crédito, sin embargo, esta información es también usada por otras entidades y personas para conocer nuestro comportamiento crediticio.

Estas entidades de carácter privado, existen desde hace más de dos décadas, siendo las mas conocidas CIFIN y DATACREDITO, pero esta no es una exclusividad de nuestro país, ya que en muchos países existen centrales que recogen, almacenan y administran toda la información financiera.

Coloquialmente se afirma que, el problema no es entrar a las bases de datos negativas, el problema y la mayor dificultad de los Colombianos es salir de ellas.

Son miles los colombianos que estamos o hemos estado reportados por deudas de toda denominación, sin que esto signifique que estas mismas personas tengan en general un comportamiento moroso, sin embargo, los procedimientos establecidos para salir de estas bases de datos, es en ocasiones por demás, engorrosos y demorados, al punto de que aún cancelada, le puede perseguir su estado financiero por un tiempo igual al de la deuda misma.

Muchas son las estrategias que se han creado para proteger a los usuarios de estas consecuencias nefastas de entrar al no tan deseable grupo de personas con registro negativo en centrales de riesgo, sin embargo, muy pocas son las realmente efectivas.

Desde la entrada en vigencia de la ley 1266 de 2008 o Ley de Habeas Data, muchos son los registros que pudieron actualizarse y en algunos casos “limpiarse”, si se quiere, el buen nombre de un numero importante de ciudadanos, pero, ¿que ocurre con el resto?.

Hay una verdad de a puño y es que salir de estas bases de datos, seguramente necesarias, pero nefastas para cualquier persona que este intentando surgir, en un país con tantas dificultades y limitaciones económicas y con muchas mas personas luchando para salir de la pobreza, es un reto, en ocasiones inalcanzable, principalmente por que cuando ya se entra a formar parte de este, no tan selecto grupo, las puertas de cualquier otra opción económica de préstamo o similares, se cierra, cerrando así, cualquier posibilidad de subsanación de la misma deuda, entrando en un circulo vicioso, difícil de romper, un universo de “estoy endeudado y reportado pero no puedo pagar porque nadie me presta, por andar endeudado y reportado”.

La pregunta final es, ¿como romper el circulo?, ¿que hacer para que una persona que se encuentra intentando emerger de la pobreza y que por las razones que sea, terminó en el universo cíclico de las deudas, pueda salir de ellas?. Las opciones son muy pocas, ya que, una de las políticas económicas de este país es romper con los famosos “gota a gota”, que, aprovechándose de esta situación y de la crisis de los mas necesitados, ofrecen créditos rápidos con muy altos intereses, por otra parte, cada vez mas aparecen empresas ilegales tipo “pirámide”, que prometen grandes dividendos con inmensos riesgos para quienes toman esa opción, más allá de estas opciones, el circulo se cierra y las opciones también.

Necesitamos de muchas más políticas económicas de recuperación de vida crediticia, que le permita a la cada vez más creciente lista de deudores, encontrar alternativas, legales y confiables, salir de sus deudas sin poner en riesgo su futuro económico.

Por Roberto Reyes 

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.