Cerrando posibilidades de adopción

18 de febrero del 2015

A propósito del referendo que la Senadora Vivian Morales presentó en estos días para que vía votación popular se cierre la posibilidad de adoptar, no solo a parejas del mismo sexo, sino también a personas solteras; quiero compartir con los lectores una historia muy cercana que espero nos ponga a reflexionar sobre el tema, si […]

A propósito del referendo que la Senadora Vivian Morales presentó en estos días para que vía votación popular se cierre la posibilidad de adoptar, no solo a parejas del mismo sexo, sino también a personas solteras; quiero compartir con los lectores una historia muy cercana que espero nos ponga a reflexionar sobre el tema, si es que al caso ese referendo llega a darse:

Tengo una gran amiga que hace unos 9 años decidió ayudar a una joven de 15 años embarazada, la muchacha dio a luz a un niño, pero unos días después se fue, sin decirle a nadie, y dejó al pequeñito abandonado en la casa de mi amiga. Por suerte, si se puede decir así, porque ese niño ha crecido con la posibilidad de tener una familia, la oportunidad de estudiar en buenos colegios, de saber que cuando salga puede acceder a una universidad, de saberse apoyado, de saberse amado, de saberse respetado… me consta. Actualmente, mi amiga está en el proceso de adopción de ese niño, ella es una persona soltera y afortunadamente el Estado le permite esa opción. De pasar el referendo que propone la honorable Senadora, casos como el de mi amiga serían imposibles; de pasar el referendo que propone la señora Morales, el Estado le quitaría a mi amiga la posibilidad de ser mamá de ese niño y a ese niño lo convertiría en uno de los tantos menores que tienen la desgracia de ser institucionalizados o “hijos del Estado”.

Y porque digo desgracia, porque esos niños que crecen bajo protección del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar –ICBF-, además de todas las complicaciones que trae ser un menor en estado de abandono, sin familia, sin hogar, sin oportunidades; al cumplir los 21 años quedan a su suerte. Una Ex Coordinadora psicosocial de Protección del ICBF, quien pidió no mencionar su nombre, y que tuvo a su cargo por varios años, casos de menores abandonados, me cuenta que: “Los muchachos que crecen en los Centros de Protección, además de todos los procesos mentales y emocionales que implica no tener la posibilidad de vivir en familia; cuando salen, en su gran mayoría, al no tener oportunidades terminan engrosando los cordones de miseria, repitiendo historias de abandono, delinquiendo o muertos en alguna calle”. ¿Es ese el futuro que anhela la senadora Morales y su séquito de pastores para la infancia en estado de abandono? ¿Le encanta a la senadora la idea de que se cierren aún más las posibilidades de adopción para estos niños, porque para ella es una maravilla que crezcan en un centro de protección pese a todo lo que eso trae consigo?

El tema de la adopción en el país, es un tema complejo, y el punto que abordo en mi blog es apenas una de tantas aristas, es una discusión que va más allá de la adopción por parte de parejas del mismo sexo. Según un artículo publicado en El espectador “En los últimos cinco años el número de niños adoptados en Colombia pasó de 3.058 en 2010 a 1.148 en 2014, una reducción del 62%”. Con todo esto, yo no entiendo como una sociedad, como una senadora de la República puede considerar que es más saludable para un menor crecer en condición de abandono que bajo el seno de una familia (llámese heterosexual, soltera o del mismo sexo). Como pueden quitarle a un menor la posibilidad de tener oportunidades de crecimiento y apoyo en la vida. Tiene que estar la sociedad muy enferma para preferir un joven a los 21 años tirado a su suerte, volviéndose delincuente o muerto en una calle, que en manos de una persona soltera o una pareja del mismo sexo que puede brindarle todo el apoyo, todo el amor, todas las oportunidades. Por esa razón, no estoy de acuerdo con ese referendo y espero que esta sociedad antes de votarlo, si se da el caso, reflexione, porque está definiendo el futuro de gente como mi amiga, por ejemplo, y el niño que ella decidió acoger con amor en el seno de su familia.

@weneardi

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO