Colombia y el cambio climático

10 de junio del 2011

Soplan grandes vientos de cambio en la naturaleza de la Tierra y Colombia que es un pulmón del planeta corre un gran riesgo.

Actualmente, nuestro país vive una de las peores olas invernales de su historia, se habla de damnificados, cambios en la situación ambiental del país, prolongación de los tiempos de lluvias, pero nadie habla de  qué es el cambio climático por ejemplo o qué se puede hacer para mitigar sus efectos y evitar situaciones tan extremas que afectan las normales actividades de todos los colombianos, especialmente, de aquellos que habitan las zonas rurales.

Hasta ahora, como balance de esa ola invernal se habla de 303 muertos, 73 desaparecidos y cerca de 3.5 millones de damnificados, damnificados que estoy segura, si le preguntamos por qué cree que está pasando lo que estamos viviendo, no van a tener una respuesta alguna, van a culpar a todo el mundo de lo que están viviendo, pero jamás se les pasaría por la cabeza pensar que eso que están padeciendo es solo nuestra culpa y responsabilidad.

Colombia es considerado como uno de los países megadiversos del planeta y por tanto, sobre nuestro territorio se alberga gran parte de la cura a ese mal que por desconocimiento seguimos abocando a lo mínimo.

Aunque los cambios climáticos han sido una constante en la historia de la Tierra, el que estamos viviendo ha sido atribuido a la mano del hombre.  Las zonas urbanas sin duda alguna se quejan de padecer efectos, pero poco nos hemos percatado en ese componente rural que posee la mayor parte de nuestro territorio y que se ha visto afectada en mayor grado por ser el componente natural y la despensa de toda el área urbana.

Si bien es importante tener presente que después de cese esta ola invernal es necesario pensar en el proceso de reconstrucción del país, pero una reconstrucción equilibrada y acorde a sus necesidades, en todos sus eslabones, es igualmente necesario y menester iniciar una campaña de educación que le permita a todos los colombianos ponerse en contexto de la realidad que estamos viviendo, pensar en soluciones, mitigaciones, ser ecológicos y conscientes, cuestionarnos y pensar qué país, qué planeta, qué condiciones de vida le queremos dejar a nuestros hijos, a nuestros nietos, a las futuras generaciones que habitarán este entorno que nos estamos encargado de destruir.

Estoy segura que el cambio empieza por cada uno y desde acciones muy simples que no conllevan mayor esfuerzo.  El día que pensemos y empecemos a valorar el entorno, en ser responsables y en cuidar la riqueza que la naturaleza nos dio, ese día, quizá, no nos pasen cuentas de cobro del calibre que hoy vivimos.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO