Colombia vs España ¿Quién ganará?

2 de octubre del 2018

Desde los tiempos de la Colonia, los enfrentamientos entre criollos y chapetones han tenido características que los han convertido en destacables; o, por lo menos, identificables a nivel mundial. El más histórico, en mi concepto, es el del siete de agosto de 1819, día en el que los 2850 combatientes del combo de Simón Bolívar […]

Colombia vs España ¿Quién ganará?

Desde los tiempos de la Colonia, los enfrentamientos entre criollos y chapetones han tenido características que los han convertido en destacables; o, por lo menos, identificables a nivel mundial.

El más histórico, en mi concepto, es el del siete de agosto de 1819, día en el que los 2850 combatientes del combo de Simón Bolívar y Santander se agarraron con los 2670 hombres del combo de José María Barreiro. El resultado: “la tropa libertadora se llevó la victoria y logró la rendición de los españoles, que fueron tomados como prisioneros”. Seis horas de tropel, en el puente que atravesaba el río Teatinos, fueron necesarias para conseguir la libertad de Colombia.

Pero vamos a uno más cercano: el 26 de septiembre de 2012, en Madrid, Millonarios se enfrentó al Real Madrid, por la copa Santiago Bernabeu. Los españoles les empacaron ocho goles a los azules y, sus detractores, no desaprovecharon la oportunidad para catalogar la derrota como humillante. “Qué vergüenza con Alfredo Di Stéfano, quien también jugó en el equipo bogotano y fue ídolo de ambas escuadras”, aseguraron algunos; y otros, más osados, no midieron letras y afirmaron que el enfrentamiento había sido un desalmado “paseo millonario”.

Hace un par de días fue fraguado el más reciente y que, si todo sigue su curso normal, generará un ganador; o, en este caso, una ganadora. El próximo 17 de diciembre, en Tailandia, la señorita Colombia y la señorita España medirán fuerzas en el certamen más importante de belleza que existe en el planeta: Miss Universo.

Hasta este enunciado, todo está bien.

Sin embargo, el evento comenzó a tener más interés gracias a las declaraciones de la colombiana y lo dejó al mismo nivel de un pesaje de pelea de boxeo. Valeria Morales no vio con buenos ojos que su rival española, Ángela Ponce, participara. La razón: Ponce es la primera mujer transexual elegida para representar al país del flamenco, en el encuentro de la belleza.

Según Morales, “un reinado como Miss Universo es para mujeres que nacemos mujeres. Y creo que para ella sería una desventaja y por eso hay que respetarla, pero no compartirla”.

La declaración atravesó el océano y llegó a oídos de la ibérica. Ella, para evitar riñas, decidió no opinar. Pero, meses antes, dejó en claro que “a los que me critican, me gustaría decirles que yo soy una mujer, soy una mujer trans. Y tengo derecho a estar ahí. Las bases de Miss Universo me admiten. Yo no soy un hombre queriendo ser una mujer, nunca lo fui. Yo soy una mujer con una característica diferente y entro en el abanico de la diversidad de lo que es ser mujer; y eso nos suma”.

Tras leer los cubrimientos periodísticos de lo sucedido, surgió una pregunta: ¿Y es que acaso la española es tan fea, que no merece participar en el concurso? Si vamos a la “plata blanca”, estas competiciones tienen como prioridad LA BELLEZA. Que para que su banalidad fuera mínima y aumentara su trascendencia, algunos hayan decidido hacer a las reinas preguntas “inteligentes”, de “análisis” o “incontestables”, es otro asunto.

La hora del experimento llegó. Me fui a Google y busqué las imágenes de la reina trans. E indagué a mis compañeros de oficina sobre su belleza, sin contarles quién era. Pregunté: ¿Esta vieja les parece bonita? Los hombres respondieron:

“¡Uy, mamacita!”
“No me parece bonita; está muy maquillada y parece un payaso”.
“Tiene rasgos muy fuertes”.
“¡Una hembra!”
“Con dos aguardientes, me la chupeteo”.
“Aguanta, ¿no?”.

Acto seguido, ellas contestaron:

“Es muy linda. Se ve súper bien”.
“Bien bonita”.
“Está linda. Me gusta su perfil”.
“Bien linda”
Uy. ¿Novia nueva?

Al revelar la identidad del personaje las reacciones no se hicieron esperar:

“¡Noooooo!”
“No lo puedo creer”.
“Se le nota la manzana”.
“Impresionante”.
“Si no me entero de que es un hombre, pues yo sigo derecho”.

Entonces, ¿Qué será lo que teme la colombiana? Si está convencida de su belleza, ¿por qué no celebrar que la española participe? O es que acaso ¿para las participantes de este certamen la inclusión es una moda y no una oportunidad de integrar una comunidad? ¿O el tema solo hace parte de las preguntas “inteligentes”?

Si bien es cierto que la decisión es “diferente”, en mi concepto, abre el camino a una sociedad moderna, de verdad, y no a una de conveniencia o intereses. El pensamiento diferente; las tendencias y los gustos diferentes; y los conceptos diferentes están entrando en una cofradía a la que, al parecer, le gusta ser mojigata para tener de qué hablar en los pasillos y desprestigiar en los corrillos.

El 17 de diciembre, después de rezar la novena de aguinaldos, estaré muy pendiente de este combate “boxístico-atractivo”. Si la Ponce queda entre las 10 semifinalistas me doy por bien servido y declararé, a quien me lea o escuche, que este será el “palazo de fin de año”, junto con los 14 Cañonazos Bailables que serán publicados para la noche de navidad.

Lo que no puedo negar es que la Morales está bien bonita y puede dar sorpresas.

¡Hagan sus apuestas!

@HernanLopezAya

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO